Tras tensión bilateral, embajadores de Venezuela y Guyana retoman actividad

A través de un comunicado, la cancillería venezolana anunció el retorno de su embajadora, Reyna Arratia, a Guyana cumpliendo los acuerdos alcanzados por los presidentes Maduro y Granger durante una reciente reunión con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en Nueva York.

El escrito también da cuenta del beneplácito a la representante diplomática de Guyana en Caracas, cuya identidad no ha sido revelada. Con esto se normaliza la relación bilateral como lo acordaron los presidentes de ambos países el pasado 27 de septiembre.

Activan comisión presidencial

Venezuela lamentó las acciones de Guyana para desconocer la controversia territorial por el territorio Esequibo “aludiendo falsas protecciones basadas en mentiras y subterfugios”.

La posición del gobierno venezolano fue dada a conocer, a través de un comunicado, por la Comisión Presidencial para la Garantía de la Integridad Territorial y Asuntos Limítrofes, que se reunió ayer por primera vez la Casa Amarilla, sede de la cancillería, desde que fue juramentada por el presidente Nicolás Maduro el pasado 15 de julio.

La comisión la encabeza el vicepresidente Jorge Arreaza, y está integrada por la canciller Delcy Rodríguez, el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, Gladys Gutiérrez, los diputados Willian Fariñas y Bernardo Guerra, Jesús Salazar del despacho de la presidencia, entre otros.

El comunicado fue difundido por la cancillería venezolana al cumplirse el 3 de octubre 116 años del laudo arbitral ocurrido en París en 1899, que despojó a Venezuela de 160 mil kilómetros cuadrados de la Guayana Esequiba.

“Acción criminal de la piratería diplomática de aquel entonces, por el imperio británico que al verse descubierto en el bárbaro fraude arbitral, optó por desembarazarse del asunto y le endosó como herencia a Guyana, al momento de otorgarle la independencia, esta controversia territorial”, dice el comunicado.

El escrito señala que el Acuerdo de Ginebra de 1966, es ley entre Venezuela y Guyana, que “siempre ha sabido que nació sin ese territorio (…) Venezuela deplora las absurdas e irracionales acciones desplegadas por el actual gobierno de Guyana”.

El Universal

Guyana seeks U.S. help to protect its borders –and keep the Caribbean as zone of peace

PRESIDENT David Granger has requested U.S. help to secure the Caribbean as a zone of peace. This development comes as Guyana presses on to have the Guyana/Venezuela border controversy resolved at the International Court of Justice.

In his message on Friday to newly-appointed US Ambassador to Guyana, Mr Perry Holloway, shortly after he had received his credentials at the Ministry of the Presidency, President Granger said: “We desire security that is essential to promoting and consolidating democracy, creating a cohesive society and ensuring the good life for all. We desire respect for our sovereignty and territorial integrity.”

It was explained that Guyana’s geographical location on the mainland of the South American continent makes it vulnerable to penetration by transnational criminal networks and territorial claims -– both of which can undermine peace and security.

Nevertheless, the President said, Guyana stands resolved to defend its territory, dismantle transnational criminal networks, and develop its natural resources for the benefit of its people.

“The capabilities of criminal cartels, however, can exceed those of small states. We must seek succour and support through partnerships with other states which have an interest in preserving the Caribbean as a zone of peace,” he declared.

Reflecting on the Fifth Summit of the Americas in Port of Spain, Trinidad, in 2009, President Granger recalled that President Barack Obama had pledged to deepen security cooperation with small Caribbean states; and the Caribbean Basin Security Initiative, he said, is the enduring fulfilment of that commitment.

During a meeting with leaders of the small Caribbean states in Bridgetown, Barbados, in May 1997, President Bill Clinton had signed the Bridgetown Declaration of Principles, thereby setting the foundation for an enduring commitment to defend small Caribbean states. This was followed by a similar engagement with President George Bush and Caribbean leaders in New York, USA back in September 2003.

As such, President Granger said, Guyana is encouraged by the high-level engagements between small Caribbean states and the U.S., and he reaffirmed this country’s commitment to working with the U.S. in an effort to strengthen cooperation under the framework of the Caribbean Basin Security Initiative, in order to ensure peace, stability and security.

“We are encouraged by the continued interest that the USA has shown in the security of small Caribbean states. The USA’s geopolitical role will be fundamental to addressing the many challenges faced by the Caribbean Region. We wish to urge the USA to use its influence in the hemisphere and on the international stage to reject the use, or threat of the use, of force between states, to promote development and to preserve the Caribbean as a zone of peace,” President Granger said.

He declared that Guyana looks forward to US support in its legitimate quest to protect itself against terrorism, transnational crime, and threats to its territorial integrity.

Guyana and the US have, for more than 50 years, enjoyed cordial relations in a productive partnership which has seen the promotion of democracy, human rights, energy, health, security, trade, economic freedom, social cohesion, and other areas of mutual interest.

President Granger’s renewed call to the US comes just days after he had urged the United Nations to curb Venezuela’s “expansionist ambitions.”

“Venezuela’s expansionist ambitions cannot be allowed to unsettle the principle of inviolability of borders, undermine the tenets of international law, and unravel borders which have been undisturbed for decades,” President Granger told that august forum as he delivered his maiden address to the UN General Assembly.

