El ELN reconoce ataque en el que mueren 12 soldados: “se dio en un contexto de guerra”

En horas de la noche de este martes el ELN a través de un comunicado admitió su responsabilidad en el ataque contra una patrulla del Ejército que escoltaba a una comisión de la Registraduría Nacional en el que fueron asesinados 12 uniformados y otros tres resultaron heridos.

Aceptan además que secuestraron a los militares Andrés Felipe Pérez y Kleider Antonio Rodríguez a la vez que niegan que en el momento de la emboscada se encontraran presentes funcionarios de la Registraduría. (Lea: Capturan a tres guerrilleros del ELN, responsables de emboscada en Boyacá)

“Están en nuestro poder como prisioneros de guerra, Andrés Felipe Pérez y Kleider Antonio Rodríguez, los dos están en perfecto estado de salud y serán liberados en los próximos días para lo cual exigiremos garantías de seguridad para ellos de parte del Gobierno Nacional”, dice el comunicado.

Aunque confirman que el ataque ocurrió a las 4:00 de la mañana en el municipio de Güicán, señalan en el texto que las víctimas mortales serían 18 y no 12 como lo asegura el Ministerio de Defensa. (Lea: Son 12 los uniformados muertos tras emboscada del ELN)

Como respuesta a la advertencia del presidente Juan Manuel Santos frente a que están equivocados si creen que con estas acciones terroristas van a motivar a que el Gobierno se siente a dialogar con ellos, el grupo guerrillero dice que este hecho no contradice “nuestros anhelos de paz sino que corresponde al contexto de guerra”.

Por tal razón le insiste al Gobierno en un cese el fuego bilateral para adelantar los diálogos de paz con esta organización al margen de la ley y evitar de esta forma más víctimas del conflicto.

Este martes se conoció la denuncia que hizo el comandante de la Octava División del Ejército, general Adelmo Fajardo a través de Noticias RCN, quien rechazó la crueldad de ese grupo guerrillero que además de quitarle la vida a 12 héroes de la patria les instaló en sus cuerpos explosivos para que cuando acudieran tropas del Ejército a su rescate la tragedia fuera mayor.

El Espectador