TISA: tras el revés del Frente Amplio, el Gobierno recibe apoyo de la oposición

La resolución del Plenario, contraria a que el Gobierno continúe participando en las negociaciones del TISA, más allá del contenido y justificación, generó un hecho político que terminó de desnudar la profunda y descontrolada crisis que vive la izquierda, el FA y el gobierno

Las bases, los sectores mayoritarios del FA y algunos sectores sindicales, parecen obsesionados con torcerle la mano a Tabaré, y demostrar que la política económica del gobierno es más socialdemócrata que de izquierda. El Poder Ejecutivo está aislado y sin diálogo real con el FA.

Tabaré, a diferencia de su primer gobierno, no tiene a los cabezas de lista en el gabinete ni operadores políticos de fuste que puedan dialogar fluidamente con todos los sectores y en todos los niveles de la estructura del FA. El Presidente sufrió bajas en su entorno más cercano perdiendo interlocución política diaria.

Nadie esperaba que en estos primeros 6 meses de gobierno se tuviera tanta oposición interna. Sus asesores apuestan a ganar la batalla apoyados en esa masa volátil que es la opinión pública. El 2019 ya no sobrevuela. Aterrizó de cola para quedarse en la interna del FA, como si ya tuviéramos ganada la próxima elección.

A diferencia de los anteriores, el actual Vice, en pleno uso de su libertad política, resignó la gobernabilidad como prioridad y junto a su sector, resuelven caso a caso los apoyos al gobierno. A veces lo hace, otras no, y si no le cuadra, se mantiene neutral. No hay diálogo. Twitter amplifica las diferencias y sintetiza en 180 caracteres el inexistente debate franco y fraterno. Entre quienes defienden la gestión de gobierno pululan los exabruptos y se personalizan las confrontaciones, echando más leña al fuego.

Los medios de prensa de la derecha gozan reproducir nuestras miserias, emanadas de fuentes de la propia izquierda. La masa frenteamplista electoral, cada vez más popular y distante de los comités de base, ya nos mira con recelo y solo ve que no dejamos de pelearnos por el mango del sartén. Los frentistas independientes más comprometidos la sufren y pelean, dónde y cómo pueden, por reivindicar los valores fundacionales del FA.

La ciudadanía, cooptada por el mercado en una batalla cultural contra el consumismo y por los valores que seguimos perdiendo, suele tomar partido en función de lo que le diga su bolsillo. Mientras cada sector hace su juego y acumula poder en la capital, los frentistas del interior se debaten en soledad por consolidar en territorio un cambio de mentalidad política que aún no se dio.

Se cuentan con los dedos de una mano los referentes que aún mantienen diálogo con todos los sectores políticos, sociales y sindicales del país, aunque discrepen. Entre ellos destaca el ministro Murro, respetado porque agarra todos los hierros calientes y resuelve conflictos pensando en el bien común y sin medir costos políticos ni personales. Estamos a la deriva y sin viento.

Las restricciones impuestas por las crisis económicas e institucionales de nuestros vecinos auguran no menos de 18 meses de austeridad. A pesar de ese contexto, sin tirar manteca al techo, el Gobierno presentó el presupuesto más de izquierda de los últimos años de gestión del FA. A nadie parece interesarle demasiado. Respeto la lucha de clases, las posiciones ideológicas, los perfilismos sectoriales y las naturales ambiciones personales.

Pero más valoro que el FA pueda consolidar definitivamente los inéditos cambios políticos y sociales que logramos en los últimos 10 años. Nada de eso sucederá, y pondremos en riesgo el futuro del FA y el de nuestros hijos si no se reinstalan ámbitos formales e informales de diálogo permanente y debate fraterno, para lograr acuerdos de gobernabilidad.

Confío en la capacidad de nuestros dirigentes y militantes. También en la memoria. Porque fue a sangre y fuego que los fundadores nos legaron la impronta para transformar al FA en el movimiento de izquierda ética más exitoso de Latinoamérica.

La República

Oposición ofrece apoyo a Vázquez que el FA le niega

Luego de la fuerte señal que el Plenario del Frente Amplio envió al rechazar por abrumadora mayoría a que Uruguay negocie el acuerdo mundial de liberalización de servicios (TISA), la oposición está dispuesta a dar un paso adelante y votar una declaración esta misma semana en la Cámara de Senadores para enfatizar la necesidad de que el país no se baje de las tratativas y ofreciendo apoyo al presidente Tabaré Vázquez si decide hacerlo.

El senador Pablo Mieres, del Partido Independiente, quiere que mañana la Cámara de Senadores vote una declaración en ese sentido para “evitar un grave error y que el país entre en un camino equivocado”, según explicó el legislador a El País.

“La decisión del Plenario es muy extraña y sienta un precedente complicado para el futuro. Es un problema importante la señal que envía el Frente. Implica una dinámica perversa. Queremos que el presidente cuente con nosotros para algo que es útil para el país porque están en juego intereses importantes. Siempre aparece un nuevo demonio, antes era el FMI, el Tratado de Libre Comercio, ahora el TISA…”, dijo Mieres. El senador dijo que no esperaba que tan rápidamente el presidente Tabaré Vázquez se fuera a quedar sin apoyo para asuntos importante de parte de la propia bancada del oficialismo. A su juicio, la decisión del Plenario es “inentendible” y “un papelón”.

