Con algunos incidentes, se realizaron marchas a favor y en contra del Gran Canal

Por varias horas fuerzas especiales de la Policía acompañados de grupos de motorizados del orteguismo mantuvieron asediados sobre la Carretera Norte a los participantes de la tercera marcha nacional que rechaza el proyecto del Canal Interoceánico y que terminó con disparos, agresión y persecución al concluir la misma de manera prematura en la rotonda de Bello Horizonte ante la imposibilidad de los manifestantes de llegar hasta la Asamblea Nacional.

El orteguismo tuvo que echar mano de la Policía Nacional, las turbas de motorizados y hasta de trabajadores del Estado para impedir que la marcha finalizara como estaba programada.

Según testigos, cuando quedaban ya pocos marchistas en la rotonda de Bello Horizonte, oficiales antidisturbios permitieron que los motorizados no solo golpearan a varios de los participantes sino que sacaran arma de fuego y dispararan. Carlos Ruiz, no solo fue lesionado por los motorizados, sino que fue intimidado por uno de estos que le apuntó con arma de fuego, cuando él intervino en defensa de un hermano suyo y un amigo cuando eran agredidos por los motorizados.

Con la complacencia de los antimotines los motorizados ingresaron sorpresivamente a Bello Horizonte por el sector del barrio Costa Rica, donde acordonaron para evitar que los marchistas que aún quedaban pudieran escapar.

A esa hora, solo quedaban capitalinos que buscaban regresar a sus domicilios, los campesinos ya se habían retirado, en busca de los camiones que los regresaría a sus lugares de origen.

Ruiz relató que él fue golpeado con garrotes, y con un mono pie de cámara fotográfica con el que intentó defender a su hermano y amigo de la agresión, pudo despojara de su pistola a uno de los agresores.

El director jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Gonzalo Carrión, confirmó que él se dirigía a comprar una bebida gaseosa en la gasolinera de Bello Horizonte, cuando observó cómo un grupo de unos 30 motorizados, respaldado por los antimotines perseguía a los jóvenes que habían participado en la marcha.

Carrión sostuvo que el grupo de motorizados se desplazó por el área “en plan de persecución y captura”. Varios jóvenes perseguidos debieron buscar refugio en los locales vecinos. Carrión explicó: “Fue un operativo combinado… Vieras cómo perseguían los motorizados con odio.

Y con presencia de la Policía fue un operativo combinado entre los antimotines y los paras (paramilitares)”, relató Carrión. Este fue el segundo lesionado en Managua.

A tempranas horas del día, personas que se movilizaban en un camión lanzaron piedras y pedazos de metal en contra de las personas que se manifestaban a la altura del kilómetro 4.5 en carretera norte, en espera de los marchistas del interior del país. La víctima fue identificada como Alexander Ortega.

Asimismo, líderes campesinos reportaron como heridos por pedradas a Bayardo Saúl Vargas, de Juigalpa y a Juan Francisco Pérez y Kuan Flores, de El Ayote.

TURBAS ARMADAS EN BELLO HORIZONTE El jefe de la Brigada de Tránsito de la Policía de Managua, comisionado Juan Valle Valle, fue quien ordenó al bloque policial –que tenía cerrada la avenida de Bello Horizonte– abrir el paso a los motorizados cuando ya los campesinos se habían retirado, resultando la persecución de los marchistas, entre ellos los diputados liberales Marcia Sobalvarro y Eliseo Núñez Morales. Según el relato de Núñez, diputado del Partido Liberal Independiente (PLI), cuando arrancó el grupo de motociclistas, observó entre ellos a cuatro que iban apuntando con armas que comenzaron a disparar.

Según relató Núñez, ellos buscaron refugio en la Iglesia “Pare de Sufrir”, a donde los motorizados llegaron a exigir que entregaran al diputado Núñez y a una activista del PLI. Los diputados y activista se vieron obligados a salir porque el pastor de origen brasileño de la iglesia le pidió que salieran, diciéndole “que las iglesias no están en contra de los gobierno”.

El diputado dijo que salieron y le pidió a una señora de una casa particular que los dejara quedarse ahí, hasta que hizo unas llamadas para que los llegaran a sacar. QUIEBRAN BRAZO A JOVEN ACTIVISTA Los marchistas que habían quedado comenzaron a correr en diferentes direcciones, mientras los motorizados se tomaban la carretera ondeando la bandera rojinegra.

