Argentina y Bolivia firmaron convenios de cooperación energética en medicina nuclear

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y el presidente de Bolivia, Evo morales, acordaron la integración de redes de suministro eléctrico, la transferencia de 440 megavatios producidos por represas bolivianas al sistema interconectado argentino y el desarrollo conjunto en el país del altiplano de un programa de medicina nuclear con tecnología argentina.

Además, Bolivia avanzó en las negociaciones que mantiene con Argentina para el desarrollo del sistema de radarización y analizaron las propuestas de integración en material satelital expuestas por ARSAT.

Los tres acuerdos fueron rubricados hoy en la ciudad boliviana de Tarija en el marco de reunión bilateral en materia de integración energética y cooperación tecnológica, que fue encabezada por Evo Morales y De Vido.

Junto a ellos participaron los ministros bolivianos de la Presidencia, Juan Ramón Quintana; de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez Fernández; mientras que la contraparte argentina estuvo compuesta por el secretario de Ciencia, Tecnología y Producción para la Defensa, Santiago Rodríguez; el presidente de ARSAT, Matías Bianchi; la presidenta de la Comisión Nacional de Energía Atómica, Norma Boero; y el gerente General del INVAP, Héctor Otheguy; entre otros funcionarios de ambos países.

Los acuerdos en materia energética abarcan la venta a la Argentina del excedente de electricidad que producen las represas construídas en los últimos años en el sur de Bolivia, y la transferencia de la misma a través de la construcción de una línea que integrará el sistema interconectado argentino con la red boliviana.

Además, ambos países firmaron un memorándum de entendimiento en materia nuclear para el desarrollo conjunto de aplicaciones en medicina, que implica la instalación y transferencia de tecnologías de un reactor experimental en Bolivia para la producción de insumos de diagnóstico y tratamiento.

En ese marco, Evo Morales afirmó que “América Latina atraviesa tiempos de integración y cooperación, y en ese marco tenemos la responsabilidad de profundizar nuestros vínculos regionales a partir de la construcción de infraestructuras y fuentes de energía, y sabemos que en eso contamos con el apoyo de Argentina”.

“Ahora trabajamos de manera intensa en cooperación energética y tecnológica porque debemos hacer frente al calentamiento global y entedemos que para eso es garantizar el acceso al agua y a la energía a nuestros pueblos”, añadió el presidente boliviano.

Morales subrayó que “estas iniciativas de intercambio energético nos van a permitir compartir recursos para el crecimiento, tal como ya lo hicimos en materia alimentaria cuando fue necesario”.

El presidente boliviano destacó que “ahora que Argentina recuperó YPF piensa en invertir y explorar en bolivia, y además en abrir oficinas de YPF en nuestro país; eso se suma a los acuerdos bilaterales que sostenemos desde hace años, a este convenio que firmamos hoy para integrar nuestras redes eléctricas y a lo que pronto vamos a hacer en materia nuclear”.

“Hay mucha gente que se opone a todos estos proyectos simplemente porque está en contra del gobierno, todos ellos tienen que entender que todas estas cosas trascienden a la presidencia de Evo Morales y son para el futuro de ambos países”, añadió.

“Bolivia reconoce el liderzago tecnológica regional de la Argentina, y valora mucho que se acerque a sus vecinos tratándolos de clientes y no de socios, porque ese es el comienzo de la liberación tecnológica de nuestros pueblos, la que es necesaria para la definitiva liberación política”, concluyó Morales.

Por su parte, De Vido dijo que “éstas son épocas de crecimiento y consolidación del proyecto de integración regional que presidentes cómo Néstor Kirchner, Hugo Chávez, Lula Da Silva, Evo Morales, Cristina Fernández de Kirchner o Rafael Correa vienen impulsando; y los acuerdos firmados hoy reafirman ese camino”.

“Estos convenios favorecen a seguridad energética de ambos países, y le dan previsibilidad en su demanda de energía al crecimiento industrial argentino, que es el que nos permite poder estar acá construyendo lazos de cooperación y transferencia de tecnología con Bolivia”, apuntó el ministro argentino.

El funcionario señaló que “la medicina nuclear es la mejor de las aplicaciones de esta tecnología, porque iguala las oportunidades de acceso a la salud poniendo estas herramientas en el sistema sanitario público y llevandólas a las comunidades dónde están los pacientes en lugar de hacerlos viajar o desarraigarse”.

“La línea eléctrica ‘Juana Azurduy de Padilla’ que va a conectar la localidad boliviana de Yaguacua con la localidad argentina de Tartagal abre el camino para que Argentina aproveche el excendente de producción de las represas bolivianas”, destacó.
En ese sentido, De Vido evaluó que “Bolivia tiene un potencial de cerca de dos mil megavatios de excedente, y aspiramos que eso se transforme en un factor de profundización de una relación estratégica bilateral para desarrollos conjuntos y soberanos de distintas tecnologías”.

Por su parte, el ministro boliviano de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez Fernández, dijo que “la mesa de trabajo sobre energía eléctrica nos permitió llegar a un acuerdo de integración energética a partir de la construcción de la nueva línea desde Yaguacua hasta Tartagal en un primer paso y desde Tartagal hasta San Francisco luego”.

“Con la puesta en marcha de las nuevas represas en el sur de Bolivia y la construcción de la línea de conexión, en un plazo menor a dos años estaremos suministrando 440 megavatios al sistema interconectado argentino”, agregó.

El funcionario boliviano señaló que “en la mesa del sector nuclear establecimos un programa de transferencia de tecnología argentina para la construcción en Bolivia de centros de medicina nuclear y para acompañar el desarrollo y conocimiento de esta tecnología en nuestro país, en ese sentido agradecemos mucho la voluntad de funcionarios y técnicos argentinos de venir a Tarija a compartir s experiencia”.

Sánchez Fernández comunicó que “el trabajo en la mesa de hidrocarburos permitió subsanar desequilibrios en la relación bilateral, acordar la participación de YPF en tres zonas de exploración en Bolivia y la apertura de oficinas de la petrolera argentina en nuestro país”.

Respecto de la mesa de trabajo referida a tecnología de satélites y radares, el ministro afirmó que “Bolivia contínua sus negociaciones con Argentina en materia de radares y en las próximas semanas efectuará un análisis de todo lo trabajado aquí; de la misma manera vamos a seguir dialogando en materia de cooperación satelital”.

Télam