El senador Jorge Larrañaga, del Partido Nacional, adelantó a El País que está de acuerdo con el planteo de Mieres. Lo mismo dijo el senador Luis Alberto Heber del sector blanco Todos. “Nosotros estamos de acuerdo en que se continúe en las conversaciones y después se verá si se firma o no. No se trata de darle un cheque en blanco al gobierno. Habrá que ver el conjunto del paquete y podemos eventualmente retirarnos”, señaló.

El senador colorado José Amorín, dijo que “por supuesto” está dispuesto a apoyar la iniciativa de Mieres y que hay que transmitirle “claramente” al presidente Tabaré Vázquez que puede contar con la oposición para impulsar asuntos clave como la reforma de la educación o el TISA si son abordados con seriedad. Amorín mencionó que en solamente una semana el presidente Vázquez sufrió tres reveses: cuando varios sectores frenteamplistas no le dieron apoyo cuando declaró la esencialidad de los servicios de educación pública, en oportunidad de que la mayor parte de la bancada oficialista apoyase a Elena Martínez como nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia, y ahora, cuando por amplia mayoría (117 a 22 votos), el Plenario del Frente Amplio decidiera el sábado pasado señalar su oposición a que Uruguay negocie el TISA. La decisión del Plenario generó además reproches a través de las redes sociales entre los sectores oficialistas que votaron por seguir negociando el TISA y los que se opusieron.

El senador colorado Pedro Bordaberry se comunicó con Mieres y le dijo que su idea es plantear en la Cámara alta un llamado a comisión general al canciller Rodolfo Nin Novoa para discutir el asunto. Para Mieres, es más importante que la oposición le muestre a Vázquez su apoyo en esta coyuntura y un llamado a comisión general podría interpretarse como un cuestionamiento.

Bordaberry fue muy crítico con la decisión del Plenario frenteamplista. “No me parece que sea correcto que las decisiones importantes para Uruguay terminen condicionadas por la mesa política del Frente Amplio”, dijo Bordaberry. A su juicio quienes representan al 70% de los uruguayos respaldan que se negocie el TISA. En el mismo sentido, Larrañaga consideró que “hay que conocer el rumbo hacia dónde va el mundo”. “Decir que no a esta etapa de negociación impide al país acceder a información e incidir”, escribió en la red Twitter.

Comunicación oficial.
El Secretariado del Frente Amplio “seguramente” decida comunicarle esta semana formalmente al presidente Tabaré Vázquez sobre la decisión adoptada por el Plenario el sábado pasado, dijo a El País el diputado socialista, Roberto Chiazzaro, una de las voces cantantes de la oposición dentro del Frente Amplio a la negociación del TISA. “El presidente pidió que se expidiese la fuerza política y lo hizo. Nadie le puso plazos al presidente para que tomara una decisión y no creo que lo haga en el próximo Consejo de Ministros (que se realizará hoy)”, señaló.

No está claro qué postura adoptará ahora el gobierno. Nin Novoa dijo varias veces que Uruguay debía presentar una oferta en el marco de la negociación del TISA y que no hacerlo dañaría su imagen. En principio, está previsto que lo haga en octubre. El canciller, que se ha mostrado claramente favorable al TISA, no respondió ayer a los mensajes de El País.

Esteban Valenti, operador político del ministro de Economía, Danilo Astori, se lamentó ayer en Twitter que “menos del 0,3% de los votantes del Frente Amplio” discutieron sobre el TISA y adoptaron una resolución.

El diputado del Frente Líber Seregni (sector favorable a negociar el TISA), José Carlos Mahía, dijo a El País que “no hay que apresurarse, el presidente tiene que reflexionar sobre los acontecimientos de las últimas semanas que no son aislados”. En su opinión, la decisión del Plenario implica “desconfianza” hacia la conducción del gobierno. Y dejó una reflexión. “Es difícil pensar que la decisión del Plenario no le resulte vinculante” a Vázquez, reconoció.

De esta forma, Vázquez se aproxima a otro cruce de caminos en que deberá tomar una decisión clave de política comercial. Durante su primer gobierno la fuerte oposición interna dentro del oficialismo llevó a que no diese el paso de buscar un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos. Ahora parece ser también significativa la oposición a que Uruguay participe de las negociaciones en las que toman parte países que representan el 70% del intercambio de servicios. En poco tiempo se sabrá qué camino toma.

Paradoja: MPP veta lo que fue idea de Mujica
Lo paradójico es que el propio gobierno del expresidente José Mujica presentó una nota el 23 de septiembre de 2013 en la que señalaba su interés en que Uruguay participase de las conversaciones del TISA (Tratado sobre Comercio de Servicios, TISA es su sigla en inglés). Ahora el sector de Mujica, el MPP, se opone a la participación uruguaya en las tratativas. Uruguay puede excluir del TISA sectores que son monopolios estatales.

Pablo Mieres: “Evitar un grave error”
Uruguay no puede perderse oportunidades de insertarse en el mundo. Siempre aparece un nuevo demonio, antes era el FMI, el Tratado de Libre Comercio, ahora el TISA… Queremos que el presidente cuente con nosotros para algo que es útil”.

José Mahía: “Vázquez debe reflexionar”
No hay que apresurarse. El presidente tiene que reflexionar sobre los hechos de las últimas semanas que no son aislados. Es difícil pensar que no encuentre vinculante la decisión del Plenario” (que se opuso por amplia mayoría a que el gobierno negocie el TISA).

José Amorín: “Tres reveses en una semana”

Hay que decirle al presidente que cuenta con nosotros para lo importante. En pocos días tuvo reveses como la votación del Plenario sobre el TISA, el apoyo oficialista a la nueva ministra de la Suprema Corte y el rechazo a la esencialidad de la educación”.

EL País