El clima de violencia, principal preocupación de cara a los comicios del domingo

A solo siete días de las próximas elecciones haitianas prevalecen hoy serias preocupaciones que mantienen en vilo a quienes ejercerán el sufragio el domingo venidero.

El tema que más perturba es el de la seguridad pese al esfuerzo de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (Minustah) y la Policía Nacional (PNH).

La Representante Especial del Secretario General de la ONU, Sandra Honoré, destacó el compromiso de la PNH a tomar medidas para mejorar la seguridad antes, durante y después de la jornada electoral.

El viernes último al menos cuatro personas murieron y 140 fueron arrestadas durante violentos enfrentamientos entre bandas y fuerzas del orden en la populosa barriada de Cité Soleil, periferia norte capitalina.

El suceso preocupa más porque la pasada semana grupos de policías se manifestaron en el mercado capitalino y exigieron justicia por ocho colegas asesinados por bandas armadas en las últimas semanas.

Con pancartas y vestidos de blanco, los oficiales reclamaron mejoras en sus condiciones de trabajo, apoyo a las familias de las víctimas y amenazaron con “pasividad” en las elecciones si no atienden su pedido.

La jefatura de la PNH tuvo que exhortar a sus agentes a colaborar para garantizar la seguridad el día de las presidenciales y les recordó que tienen la misión de asegurar la protección de miles de votantes.

Los comicios del 25 de octubre tienen como antecedente la primera vuelta de las legislativas del 9 de agosto, cuando hubo fraudes, irregularidades y violencia que limitaron sus resultados.

Aquellos resultados siguen siendo objeto de críticas por parte de diversos sectores de la vida nacional, incluidas organizaciones de derechos humanos y partidos políticos.

El espacio de Resistencia Patriótica, creado 30 de septiembre, mantiene su demanda de disolver la institución electoral, anular aquellas elecciones y establecer un gobierno de transición para salir de la crisis.

A eso se suma la dimisión del consejero electoral Nehemías José, y la decisión del gobierno de nombrar en su lugar a Carline Viergelin, una figura que no representa a los sectores de vudú y campesinos.

Otro detalle ha sido el cuestionamiento de las encuestas. La firma Sigma coloca en primer lugar de preferencias a Maryse Narcisse, candidata de Fanmi Lavalas, la principal organización opositora.

Sin embargo, sondeos de la Oficina de Informática e Investigación y Desarrollo Económico y Social y la Universidad dan la preferencia a Jude Celestin, de la Liga Alternativa por el Progreso y Emancipación Haitiana.

Luego ubican en segundo lugar a Jovenel Moise, del oficialista Partido Haitiano Tet Kale (PHTK), seguido de Jean Charles Moise (de la plataforma Pitit Dessaline) y en cuarto lugar queda Narcisse.

El ex presidente del Senado Simon Desras, candidato presidencial del Partido para la Liberación de las Masas e Integración Social (Palmis), terminó retirándose de la carrera electoral y declaró su apoyo a Celestin.

Esa baja en la lista de 53 candidatos presidenciales no se hizo sentir, porque el exceso de propuestos, de los cuales se desconocen datos y perfiles, marca la indecisión de electores que no saben por quién votar.

Prensa Latina

Haïti-Politique : Les Nations Unies, prêtes à sécuriser les élections du 25 octobre dans un contexte d’inquiétude

AlterPresse