Uruguay: en un plenario nacional, el Frente Amplio dará forma al pedido de rechazo al TISA

El Plenario del Frente Amplio (FA) rechazará mañana la permanencia de Uruguay en las negociaciones del Acuerdo de Liberalización del Comercio de Servicios (TISA, por su sigla en inglés). La única incógnita es la forma en que se procesará esa salida; algunos sectores sostienen que el retiro debe ser inmediato, otros creen que el gobierno no debe presentar listas de excepciones ni ofertas de acceso a mercados en la próxima ronda de negociaciones, a mediados de setiembre, y otros entienden que debe dejarse las manos libres al Ejecutivo para que procese la salida de la mejor forma posible.

Ayer, al cierre de esta edición, el Comité Ejecutivo del Partido Socialista (PS) continuaba discutiendo el tema, pero la orientación ya estaba definida: “No es conveniente que Uruguay esté inserto en este tratado”, resumió el secretario general del PS, Yerú Pardiñas. Agregó que el TISA parte de un concepto de inserción internacional “fuertemente volcado a la liberalización del comercio” y que Uruguay debería apostar en cambio “a la complementariedad y a la integración regional”. Alejandro Domostoj, integrante del Comité Ejecutivo, recordó que el ingreso al TISA lo resolvieron “[el ex presidente José] Mujica y su canciller, [Luis] Almagro”, y que fue el gobierno de Tabaré Vázquez el que dio participación al FA para que se pronunciara sobre el tema. Pardiñas remarcó que “no se comparten los sustentos básicos del tratado” y que “el horizonte es salirse”, pero dejando que el gobierno “resuelva la forma, teniendo en cuenta la imagen del país”.

La posición contraria del PS se suma a la del Partido Comunista, el Movimiento de Participación Popular, la lista 711, el Partido por la Victoria del Pueblo y Casa Grande, y es probable que también se pronuncien en contra las bases de Montevideo y de Canelones, y la mayoría de las del interior. La Vertiente Artiguista tiene “una postura crítica en relación con el TISA”, pero no plantea un retiro inmediato sino que propone no presentar listas ni ofertas en la próxima ronda de negociaciones y ver “cómo evoluciona el tema”, explicó a la diaria Enrique Rubio. “La Vertiente no es partidaria de asumir compromisos de fondo en estas circunstancias”, resumió.

Casa Grande emitió ayer un comunicado en el que se expresa en contra del TISA porque las disposiciones del acuerdo son “contrarias al programa del FA”. “Para el TISA, la función del Estado debe ser mínima y fundamentalmente de liberalización y desregulación de los servicios. Para el FA, el Estado debe cumplir una función de conducción del proceso económico, elaborando una estrategia de desarrollo con cambios en la estructura productiva, de orientación y de regulación del proceso económico”, señala el comunicado. Luego se pronuncia en contra de una serie de características del acuerdo, como la negociación en base a listas negativas y el hecho de que se impida “el uso del instrumento compras gubernamentales para defender pequeñas empresas nacionales”.

Los únicos sectores que se pronunciaron a favor de seguir en las negociaciones presentando ofertas son Asamblea Uruguay, el Nuevo Espacio y Alianza Progresista; el primero es el sector del ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, y el último, el del canciller Rodolfo Nin Novoa. El sector De Frente, liderado por el director del Impo, Gonzalo Reboledo, emitió ayer un comunicado en el que se pronuncia a favor de continuar en las negociaciones, ya que “rechazar el TISA a tapas cerradas” sería “inconsistente con el pedido de participación que hiciera oportunamente el gobierno uruguayo”. “Con una resolución de este tipo nos estaríamos perdiendo una oportunidad de participar de un acuerdo potencialmente beneficioso para Uruguay. Por otro lado nos estaríamos generando una potencial amenaza (como por ejemplo que acuerdos entre otros países desplacen a productores uruguayos de algunos mercados, como podría ser el caso de productores uruguayos de software en el mercado norteamericano)”, valoró el sector.

Mientras tanto, la cancillería continúa trabajando para presentar ofertas en la próxima ronda. “Se van a presentar listas, con todos los resguardos”, confirmó a la diaria una fuente de cancillería. En el ministerio entienden que la propuesta de abandonar las negociaciones es “conservadora” y no le encuentran motivos. Consideran que un retiro en esta etapa complicaría la imagen del país, y que no se pierde nada permitiendo que avancen las conversaciones, sobre las que, además, no hay ninguna garantía de éxito. “En la Organización Mundial de Comercio hace 20 años que estamos, y no avanza ni para atrás ni para adelante”, ejemplificó una fuente de cancillería, que valoró que, en todo caso, el ámbito más natural para el rechazo del acuerdo es el Parlamento. “Eso de quedarse o irse es más de una interna frenteamplista que de diplomacia”, consideró el jerarca consultado.

La Diaria