Los motorizados alcanzaron a Darwin Jirón, uno de los activistas contra la Ley del Canal Interoceánico que participó ayer en la marcha. El joven fue vapuleado por dos motorizados con un tubo galvanizado y con un “bastón chino“, según relató Christiam López, quien también participó de la marcha y comparte con Jirón el programa radial “Unidad con la Gente“, el cual se transmite los viernes en Radio Corporación. López, junto a otras personas que estaban en los alrededores de la rotonda de Bello Horizonte, le gritaban a los motorizados que dejaran a Jirón, incluso las personas que se encontraban en una sorbetería se salieron para intentar convencer a los motorizados.

Cuando se retiraron, Jirón fue llevado al Hospital Salud Integral, donde le operaron el brazo izquierdo porque se lo dejaron astillado. POLICÍA DESPLEGADA Desde la tarde del lunes, campesinos de Punta Gorda, Nueva Guinea, Río San Juan y Chontales, soportaron presiones, largas esperas, caminatas, sabotajes, sol, lluvia, sereno y hasta intimidación para poder llegar a Managua ayer. Una parte de los campesinos, los que venían desde Punta Gorda, Puerto Principe, los Polos de Desarrollo, La Unión, La Fonseca y Nueva Guinea entre otras zonas, enfrentaron el primer retén policial en la zona conocida como La Lechera. Ahí tuvieron que esperar varias horas para poder avanzar. Mientras pasaba las horas, imágenes de los campesinos en camiones, caminando, recostados en los caminos o comiendo algo en medio de la noche fueron compartidas por ellos mismos.

También compartidas fueron las denuncias de sabotajes por parte de la Policía como la colocación de “miguelitos”, unas púas metálicas que sirven para ponchar llantas y que sacaron de circulación a varios camiones de los que venían en la caravana. En lugares como El Ayote, los campesinos tuvieron que recorrer a pie varios kilómetros porque la Policía impidió el paso de los camiones. Mientras ocurría esto, en el empalme Pájaro Negro cerca de San Miguelito, la Policía mantenía retenidos camiones con campesinos que venían de El Tule y otras comunidades. Hasta en las primeras horas del 27 de octubre, las caravanas provenientes de Río San Juan, Caribe Sur y Chontales se reunieron en Juigalpa para juntas llegar a Managua. El arribo finalmente se produjo a medio día en el kilómetro 4.5 de Carretera Norte donde habían establecido como punto de concentración el Consejo Nacional para la Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía Nacional.

Para la gran mayoría de los campesinos, venir a la marcha para exigir la derogación de la Ley 840 (Ley del Gran Canal) implicó entre dos y tres días de viaje. Pedro Urbina, oriundo de Dos de Oro, tierra adentro de Nueva Guinea, donde posee “un tuquito de tierra”, de 30 manzanas, relató que caminó tres horas hacia el sitio donde abordaría un vehículo. “Luchando porque nos quieren quitar nuestras tierras y no queremos que nos dejen en la calle porque es lo único (que tiene)”, afirmó Urbina, quien contabilizó unos diez retenes desde que salió de Nueva Guinea hasta Managua. “Hemos luchado como pudimos para poder pasar”, señaló Urbina, quien refiere que “fue un sacrificio” pero también lo considera “un deber de defender nuestras tierras”, las que no está dispuesto a entregar.

MÁS POLICÍAS Y MOTORIZADOS Al llegar, los cientos de campesinos observaron cómo las fuerzas especiales junto a un fuerte grupo de motorizados desafiantes se posesionaron de un tramo que abarcaba varias cuadras de la Carretera Norte.

Los uniformados contaron incluso con el respaldo de camiones de la Alcaldía de Managua y hombres que trasladaron las vallas metálicas con las que acordonaron su territorio de los semáforos de La Robelo hacia el oeste. Los carriles de la Carretera Norte habían sido copados por policías y motorizados que auxiliados de patrullas móviles lucían autoritarios y agresivos y así reaccionaron ante la intervención del secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, a quien apartaron a empujones.

Los campesinos habían llegado a Managua con piedras, cutachas (machetes) y palos, con los cuales se habían abierto paso a lo largo de la carretera pese a los obstáculos establecidos por la Policía, pero el fuerte cordón policial complementado por la gran cantidad de motorizados encontrado en Managua, no amedrentó a un grupo de ellos que se acercó hasta donde habían sido colocadas las vallas metálicas, las que lanzaron a un lado de la vía, hasta quedar frente a frente campesinos y antimotines.

