Uruguay: en una nueva jornada de paro, docentes evalúan oferta salarial del Gobierno

Tabaré Vázquez debió retroceder con la esencialidad, pero no está dispuesto a hacerlo con la propuesta salarial a los docentes. Por eso ayer el gobierno se paró fuerte y en el nuevo ámbito de negociación presupuestal –que se abrió tras el levantamiento de la polémica resolución y que fue seguido con especial atención por el presidente– puso a los sindicatos entre la espada y la pared. No solo rechazó el planteo de los sindicatos de la enseñanza de elaborar un mensaje complementario a la ley de Presupuesto, que ayer ingresó al Parlamento, sino que además advirtió que en caso de que los gremios no acepten la propuesta presentada ayer, el dinero previsto para el incremento salarial de 2016 y 2017, se destinará a inversiones e infraestructura del sistema educativo.

Con este escenario, a partir de hoy los dirigentes sindicales se verán ante el desafío de alinear a todas sus filas detrás de la propuesta del Ejecutivo, en un escenario que no parece ser muy auspicioso si se toman en cuenta las nuevas resoluciones de las asambleas sindicales. Si no lo logran, perderán el incremento salarial por dos años.

La resolución de ayer del sindicato de profesores de Montevideo (Ades) de continuar la huelga en los liceos capitalinos pese al levantamiento de la esencialidad, desairando al gobierno que horas antes en el Consejo de Ministros había levantado la medida con el compromiso de los sindicatos de cesar los paros y reiniciar hoy las clases con normalidad, cayó como un balde de agua fría en el gobierno.

“¿Y ahora?”, preguntó la ministra de Educación, María Julia Muñoz ayer de tarde, cuando reunida con los miembros de la Mesa Política del Frente Amplio, le cayeron mensajes notificándole de la decisión de ADES. El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, quien también estaba en el encuentro salió disparado hacia la sede de su ministerio, donde de inmediato llamó al director nacional de Trabajo, Juan Castillo, que por ese entonces se encontraba negociando la propuesta salarial con los sindicatos de la enseñanza, autoridades de la ANEP y del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Por su parte, Muñoz se quedó hasta el final en la reunión en la sede del FA, pero esquivó a la prensa al salir por una puerta trasera. En tanto, el vocero de la Mesa Política, el dirigente del Partido Comunista Daniel Marsiglia señaló que el acuerdo firmado el domingo incluía el levantamiento de la esencialidad, el retorno de las negociaciones y el fin de las medidas de fuerza de los sindicatos. “Para que se cumpla el acuerdo, falta una pata”, reconoció.

La propuesta

La propuesta que el Poder Ejecutivo presentó ayer a los sindicatos de la enseñanza incluye el compromiso de llegar a 2020 a un salario mínimo de ingreso equivalente a $ 25.000 para los docentes grado 1 por 20 horas semanales. En tanto, para el bienio 2016 y 2017 propone un incremento salarial aproximado de 8% por encima de la inflación. Sin embargo, a diferencia de la propuesta salarial presentada el 21 de agosto –que se mantiene–, el nuevo planteo del gobierno flexibiliza la cláusula de paz y el compromiso de alcanzar metas de gestión y cumplir cronogramas, dos puntos resistidos por los sindicatos.

La propuesta del 21 de agosto, desencadenante de nuevos paros y de la resolución de esencialidad, establecía el compromiso de las partes de “no realizar acciones que contradigan lo pactado, ni aplicar medidas de fuerza de ningún tipo por este motivo”. La nueva propuesta establece que “de existir controversias, se convocará a un ámbito bipartito para dirimirlas”. Más allá de eso, los sindicatos se comprometen a no realizar acciones que contradigan lo pactado. En tanto, las partes acuerdan cumplir con los cronogramas de los planes educativos, pero se crea una comisión entre sindicatos y ANEP para “buscar fórmulas y mecanismos que posibiliten continuar la mejora de gestión”.

Paros continúan hoy

A pesar del levantamiento de esencialidad del gobierno y el compromiso de la dirigencia sindical alcanzado el domingo a la noche de comenzar hoy las clases con normalidad en todo el país, continuarán las paralizaciones en escuelas, liceos y centros de UTU de Montevideo para la realización de asambleas. Los niños y jóvenes de Canelones tampoco podrán concurrir a la escuela, ni a los centros de UTU. Tampoco lo podrán hacer los liceales de San José.

El Observador