Argentina: por primera vez, un jurado intercultural juzga a una mapuche

Ayer arrancó en Zapala (Neuquén) el juicio contra Relmu Ñamku, una destacada miembro de la comunidad mapuche que está acusada de “tentativa de homicidio” contra un oficial judicial y que podría enfrentar una pena de 15 años de prisión. El jurado que determinará su inocencia o culpabilidad es intercultural: 6 de sus 12 integrantes son mapuches. Además el proceso es traducido en simultáneo en mapuzungun (la lengua originaria del pueblo mapuche). Es la primera vez que se conforma en Latinoamérica un jurado de este tipo.

La fiscalía pide 15 años de prisión para la mujer, madre de tres niños, que es una referente de la comunidad Winkul Newen ubicado en el paraje Portezuelo Chico, a unos 30 kilómetros de Zapala. La acusan de haber atacado a la oficial de justicia Verónica Pelayes durante un procedimiento desarrollado en territorio indígena. El 28 de diciembre de 2012, Pelayes se presentó, junto a un grupo de agentes, seguridad privada y una retroexcavadora, en la propiedad mapuche con una orden emitida por la Justicia de Zapala para permitir el avance de los trabajos de la petrolera Apache que por entonces operaba en la zona (hoy el área es operada por YPF).

Los mapuches habían puesto tranqueras y alambrados que impedían la explotación petrolera en el área, argumentando que contaminaban sus tierras con los derrames. A pesar de la orden, los integrantes de la comunidad atacaron al grupo. Una de las piedras arrojadas por los mapuches impactó en el rostro de la funcionaria rompiéndole el tabique. Pelayes identificó a Relmu Ñanku. También fueron inculpados por los ataques Mauricio Rain y Martín Maliqueo.

En principio, la fiscal Sandra González Taboada cursó la denuncia como “lesiones”, pero luego la carátula cambió a “tentativa de homicidio y daño agravado”. Una acusación que implica una pena mucho más severa. “Quieren amedrentar a otras comunidades que se encuentran resistiendo el avance de la explotación petrolera, de estancieros, sojeros y mineros. Esta es una causa testigo para amedrentar otras luchas, a todos los movimientos sociales que defienden sus derechos y que este estado no solo no garantiza sino por el contrario vulnera”, se defendió la acusada.

Destacadas figuras de la cultura y militantes por los derechos humanos, entre ellos, Afolfo Pérez Esquivel y Osvaldo Bayer, han pedido a la Justicia de Neuquén un proceso transparente para los responsables de las agresiones. Amnistía Internacional repudió la imputación y envió un veedor al juicio.

Clarin