Violento desalojo policial a comuneros mapuches que mantenían toma en oficina

Las comunidades, que mantuvieron durante 22 días la toma de la sede nacional de la Corporación para exigir la desmilitarización de las zonas y la devolución del territorio ancestral, denuncian la vulneración de sus derechos durante el actuar de las fuerzas policiales, que además no dieron aviso al Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) para que se hiciera presente en el lugar durante el desalojo, protocolo que sostienen había sido establecido mediante resolución judicial.

A través de una declaración pública, las 56 comunidades mapuche que durante 22 días mantuvieron la toma de la sede nacional de la Conadi en Temuco y que ayer lunes fueron violentamente reprimidas y desalojadas por funcionarios policiales, han denunciado las prácticas ejercidas por carabineros, acusando la incapacidad política del gobierno para hacer frente a las demandas planteadas -relativas a la desmilitarización de la zona y a la devolución de territorio ancestral- y discriminación respecto al trato recibido desde el ejecutivo en comparación con la atención prestada a los dueños de los camiones, que sí fueron recibidos en La Moneda tras la caravana de protesta que tuvo lugar la última semana de agosto.

Las fuerzas policiales, que actuaron con una violencia desmedida en el procedimiento (Vea Video revela que carabineros disparó a quemarropa contra mapuches que ocupaban la CONADI en Temuco ), no se ajustaron a las resoluciones judiciales concernientes, que señalaban -de acuerdo a la declaración emitida- la necesidad de que ante cualquier acción ejecutada se diera aviso a los funcionarios del INDH.

Las comunidades denuncian la invalidez del argumento sostenido por las autoridades chilenas para esquivar el diálogo durante estos 22 días, que han sostenido que no se prestarían a un acuerdo bajo presión, “y en cambio el gremio de los camioneros, que se tomó la Carretera Panamericana y amenazaron con entrar al centro de la ciudad de Santiago, aun sin autorización” fueron recibidos ayer por segunda vez en La Moneda.

En última instancia, los comuneros llaman al pueblo originario “a organizarse y materializar acciones políticas en distintos lugares, con la finalidad de dar a entender que los mapuche no respondemos a la institucionalidad política y administrativa del estado de chile, que los procesos de recuperación territorial seguirán su curso y que los predios ya recuperados deben ser controlados por nuestras organizaciones y reiteramos a distintas organizaciones mapuche y no mapuche que la situación de nuestro pueblo esta nuestras manos y no en la decisiones del estado chileno o su clase política”.

Comunicado íntegro

1- Las Comunidades Mapuche en Resistencia de las comunas de Collipulli, Ercilla, Pidima, Victoria, Vilcún, Lautaro, Galvarino, Nueva Imperial y comunidades del territorio de Arauco, que han venido trabajando fuertemente en la defensa, promoción y demanda de todos los legítimos derechos políticos y territoriales que nos asisten como pueblo nación mapuche, hemos sido desalojados el día de hoy, 7 de septiembre de 2015 y mediante un violento operativo policial, de las dependencias de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena CONADI, lugar donde permanecimos 22 días en ocupación, exigiendo la devolución del territorio ancestral mapuche y la desmilitarización de nuestras comunidades.

2- Queremos denunciar y repudiar enérgicamente el desproporcionado actuar del Grupo de Operaciones Especiales (GOPE) de Carabineros, quienes de manera cobarde y mientras la mayoría dormía, amparados en la oscuridad de la noche aprovecharon el momento para ejercer violencia descarnada y descontrolada en contra de nuestra gente, y sin mediar conversación alguna ingresaron al edificio haciendo uso indiscriminado de la violencia, lanzando bombas de ruido y gases lacrimógenos, todo esto sin importarles ni tomar en cuenta la presencia de niños y mujeres, de la que incluso fueron advertidos en todo momento. Lo anterior es de la mayor gravedad, ya que existe una resolución emanada del Tribunal de Familia que ordena a Carabineros ajustar a derecho cualquier operativo policial que fuese solicitado por el director nacional de la CONADI, debiendo dar aviso a funcionarios del Instituto Nacional de Derechos Humano (INDH), quienes deberían estar presentes al momento del desalojo, dejando de manifiesto que Carabineros efectivamente se ha convertido en una herramienta opresora del estado y se ha especializado en reprimir las justas demandas sociales de nuestro pueblo nación mapuche, pasando a llevar las propias normativas legales en su estado de derecho.

