Con la firma de 11 acuerdos, Correa y Bachelet profundizan la relación entre Ecuador y Chile

El presidente Rafael Correa espera que los problemas suscitados por la demanda marítima boliviana contra Chile se solucionen por el bienestar de toda América Latina.

El anuncio lo hizo en el marco de la IV Reunión del Consejo Interministerial Binacional que se desarrolló ayer en Quito.

La intención del Mandatario ecuatoriano es que “cualquier conflicto o discordia entre nuestros países hermanos se solucione por medios pacíficos en el marco del derecho internacional. Así que nuestro cariño a Bolivia y Chile para que se arreglen esas controversias de forma pacífica y de la mejor manera”.

Las declaraciones del Jefe de Estado, en cuanto a que “la de Bolivia es una demanda justa”, no cayeron bien al gobierno chileno.

Esas frases fueron emitidas por Correa, el pasado lunes, durante la Cumbre por los Pueblos celebrada en Cochabamba. En la cita también La Habana y Caracas ofrecieron su respaldo a La Paz.

Frente a eso la cancillería chilena convocó a los embajadores venezolano y cubano para expresarles su malestar por ese respaldo. En cambio con Ecuador, Bachelet prefirió tratar personalmente la situación durante el encuentro con Correa en el Palacio de Carondelet.

En esa línea Santiago aprovechó la visita de Bachelet a Quito para abordar el tema. “En términos políticos va a ser una gran oportunidad de conversar entre los dos presidentes, incluyendo, lógicamente, el tema de Bolivia”, dijo el embajador chileno en Ecuador, Gabriel Ascencio. “Chile no aceptará la intervención de terceros países”, insistió.

Para suavizar el ambiente, que amenazaba con ponerse tenso, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, en una rueda de prensa ofrecida el miércoles, expresó la voluntad de Ecuador para que el diferendo entre Bolivia y Chile se solucione amistosamente.

Tras la cita de ayer, el mandatario ecuatoriano enfatizó que “nuestro corazón (está) con Bolivia y Chile. Los deseos que esa controversia se procese de la forma más amigable posible y fraterna para beneficio de los pueblos de América Latina” y que se cumpla el deseo de tener una patria grande, sin fronteras.

Bolivia demandó a Chile ante la Corte Internacional de La Haya. La Paz exige una salida soberana al Océano Pacífico, que perdió en la Guerra de la Triple Alianza, ocurrida a finales del siglo XIX.

Santiago insiste en que todos los límites están sellados y se resistió durante años a dialogar al respecto. Ambos países no tienen relaciones diplomáticas.

La cooperación se fortalece

Los mandatarios coincidieron en que las relaciones entre los dos países se han estrechado e históricamente han sido sólidas. Para Correa, la reunión de ayer fue importante para dar seguimiento a los acuerdos y explicó que se suscribieron 11 instrumentos institucionales.

Destacó que es fundamental el convenio para reconocimiento de títulos profesionales. “Hay miles de ecuatorianos en Chile, especialmente médicos (…) Sus diplomas serán reconocidos gracias a este acuerdo. Hemos evidenciado avances en materia de seguridad, defensa, educación, cultura”, señaló Correa.

También resaltó la asesoría de Chile en temas de explotación minera, pues el desafío de los países pobres –añadió el Jefe de Estado- es superar la pobreza.

“Para eso necesitamos de los recursos naturales y es una suerte para América Latina, no una maldición, como dicen algunos de forma ingenua e irresponsable”, dijo.

Esta es la primera visita oficial de Michelle Bachelet a Ecuador en su segundo período presidencial, que comenzó en marzo de 2014. Como parte de su discurso, ella aseguró que se siente complacida de haber colaborado con Ecuador para la recuperación de 108 piezas arqueológicas precolombinas.

Uno de los retos es fortalecer la actividad de los organismos regionales como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y así conseguir que en la región haya países más justos.

La reunión de ayer fue un nuevo paso para avanzar en los convenios entre los 2 países que abordan temas como salud, educación, pequeña y mediana empresa, innovación, deporte, vivienda y justicia.

Chile está particularmente interesado en la reforma educativa que lleva adelante Ecuador, específicamente en la educación superior. Bachelet volvió a La Moneda con la promesa de garantizar la gratuidad de la educación, luego de que años atrás se registraran masivas protestas de jóvenes universitarios.

Correa destacó la voluntad integracionista de Bachelet. “Coincidimos con la Mandataria de Chile en respaldar los procesos integracionistas como Celac, Unasur. En estrechar lazos en la cooperación en cuanto a investigación, especialmente en la Antártica, donde tenemos una base de investigación. Ahí hay un gran potencial conjunto incluso en forma regional con la participación de Unasur”.

También el Jefe de Estado extendió una especial invitación a Chile a participar en la Feria Internacional del Libro 2015, que se realizará a finales de noviembre en Ecuador en la que también se conmemorarán los 70 años del Premio Nobel obtenido por la escritora Gabriela Mistral.

El Telégrafo