Comisionado de la ONU concluye que en el país la impunidad es generalizada

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ar Al Hussein, declaró que la impunidad en México es generalizada pues “el 98% de los casos criminales permanecen sin solución”, luego de su visita al país, que concluyó este miércoles.

“El ciudadano mexicano no disfruta de la protección de la ley“, afirmó. Al ser cuestionado en conferencia de prensa sobre si las violaciones a derechos humanos en el país son generalizadas contestó: “Por supuesto que uno puede argumentar que los derechos humanos de las personas en México están amenazados”.

Al Hussein propuso “adoptar un cronograma para el retiro de las fuerzas militares de funciones de seguridad pública”, como una medida clave para enfrentar las amenazas a las garantías fundamentales en México.

También dijo que es importante que el gobierno mexicano permita que los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), entrevisten a militares probablemente involucrados en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero el 26 de septiembre de 2014.

“Es importante que el gobierno actúe decisivamente sobre las recomendaciones que hizo el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), incluyendo su insistencia de que las autoridades reviertan su decisión de no permitir que los expertos se entrevisten con miembros del 27 Batallón de Infantería, quienes estaban presuntamente en la escena cuando algunos de los ataques tuvieron lugar”, aseveró.

Describió al caso Ayotzinapa como “un microcosmos de problemas crónicos que subyacen a la implacable ola de violaciones de derechos humanos que están teniendo lugar a lo largo de México”.

El Alto Comisionado también se dijo sorprendido por los “virulentos ataques personales por parte de algunos políticos”, que sufrió el Relator Especial para la Tortura, Juan Méndez, “a pesar de que la prevalencia de la tortura ha quedado bien establecida”.

“Esta intolerancia ante  la crítica pública también se ha manifestado en reacciones frente a otros informes sobre México”, alertó.

“Mi mensaje sobre esta  creciente, preocupante y perturbadora tendencia (…) es el siguiente: En lugar de matar al mensajero enfoquémonos en el mensaje. Todos estamos de su lado, todos queremos ayudar a México”, declaró.

Además de el retiro de los militares de las calles, Al Hussein propuso como medidas claves:

  • Fortalecer urgentemente las procuradurías en el país para que las violaciones sean propiamente investigadas.
  • Fortalecer de manera urgente la capacidad de la policía para llevar a cabo sus funciones de seguridad publica, en línea con obligaciones de derechos humanos, incluyendo el desarrollo de un marco legal sobre el uso de la fuerza.
  • Implementar las recomendaciones del GIEI, y considerar mecanismos similares de seguimiento para otros casos graves.

También propuso la creación de una institución nacional forense de carácter autónomo, con recursos suficientes, ya que casos como Ayotzinapa, Tlatlaya, Apatzingán y Tanhuato, han demostrado las limitaciones e irregularidades de los servicios forenses en México.

Lo anterior, a reserva de que entregue una lista de recomendaciones al gobierno mexicano posteriormente.

Aristegui Noticias