3- El desalojo violento del que hemos sido objeto ha sido la respuesta que han dado las autoridades nacionales y regionales del Estado chileno a las demandas de desmilitarización y devolución del territorio ancestral mapuche que han hecho nuestras comunidades, cerrando la posibilidad al dialogo y reprimiendo a nuestra gente, dando una señal clara de cuál será su postura frente a las históricas demandas del pueblo mapuche, ofreciendo en cambio un diálogo asistencialista, inconducente y que no va al fondo de nuestras legítimas demandas, por todos conocidas y planteadas en cada una de las declaraciones que hemos hecho en estos días, y aprovechando los medios de comunicación para tergiversar la verdad y sostener públicamente que somos nosotros quienes nos negamos al diálogo.

4- Denunciamos, del mismo modo, el trato que las autoridades chilenas dan al pueblo mapuche, señalando que no dialogan bajo presión, refiriéndose con ello a la ocupación que hicimos de la CONADI; y en cambio al gremio de los camioneros, que se tomó la Carretera Panamericana y amenazaron entrar al centro de la ciudad de Santiago, aun sin autorización, ejerciendo claramente presión al gobierno, hoy son recibidos por segunda vez en menos de una semana con las puertas abiertas y con sus máximas autoridades, incluido el Intendente Regional de la Araucanía, en la Moneda, lo que constituye una demostración más del trato racista y discriminatorio que tienen las autoridades del estado chileno contra nuestro pueblo mapuche.

5- En virtud de todo lo anterior, hacemos un amplio llamado a las distintas comunidades mapuche a organizarse y materializar acciones políticas en distintos lugares, con la finalidad de dar a entender que los mapuche no respondemos a la institucionalidad política y administrativa del estado de chile, que los procesos de recuperación territorial seguirán su curso y que los predios ya recuperados deben ser controlados por nuestras organizaciones y reiteramos a distintas organizaciones mapuche y no mapuche que la situación de nuestro pueblo esta nuestras manos y no en la decisiones del estado chileno o su clase política. La defensa de nuestras vidas y de nuestras familias es responsabilidad directa de nuestra orgánica interna como mapuche. Lo que planteamos responde a desafíos amplio y de futuro, no responde a una postura particular u organizacional sino a una postura como pueblo Mapuche.

El Ciudadano

Dirigentes mapuche critican desalojos y acusan falta de diálogo

Diferentes líderes mapuches hicieron críticas al gobierno por su actuar frente a las tomas ocurridas en la Región de La Araucanía durante las últimas semanas. En especial, cuestionaron lo ocurrido ayer en las oficinas de la Conadi, en Temuco. Los dirigentes acusaron que con estas acciones el gobierno demuestra que no posee “voluntad para dialogar” con las comunidades.

El lonko (líder) de la comunidad Temucuicui Autónoma, Víctor Queipul, quien formó parte de la toma de la Conadi, criticó el desalojo de las dependencias, indicando que las autoridades nunca se mostraron abiertas a conversar. “Estuvimos 21 días esperando el diálogo que el gobierno decía que quería tener con nosotros, pero nunca se presentaron”, sostuvo.

Una postura similar expuso Rodrigo Curipán, werken (vocero) de la comunidad Lof Rankilko, quien señaló que “ha quedado demostrado que el gobierno no tiene facultades políticas para abordar el tema de la demanda territorial”.

Agregó que “ahora son las autoridades políticas quienes debe buscar formas y alternativas de diálogo con las comunidades”. Y no descartó la posibilidad de llevar a cabo nuevas tomas de edificios públicos en el futuro.

Por su parte, el werken de la comunidad Wente Winkul Mapu, Daniel Melinao, también reprobó el desalojo de los dirigentes mapuche en la Conadi, señalando que “aquí queda demostrado claramente la poca capacidad de diálogo que tiene el gobierno frente a la situación de La Araucanía”.

Melinao, además, indicó que “muchas veces las comunidades están abiertas a analizar diferentes temas. Nuestras manifestaciones, como las tomas, son parte del descontento que hay en entre nuestra gente por cómo el gobierno toma la situación de la región”.

Negociación

Los dirigentes de las comunidades, además, señalaron que en el caso de los camioneros, la autoridad sí aceptó a negociar bajó presión con ellos, acusando falta de igualdad de trato.

“Ellos dicen que no actúan por presiones, pero en el fondo es todo lo contrario, porque cuando recibieron al grupo de camioneros en La Moneda fue bajo presión. Dicen una cosa y hacen otra”, dijo Melinao.

En tanto, Curipán instó al gobierno a conversar “en la igualdad de condiciones que estábamos planteando, en un mismo terreno”. Agregó que “a otras personas se les ha abierto las puertas de par en par, mientras que a los mapuches se les cierran y se les niega el acceso a nuestra propia región”.

La Tercera