Colombia: consternación en el Cauca por asesinato de exgobernador indígena

Consternados se encuentran los pobladores de Puracé en el Cauca tras el asesinato de Alfredo Bolaños exgobernador indígena del resguardo de ese municipio. La comunidad tuvo custodiados a quince militares adscritos a la vigésima novena brigada señalados de ser los responsables de la muerte del mayor indígena.

El hecho que acabó con la vida de Alfredo Bolaños se dio el pasado 19 de octubre cuando el reconocido líder indígena llegaba a su parcela ubicada en la Piedra del Cóndor, vía que conduce al departamento del Huila en el resguardo de Puracé.

Según Darío Tote, miembro de la comisión política del Consejo Regional Indígena del Cauca -CRIC- y exgobernador del resguardo de Coconuco, “a las ocho de la noche llegó el ejército al lugar donde residía el ex gobernador Bolaños. El compañero de setenta años vivía solo y se acompañaba de dos perros. La comunidad escuchó fuertes ráfagas de fusil, por lo que el cabildo y la guardia fueron a inspeccionar el lugar. La casa del mayor estaba vacía, no encontraron al compañero Alfredo. Los militares al ser interrogados por miembros de la guarida indígena aseguraron que a esa hora hubo un enfrentamiento; pero nosotros como comuneros desmentimos totalmente esa afirmación. También se les preguntó por el exgobernador, pero en ese momento no dieron razón alguna. Cerca de las diez de la noche, la guardia indígena encontró a Alfredo Bolaños. Lo habían asesinado con dos impactos de fusil en la cabeza”.

Al día siguiente trasladaron a los soldados hasta la casa del cabildo de Puracé donde permanecieron custodiados por la comunidad. En ese mismo lugar, funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigaciones -CTI- y de la Fiscalía, empacaron y marcaron las armas de los militares e iniciaron la investigación sobre el asesinato del líder indígena. Finalmente, los militares fueron entregados a una comisión de la Defensoría del Pueblo y al comandante de la tercera división del ejército por decisión de los gobernadores de los 15 cabildos de la zona oriente del Cauca.

Explicó Darío Tote que “la comunidad retuvo a los militares por que efectivamente son ellos los responsables del asesinato de Alfredo Bolaños. Matar una persona de setenta años es matar toda una historia, una experiencia, toda una vida; y más cuando ha sido autoridad tradicional, porque asesinar a un exgobernador indígena es como asesinar un juez de la república”.

Según Carlos Maca, concejero mayor del CRIC “el homicidio del exgobernador Bolaños, se suma a 57 asesinatos de comuneros indígenas cometidos por la fuerza pública, datos que han sido reportados por las autoridades indígenas al programa defensa de la vida y los derechos humanos del CRIC. Estos hechos reflejan la falta de garantías para el derecho a la vida y la paz. Asesinar a un indígena es atentar contra la pervivencia de los pueblos, la armonía territorial y organizativa”.

“El movimiento indígena en Colombia y en el Cauca se encuentra en asamblea permanente. Venimos siendo víctimas de señalamientos, persecución y ataques calumniosos. Ahí está el caso del compañero Feliciano Valencia que actuando en derecho comunitario, la justicia ordinaria, desconociendo nuestra jurisdicción especial, lo condenó a 18 años de cárcel. Desde el gobierno nacional también nos señalan de simpatizar con la guerrilla, pese a que hemos sido claros al asegurar que no comulgamos con ningún grupo armado”, explicó Tote.

Por su parte, la consejería mayor indígena exigió el esclarecimiento de los hechos, la sanción a los responsables del asesinato y la desmilitarización de los territorios indígenas. También solicitaron la realización de una audiencia pública con presencia del Ministro de Defensa para de informe sobre las investigaciones de asesinatos de líderes y comuneros indígenas cometidos por el ejército nacional. Las autoridades esperan que dichas investigaciones no sean asumidas por la justicia penal militar, sino por la justicia ordinaria en coordinación con la jurisdicción especial indígena.

Colombia Informa