Ecuador: las enmiendas constitucionales entran en su fase final

La socialización de las 16 enmiendas constitucionales que se tramitan en la Asamblea Nacional entra en su fase final previa la elaboración del informe para segundo debate en el Pleno. El asambleísta Juan Carlos Cassinelli (PAIS), presidente de la Comisión Ocasional para el tratamiento de las enmiendas, manifestó que han estado en más de 110 localidades en los ochos meses de trabajo que lleva la Comisión, con lo que la visita a territorio concluyó restando algunas videoconferencias con los migrantes.

“De cara a noviembre convocaré a la Comisión para que nos reunamos y con la sistematización que salga de estos meses se pueda elaborar el informe para segundo debate, que espero ponerlo a consideración de la Presidencia de la Asamblea a más tardar la última semana de noviembre para que en diciembre pueda convocarse al Pleno que resuelva el tema”, manifestó Cassinelli. Agregó que la socialización se ha mantenido con todos los sectores a escala nacional.

Rosa Elvira Muñoz (PAIS), integrante de la Comisión, dijo que se analizarán las observaciones que se han recogido en esta etapa. “Si tenemos que modificar, así lo haremos; y si tenemos que incrementar con respecto a las 16 propuestas que estamos socializando, así será, ese es nuestro compromiso”, dijo Muñoz.

La oposición

Frente a este panorama, los sectores que se han mostrado contrarios a la aprobación de las enmiendas por vía legislativa prepararan sus estrategias. Marcelo Larrea, director de Democracia Sí, insiste en que el paquete de enmiendas debe tratarse a través de consulta popular, por lo que el miércoles convocó al “pregón de la democracia” frente a la Corte Constitucional para exigirle que dé paso a este proceso. “Particularmente porque se trata de una reforma estructural del Estado”, señaló el dirigente. Agregó que son 13 enmiendas las que en particular deben someterse a consulta como la reelección indefinida, la labor de las Fuerzas Armadas, el rol de la Contraloría, entre otras.

Mientras tanto la Asamblea autoconvocada de Quito trabaja en su propia socialización de las enmiendas. Lo hacen a través de foros y debates en los barrios, según lo manifestado por Andrés Valdivieso, uno de sus dirigentes. El objetivo, dijo, es que la ciudadanía conozca de cerca los aspectos negativos de las enmiendas y lo inconstitucional que significaría su aprobación a través del trámite parlamentario.

Tanto Larrea como Valdivieso manifestaron que si bien todas las enmiendas preocupan, el eje de las mismas está en la reelección indefinida del Ejecutivo, y que si no se da paso a la consulta popular el camino que les queda es expresar su rechazo en las calles.

Sin embrago, Muñoz aseguró que el tema de la reelección es el que menos preocupa a la ciudadanía de lo que ha evidenciado en la socialización en territorio y que ese es un tema que solo lo topan ciertos grupos con intereses particulares. Agregó que no se está dando paso a la reelección indefinida sino a la postulación indefinida para todas las dignidades de elección popular, ya que a través del voto será el pueblo el que decida si una determinada autoridad continúa o no en el cargo, ejerciendo una verdadera democracia.

La Hora