His address made it clear that Guyana does not wish to have this obnoxious territorial claim obstruct its possibility for growth for the next 50 years.

Guyana Chronicle

Comunicado de Venezuela ratifica posición soberana sobre territorio Esequibo

La Comisión Presidencial de Estado para la Garantía de la Integridad Territorial y Asuntos Limítrofes sostuvo este sábado una reunión en la Casa Amarilla, Caracas. En el comunicado final del encuentro, Venezuela, a 166 años de la publicación del Laudo Arbitral del 3 de octubre de 1899, ratifica su posición de considerar nulo e írrito este documento y del reclamo soberano y justo sobre el territorio Esequibo.

El vicepresidente de la República, Jorge Arreaza, quien preside además la Comisión de Estado, recordó que el Laudo Arbitral, considerado como uno de los instrumentos jurídicos más vergonzoso del derecho internacional público, resultante de un fraude, pretendió despojar a Venezuela de una importante parte de su territorio: el Esequibo, sujeto a un diferendo con Guyana.

Su nacimiento fraudulento precisamente dio origen al Acuerdo de Ginebra, suscrito el 17 de febrero de 1966 y vigente desde entonces, en el cual se establece los mecanismos para iniciar un proceso de tratamiento del llamado diferendo histórico por el Esequibo, entre la República Independiente de Venezuela y la República que se derivaba de la concepción de la independencia de Guyana, que para ese momento tenía un gobierno interino.

En la reunión de la comisión —encargado de poner sobre la mesa, y respetando las vías diplomáticas, los temas limítrofes por resolver y orientará, en base al Derecho Internacional y las relaciones bilaterales, negociaciones que permitan resolver los diferentes temas— estuvieron presentes la ministra para Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez; la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, magistrada Gladys Gutiérrez; el ministro para la Defensa, Vladimir Padrino López; el ministro de Estado para la Nueva Frontera de Paz, Gerardo Izquierdo Torres; el procurador general de la República, Reinaldo Muñoz, entre otros.

A continuación comunicado íntegro:

A 116 años del fraude sufrido por nuestra República, ejecutado por la acción de agentes imperiales que pretendieron despojarnos de nuestra Guayana Esequiba —casi 160.000 kilómetros cuadrados de territorio continental y sus espacios acuáticos correspondientes, que son parte indivisible de nuestro territorio— manifestamos la más profunda indignación por lo que esta nefasta fecha ha significado a la historia de la diplomacia mundial, que mostró la cara más vil de la depredación sistemática que el imperio británico perpetró contra la integridad territorial de muchas naciones del mundo., mediante la apropiación ilícita de más de 2 millones de kilómetros cuadrados de nuestro planeta.

El fraude arbitral ocurrido en París, el 3 de octubre de 1899, resumió la acción criminal de la piratería diplomática de aquel entonces. Evidencia que el más fatídico modelo de la barbarie para justificar el chantaje, la usurpación y el saqueo de las nuevas naciones independientes, que, como Venezuela, luchaban de forma denodadas contra las hegemonías dominantes de entonces.

Ya avanzado el siglo XX, el imperio británico, ocupante colonia de la Guayana Británica, al verse descubierto en sus intenciones plasmadas en el bárbaro fraude arbitral optó por desembarazarse del asunto y le endosó como herencia a Guyana, al momento de otorgarle la independencia, esta controversia territorial.

El Acuerdo de Ginebra de 1966, ley entre las partes, ley en la República Bolivariana de Venezuela y ley en la República Cooperativa de Guyana, rige desde entonces la contención sobre nuestra Guayana Esequiba, y reconoció la vigencia del reclamo de Venezuela, que ha considerado irrestrictamente nulo e írrito el Laudo de París de 1899.

Guyana siempre ha sabido que nació sin ese territorio y mal podría hoy favorecerse, ni ética ni mucho menos en derecho, de una supuesta herencia imperial.

Los recién llegados gobernantes de la República Cooperativa de Guyana, sin duda, motivados por oscuros intereses transnacionales y aupados por centros corporativos imperiales, han asumido una actitud arbitraria, ilegal y unilateral al desconocer el Acuerdo de Ginebra y negarse a activar los buenos oficios de acuerdo al derecho internacional.

Venezuela deplora, una vez más, las absurdas e irracionales acciones desplegadas por el actual Gobierno de Guyana para desconocer su compromisos internacionales, aludiendo a falsas protecciones basadas en mentiras y subterfugios con el propósito de generar una situación de agresión contra Venezuela, con la evidente participación de fuerzas imperiales.

La República Bolivariana de Venezuela reitera que el Laudo Arbitral de 1899 fue un fraude imperial, es nulo e írrito, y sólo a través del Acuerdo de Ginebra es posible canalizar esta controversia histórica y califica a los pueblos del mundo nuestro indeclinable compromiso con la paz y con el derecho que nos asiste en nuestro reclamo territorial, el derecho que nos guía para avanzar en la solución justa y legal de esta controversia, tal y como lo afirmó el Presidente Nicolás Maduro Moros ante la Asamblea Nacional:

“La paz, la paz, la paz será nuestro puerto, será nuestra vida y será también nuestra victoria”; “Dentro del Acuerdo de Ginebra todo, fuera del Acuerdo de Ginebra nada”.

El Joropo