Con una amplia lista de reclamos, manifestantes protestaron contra el Gobierno

Con tomas de varias calles y quema de llantas protestaron el miercoles miembros del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), en la capital para exigir al Gobierno el cese a la impunidad y la corrupción en el país.

Las manifestaciones comenzaron desde las 6:30 de la mañana con el cierre de la carretera que conduce hacia el oriente de la ciudad, donde decenas de ciudadanos demandaron un pliego de exigencias, encaminadas en su mayoría a combatir la corrupción.

En la obstrucción de las vías públicas participaron los diputados del Partido Libertad y Refundación (LIBRE), Jari Dixon y Rafael Alegría, quien pidió un diálogo nacional “creíble, objetivo, serio y transparente; no una plática para taparle el ojo al macho”.

Los disidentes hondureños también cerraron por varias horas los puentes Soberanía, Mallol y Juan Ramón Molina, los cuales unen a Tegucigalpa con Comayagüela, causando un enorme caos vial.

Posteriormente, se dividieron en dos grupos tomándose la Calle Real y la Primera Avenida de Comayagüela, para marchar explotando petardos hasta llegar al Congreso Nacional y hacer un plantón.

EXIGENCIAS
El dirigente del FNRP, Juan Barahona, expresó que una de las demandas es que no se privaticen los recursos del Estado, porque ya están quedando en manos de la empresa privada.

Asimismo, indicó que “estamos planteando que se apruebe la Ley de Reforma Agraria cuyo proyecto está en el Congreso Nacional desde abril de 2014 y también estamos apoyando a los periodistas David Romero y Edras Amado López”.

Barahona agregó que “la solución a estos problemas es que haya una voluntad y decisión política por parte del Gobierno en resolverlos, pero aquí cada vez se excluye más al pueblo”.

150 personas aproximadamente participaron en las protestas y cerraron los accesos de Comayagüela durante la mañana.