Bolivia y sus accesos al mar – Diario La Tercera, Chile

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Una investigación realizada por este medio reveló los numerosos accesos al océano Atlántico con que cuenta Bolivia en distintos puntos de la región. Es llamativo que la mayoría de ellos esté desaprovechado, lo que refuerza el planteamiento de que el país altiplánico en los hechos cuenta con salida al mar -desde luego al Pacífico, a través de puertos chilenos-, y que resulta enteramente discutible el supuesto daño económico que alega el gobierno de Evo Morales a raíz de su mediterraneidad, pues de lo contrario no se entendería la razón de no aprovechar estas facilidades.

Además del libre tránsito a perpetuidad que le otorga el tratado de paz de 1904 con Chile, Bolivia ha firmado también acuerdos binacionales con Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil, mediante los cuales puede acceder a zonas francas o concesiones portuarias. Así, en el caso de Paraguay, además de gozar de libre tránsito, posee una concesión de más de 6 mil m2 para instalar una zona franca, que no ocupa. En Rosario, Argentina, desde 1969 cuenta con una zona franca de 54.000 m2, pero apenas la ha utilizado. Uruguay también ha dado facilidades, incluso con el ofrecimiento del ex Presidente Mujica para que pueda construir un puerto, en tanto Brasil le ha garantizado un “depósito franco” en Paranaguá.

Estos ejemplos demuestran que Bolivia cuenta con múltiples accesos al Atlántico, mientras que al Pacífico accede a través de puertos chilenos en Arica y Antofagasta -que en conjunto permiten exportaciones bolivianas que superan los US$ 3.000 millones al año-, a lo que se suma el acuerdo con Perú para el desarrollo de una zona económica en la localidad costera de Ilo, la cual probablemente no ha prosperado por dejación de La Paz.

A nivel internacional abundan los ejemplos de países que cuentan con soluciones similares frente a su mediterraneidad y que han sabido aprovecharlas para generar polos de intercambio comercial.

La Tercera