Conferencia Mundial sobre Cambio Climático: Evo Morales entrega a Ban Ki-moon la propuesta boliviana para salvar a la Madre Tierra

El presidente Evo Morales entregó el domingo al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, las “Contribuciones Previstas y Determinadas” de Bolivia para salvar a la Madre Tierra (Pachamama), detallada en 10 puntos, que forman parte de la propuesta de su país para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 21), que se realizará en París a fin de año.

“Yo quiero aprovechar este día, para que a nivel mundial no se olviden de este día. Saben que hay un debate fuerte en el mundo sobre la Madre Tierra, la Pachamama, y los gobiernos tenemos la responsabilidad de entregar un documento a las Naciones Unidas, el documento llamado Contribución Prevista Determinada Nacionalmente del Estado Plurinacional de Bolivia, un documento preparado desde Bolivia para cuidar la Madre Tierra, la Pachamama”, remarcó morales, en un acto público en el que compareció junto al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

El titular de la ONU se encuentra en Bolivia para participar en la II Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y la Defensa de la Vida, que se realiza en Tiquipaya, en el departamento central de Cochabamba.

Según Morales, la propuesta boliviana plantea en el primer punto adoptar un nuevo modelo “civilizatorio” en el mundo, sin consumismo, “guerrerismo”, mercantilismo ni capitalismo, construyendo y consolidando un orden mundial para el “vivir bien”.

El segundo punto, propone la construcción de un sistema climático basado en la responsabilidad con la Madre Tierra y con la cultura de la vida, para la realización plena de la humanidad, en su desarrollo integral.

El Presidente indígena precisó que el tercer punto del documento plantea incentivar la protección de los derechos de la Madre Tierra, de forma articulada con los derechos de los pueblos para su desarrollo integral.

Estableció que el punto cuarto de la propuesta boliviana, defiende los bienes comunes y universales, como mares, agua, espacio atmosférico, promoviendo el acceso de los pueblos al patrimonio común.

El quinto punto, aboga por la eliminación de patentes de las tecnologías y el reconocimiento del derecho humano a la ciencia y tecnología de la vida.

El mandatario boliviano explicó que el sexto punto pide a los gobiernos del mundo concebir el agua como un derecho humano.

El séptimo punto ratifica la constitución de un Tribunal Internacional de Justicia Climática y Madre Tierra, “para facilitar que los países cumplan sus compromisos internacionales con el cambio climático”, en un contexto de respeto a los derechos de los pueblos.

El documento propone en el octavo punto destinar los recursos de la maquinaria militar de las potencias imperiales y de los promotores de la guerra, para financiar las acciones de los pueblos contra el cambio climático, es decir, “en vez de que gasten plata en guerras, más bien nos den plata para cuidar el medio ambiente”.

El noveno punto, detalló, aboga por la erradicación de la mercantilización de la naturaleza y de los mercados de carbono, que promueven millones de negocios climáticos, pero no resuelven el problema de la crisis climática.

Por último, explicó que el décimo punto promueve la descolonización de los recursos naturales, de visiones coloniales ambientales sesgadas, y que ven a los pueblos del sur como guardabosques de los países del norte, y a las comunidades, como enemigos de la naturaleza.

Por otra parte, Morales informó que en la contribución boliviana, el país se compromete a triplicar la capacidad de almacenamiento de agua de 596 millones de metros cúbicos, en 2010, a 3.779 millones de metros cúbicos hasta 2030.

También aseguró que hasta 2025 se alcanzará el 100% de cobertura de agua potable en todas las regiones del país.

Hasta el 2030, dijo que en Bolivia se habrá triplicado la superficie de riego a más de 1 millón de hectáreas, respecto a las 296.368 que habían en 2010.

Además, sostuvo que se incrementará la participación de energías renovadas a 79% hasta el 2030, respecto del 39% de 2010.

La participación de energías alternativas dentro del sistema eléctrico nacional se incrementará de 2%, en 2010, a 9% hasta 2030, precisó.

El Presidente boliviano dijo que hasta 2030 Bolivia habrá incrementado su potencia eléctrica hasta 13.387 megavatios y exportará un estimado de 8.930 megavatios.

También sostuvo que hasta 2030 se llegará a 0% de reforestación ilegal y se habrá incrementado la superficie de áreas forestales y reforestadas a 4,5 millones de hectáreas hasta 2030.

La cobertura neta de bosques se habrá incrementado hasta 2030 a más de 54 millones de hectáreas, respecto a las 52,5 millones registradas en 2010, puntualizó.

“Estamos entregando este documento al hermano Ban Ki-moon como una propuesta para conservar el planeta tierra, la Pachamama”, concluyó Morales.

ABI