Ecuador: Correa reúne a todos sus embajadores y pide enfrentar campañas mediáticas contra el país

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, pidió este miércoles a los embajadores nacionales en el exterior estar “pendientes de lo que dice la prensa” afrontar “sin tregua” las campañas de desinformación “articuladas” y “maliciosas” contra el país en medios de comunicación internacionales, informó la agencia Andes.

“Ustedes también deben ser los portavoces de lo que se está haciendo en el país; (…) deben estar muy pendientes de lo que dice la prensa, porque tenemos una campaña –la hemos tenido ocho años- , pero realmente ahora es más articulada y maliciosa de desinformación, manipulación, etcétera”, afirmó.

Y añadió: “Aquí sin tregua, yo no soy de la política que hay que dejar pasar, que mejor no es elevar el perfil, no; se trata también de principios, de decir la verdad, entonces hay que contestar cada artículo que desinforme, cada artículo que tenga imprecisiones”.

Explicó que la idea es posicionar la imagen de un país que pese a las dificultades y a no tener moneda nacional, todavía tiene indicadores, logros sociales y económicos y estabilidad políticas “que envidian muchos otros países”, y señaló que organismos como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) ha reconocido el buen desempeño del gobierno en este campo.

Refirió que en este año 2015, particularmente difícil por la situación económica externa que ha impactado al país, con la caída de los precios petroleros y la apreciación de la moneda, algunos grupos han aprovechado para hacer politiquería y desinformar al respecto.

Dijo que el gobierno había programado importantes inversiones en un año “durísimo”, en el que se ha procurado evitar un colapso de la economía, tratando de mantener los equilibrios macroeconómicos básicos y ajustando el crecimiento programado, de 4% a un 0.4%.

“Fueron decisiones correctas, riesgos calculados, pero ha habido mala suerte; estábamos preparados pero el golpe ha sido durísimo y la caída del precio petróleo ya dura un año”, apuntó, y comentó que el país se prepara para el peor de los escenarios, con un precio entre 35 y 40 dólares el barril, en 2016.

Mencionó que estaba previsto también el pago de los bonos Global 2015, en diciembre próximo, de 650 millones de dólares, con lo cual el Estado ecuatoriano podrá asumir ese gasto por primera vez; sin embargo, acotó, lo que no estaba en planes era el desplome de los precios petroleros a menos de la mitad. “Eso significa 7.000 millones en pérdidas en exportación (de petróleo)”, comentó ante el canciller Ricardo Patiño y el cuerpo diplomático ecuatoriano acreditado en otros países, cuyos representantes asisten esta semana a un taller anual en Quito.

El mandatario explicó las decisiones y esfuerzos que ha hecho el país para salir del subdesarrollo con inversiones de unos 2.000 millones de dólares en proyectos estratégicos que debían haberse hecho durante décadas y antes de ver un solo centavo, como por ejemplo las hidroeléctricas en construcción, de las cuales recién entró a funcionar la primera (Manduriacu).

“Hasta el primer trimestre de 2016 estarán todas las hidroeléctricas; eso nos ahorrará en año completo (aunque no van a funcionar todo el año en 2016, entrarán poco a poco a funcionar) 1.300 millones de dólares en importación de combustibles”, acotó.

Mencionó que por otra parte se están terminando este año seis proyectos multipropósitos para el control inundaciones, con lo cual el país podrá afrontar mejor el fenómeno climático El Niño que se avizora, ya que cerca de 200.000 hectáreas estarán protegidas tras inversiones millonarias, también antes de registrar un dólar de retorno.

En cuanto a la refinería de la provincia de Esmeraldas (costa), que estaba prevista su paralización luego de 40 años de no hacerse una reparación capital, ahora exhibe un incremento en la capacidad de procesamiento de 25.000 barriles más, y los más de 100.000 que eran procesados se lo podrá hacer con mejores indicadores.

Significó que “obviamente hay un golpe en el sector real”, pero por todo lo que se ha hecho en el país la desaceleración de la economía no está afectando a los más pobres, y rechazó críticas por supuesta caída del empleo y dijo que se mantiene el mismo nivel de desempleo, al tiempo que no crece el índice de pobreza.

El jefe de Estado solicitó a los diplomáticos, además, atender los reclamos de la población ecuatoriano emigrante, promocionar la inversión y el comercio y lograr fuentes de financiamiento para atenuar la situación económica derivada de factores externos.

El canciller Ricardo Patiño, antes de la reunión, afirmó que se tomarán en cuenta los informes de los representantes en las embajadas del Ecuador, así como de los organismos internacionales.

Patiño confirmó que los embajadores también se han reunido con el vicepresidente de la República, Jorge Glas, para conocer más sobre el cambio de la matriz productiva, así como con distintos ministros. “Es una práctica muy sana”, dijo.

María Landázuri, viceministra de Movilidad Humana, señaló que los principales temas a tratar con los diplomáticos tienen relación con los derechos, alianzas, y relaciones con otros países.

Andes