Los miembros del Consejo Nacional para la Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía optaron por realizar un acto en la Carretera Norte donde trataron de convencer a los campesinos de que independiente de que no habían llegado hasta la Asamblea Nacional, habían cumplido el propósito de expresar su rechazo al Canal, pese a las múltiples maniobras del Gobierno por impedirlo haciendo uso de todos sus recursos.

Al final los organizadores dispusieron que solo marcharían unas cuantas cuadras desde Carretera Norte hasta la rotonda Bello Horizonte, según explicaron, para no entrar en confrontación. (Colaboración Tatiana Rothschuh). OPERATIVO POLICIAL SECTARIO La entrada que tiene Managua a través de la Carretera a Masaya estuvo la mañana de este martes llena de inspectores del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) y agentes policiales, quienes retenían por varios minutos a la mayoría de microbuses y buses de rutas interurbanas que iban hacia la capital.

La justificación que dieron los uniformados respecto al inusual operativo en masa fue que revisaban los documentos, constatando que nadie manejara sin la licencia ni la circulación y seguro del automotor, además que anduvieran actualizado el permiso de operación que extiende el MTI.

No obstante, cuando pasó la caravana que participaría en la contramarcha -compuesta por buses, camionetas y motos- los policías no los detuvieron para certificar que todos anduvieran sus papeles en regla. Entre la rotonda Las Flores y la de Nindirí funcionaron cuatro retenes, los que en cada uno había al menos tres inspectores del Ministerio de Transporte y un número similar de agentes de tránsito.

A la hora que finalmente entraron a Managua los camiones que llegaban del Caribe Sur, Nueva Guinea y Río San Juan, varias intersecciones donde funcionan semáforos se volvieron un caos porque estaban apagados. Ante el apagón masivo de los semáforos, el concejal del Partido Liberal Independiente (PLI), Omar Lola, sostuvo que no sería extraño que haya sido la comuna que decidió apagarlos para provocar embotellamientos en la ciudad.

“Lastimosamente el sistema inteligente (de los semáforos) está siendo manipulado por actores de la Juventud Sandinista, estos pueden ser apagados como un videojuego, yo digo que esto es un nuevo juguetito del Frente Sandinista, creo que esto está siendo adrede” acusó Lola. El concejal dijo que la comuna debe explicar qué ocurrió para que dejaran de funcionar ayer los semáforos al mismo tiempo. En la sesión ordinaria que está prevista para mañana “vamos a pedir que nos explique doña Daysi Torres”.

La Prensa

Juventud nicaragüense destaca trabajo del Buen Gobierno

Los Miembros de la Juventud Sandinista valoraron este martes de positivo el Buen Gobierno del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, y la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo.

Durante la Caminata Trabajo y Paz… Unida, Nicaragua Triunfa! los jóvenes destacaron la reciente encuesta del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE), la cual refleja que el país ha logrado pasar de 42.5% a 29.6% en Pobreza General, de acuerdo con la Medición del Nivel de Vida.

Asimismo, los estudiantes apoyaron la construcción del Gran Canal Interoceánico en el momento en que marchaban junto a decenas de artistas, escritores, pintores, bailarines e historiadores.

Aquellos que fueron partícipes de esta gran caminata destacaron igualmente el impacto positivo que han tenido los programas del gobierno desde los barrios y comunidades, como Calles Para el Pueblo, Usura Cero, electrificación rural y los Bonos Productivos Alimentarios.

Mientras, en la región norte de la costa Caribe, hombres y mujeres originarios de esa zona se sumaron a esta fiesta nacional, para ovacionar la libertad del pueblo y la restitución de derechos que el Gobierno Sandinista impulsa en todo el territorio nacional.

De acuerdo con el Comisionado Mayor Manuel Zambrana, Segundo Jefe de la Delegación Policial de Managua, la celebración transcurrió sin ningún incidente.

Manifestó que todo aconteció con normalidad, tranquilidad, alegría y gran fervor de los jóvenes, llenos de entusiasmo, gracias a su algarabía, su música, sus bailes y gritos que motivan a luchar por una prosperidad mayor para nuestro pueblo.

La Voz del Sandinismo