Celac defiende en ONU la solución pacífica de controversias

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) defendió ayer en Naciones Unidas la obligación de todas las naciones de solucionar las controversias por vías pacíficas.

A nombre del bloque de 33 países, su presidente pro témpore, Ecuador, intervino en la continuación del debate de la sexta comisión de la Asamblea General, que este miércoles abordó el tema del estado de derecho en sus ámbitos nacional y mundial.

Según el embajador ecuatoriano ante la ONU, Xavier Lasso, la Celac reconoce el respeto por el estado de derecho sin diferencias en su aplicación, lo cual lleva a priorizar la negociación, los buenos oficios y el respeto a la soberanía por encima del uso y la amenaza del uso de la fuerza.

“Estamos convencidos de que la paz y la seguridad internacionales es fundamental para el fortalecimiento del estado de derecho”, subrayó.

Lasso destacó ante la comisión a cargo de los asuntos legales el compromiso de la Comunidad con el apego al Derecho Internacional y la salida negociada de las controversias, postura fijada en las cumbres del ente regional celebradas en los últimos tres años, en Santiago de Chile (2013), La Habana (2014) y Belén, Costa Rica (2015).

En la capital cubana, la Celac se declaró una Zona de Paz

Respecto a la visión de la Celac sobre el estado de derecho, manifestó que lo concibe como la existencia de un sistema transparente accesible para todos, normas e instituciones democráticas sólidas, sistemas judiciales independientes e imparciales, y mecanismos adecuados para hacer frente a las violaciones de derechos humanos.

“Reconocemos en la región el vínculo necesario entre el estado de derecho en los planos internacional y nacional. Estos no son dos conceptos paralelos y separados, aI contrario, ambos se retroalimentan y entrelazan”, dijo.

Según Lasso, el bloque latinoamericano y caribeño fundado en diciembre de 2011 exhorta a los estados a abstenerse de promulgar y aplicar sanciones unilaterales o medidas comerciales, económicas o financieras que impidan el desarrollo.

“Creemos que el fortalecimiento del estado de derecho no es un problema exclusivo de ciertos países o regiones, sino una aspiración global regida por valores acordados, principios y normas, creados a través de procesos abiertos”, expuso.

En ese sentido, el embajador ecuatoriano abogó a nombre de la Celac por que las discusiones sobre el tema tengan lugar con una amplia participación de los interesados.

Prensa Latina