El 2 de noviembre se instalará comisión parlamentaria que investigará nexos de políticos y funcionarios peruanos con corrupción en Petrobras

El caso Lava Jato es la investigación más grande contra la corrupción en toda la historia de Brasil. Funcionarios de las más altas esferas de poder del gobierno del expresidente Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva están involucrados en ella. Lamentablemente, el Perú también está conectado.

Debido a estas ramificaciones es que el legislador fujimorista Jesús Hurtado anunció que este 2 de noviembre se instalará la comisión parlamentaria que investigará los nexos de esta red de corrupción con políticos y funcionarios peruanos.

Hurtado precisa que el fujimorismo no tiene interés en presidir el grupo investigador. Asimismo, el congresista considera que la parte más importante de la investigación se ha llevado a cabo en Brasil. “La parte más importante de lo que se ha investigado está allá, por lo que sería absurdo empezar acá desde cero”, aclaró a Andina.

El grupo investigador estará integrado por Karina Beteta (FP); y los parlamentarios Daniel Abugattás, Josué Gutiérrez (NGP), Juan Pari (DyD), Carmen Omonte (PP) y Mauricio Mulder (CP).

¿QUÉ ES EL CASO LAVA JATO?

Un grupo de directivos de grandes empresas en Brasil repartían un porcentaje de cada obra concesionada a la empresa brasilera Petrobras (la petrolera más grande e importante de dicho país) con políticos y otros funcionarios. Los sobornos y transferencias ilegales, como informó El Comercio, ascienden a US$4,000 millones.

¿QUÉ TIENE QUE VER EL PERÚ?

José Dirceu, brazo derecho de Lula Da Silva, y uno de los peces gordos que ya cayó en esta investigación, vino el 2008 a nuestro país para reunirse con dos ministros apristas y un funcionario del gobierno. Quería ganar contratos de infraestructura en su beneficio.

Por su parte está Zaida Sisson, casada con Rodolfo Beltrán Bravo, exministro del primer gobierno de Alan García, y cercana a Dirceu. Según un colaborador eficaz, ella habría recibido dinero (cerca de US$210,000) de empresas para obtener contratos de obras públicas en nuestro país durante el segundo gobierno aprista.

Sisson, Dirceu y Javier Velásquez Quesquén, primer ministro de Alan García, se reunieron en la sede de la PCM en el 2009 para “intercambiar experiencias de los gobiernos peruano y brasileño”. No solo eso, Sisson visitó hasta siete veces Palacio de Gobierno durante el gobierno aprista.

Finalmente, el expresidente Alan García y Jorge del Castillo fueron incluidos recientemente en una lista de quince testigos presentada por los abogados de José Direcu a fin de que se le retire la denuncia por corrupción, lavado de dinero y organización criminal.

¿SOLO EL APRA ESTÁ INVOLUCRADO?

No, de hecho se sabe que Zaida Sisson también se reunió con Rocío Calderón, exfuncionaria de Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado (OSCE) y amiga cercana de Nadine Heredia.

Por otra parte, Ricardo Pessoa, dueño de la constructora UTC Engenharia (y también investigado en el caso Lava Jato) confesó que Sisson sería el intermediario con el gobierno de Ollanta Humala. También detalló que tenía contactos políticos que podían facilitarle reuniones con ministros y con el propio Ollanta Humala.

Por tal motivo que resulta problemática la elección del congresista que presidirá de la comisión de investigación (que se elegirá el mismo día en el que empiece sus funciones). Tanto la bancada nacionalista, como la del APRA se encuentra involucradas.

Mauricio Mulder ya ha precisado que su bancada no tiene interés en dirigir la investigación del caso Lava Jato. El nacionalismo aún no se ha pronunciado.

Perú21