Unasur inaugura en Ecuador el Primer Foro Energético Suramericano

El Primer Foro Energético Suramericano, inaugurado este jueves en Ecuador por el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, y el vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, evalúa propuestas de integración energética, que, según estimados, demandará unos 200.000 millones de dólares, y estudia una conexión extrarregional con fibra óptica .

Ante unos 150 delegados de ocho países integrantes de la Unasur e invitados, entre ellos el presidente del Consejo Mundial de Energía, Christoph Frei, el titular del bloque integracionista señaló que esta región es rica en recursos naturales, con la cuarta parte de las reservas mundiales de petróleo (la mitad en Venezuela), el 30% de las posibilidades de hidroeléctricas, el 50% de un número importante de minerales, y el 50% de la biodiversidad global.

Sin embargo, apuntó que tiene el “gran reto y compromiso” de generar cadenas de valor a estos recursos que supere el modelo extractivista de desarrollo donde “vivimos de lo que vendemos, vendemos lo que tenemos debajo del suelo y encima del suelo”, mientras en el mundo el 80% del comercio se hace a través de cadenas sociales de valor, no solo de producción, sino logísticas, de competitividad, tecnología e infraestructura.

Mencionó que en el caso de la Unasur, el Consejo Suramericano de Infraestructura y Planeamiento (Cosiplan), ha identificado las necesidades continentales de infraestructura que involucran a más de dos países como el sistema de hidrovías en la zona del Río de la Plata, el ferrocarril bioceánico de Antofagasta a Paraná y la carretera de Caracas a Buenaventura, pasando por Bogotá.

En tanto, la Organización Latinoamericana de Energía (Olade), organismo asesor del bloque en este campo, identificó un listado de 32 proyectos eléctricos que podrían formar parte de la agenda prioritaria de la Unasur, de los cuales 14 se refieren a generación, 10 a interconexión y ocho a gas.

“Creemos que la interconexión es el nuevo nombre de las posibilidades de desarrollo de la región”, acotó.

Mencionó que simultáneamente se trabaja, además, en una línea de fibra óptica para interconectar a la región, para lo cual Unasur dispone de recursos importantes del Banco Interamericano de Desarrollo (CAF) para realizar el estudio, y apuntó que con la interconexión eléctrica se podría utilizar el sistema de distribución para el cableado de dicha fibra.

“Esto iría hasta la Fortaleza (Brasil) donde tendríamos una extensión a través de un cable submarino Fortaleza a Lisboa, para tener un nodo de comunicación independiente, que nos permita llegar a Europa y al Asia por otro camino”, explicó.

Refirió que se trabaja en este proyecto, basado en el desarrollo de las “cuatro íes”, en la búsqueda de la meta de la interconexión eléctrica, como son: la institucionalidad, investigación, inversión e inclusión social, esta última como la base que soporta todos los proyectos de la Unasur.

Samper invitó a buscar en el continente las oportunidades de desarrollo en la región, que es apenas de un 18% cuando en Europa es del 67%, y ejemplificó con los resultados económicos de las llamadas empresas “multilatinas”, que reportan un crecimiento tres veces superior al de las inversiones foráneas en el continente, que han decrecido en un 7%.

En la inauguración del Primer Foro Energético Sudamericano, organizado bajo el tema ‘Trilemma Energético: seguridad y equidad energética y sostenibilidad medioambiental’, el vicemandatario ecuatoriano enumeró por su parte los proyectos nacionales en la búsqueda de un cambio de la matriz energética y productiva.

En particular mencionó que hacia el 2016 el país será capaz de generar el 90% de la energía nacional a partir de que entren en funcionamiento ocho hidroeléctricas restantes (una fue inaugurada) y que permitirán al país ahorrar 1.000 millones de dólares anuales; además, se refirió a otros planes como el cambio de las cocinas que usan el Gas Licuado de Petróleo por las de inducción.

Andes