Argentina: con mínima ventaja, Scioli competirá con Macri en el primer balotaje de la historia y el oficialismo pierde la provincia de Buenos Aires

Vea los resultados aquí: http://www.resultados.gob.ar/resultados/dat99/DPR99999A.htm

Scioli y Macri definirán el 22 de noviembre en el primer balotaje de la historia

El candidato del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, ganó con el 36,7% de los votos contra el 34,48% de Mauricio Macri de Cambiemos (escrutadas 95,83% de las mesas), por lo que ambos dirigentes disputarán el primer balojate de la historia el próximo 22 de noviembre para dirimir quien será el próximo presidente de la Argentina.

La historia sólo registra dos escenarios de balotaje que no fueron concretados: en 2003, con el renunciamiento de Carlos Menem ante Néstor Kirchner, y otro en 1973, cuando el radical Ricardo Balbín se bajó de la compulsa ante Héctor Cámpora.

Los resultados de las elecciones generales de este domingo muestran un estancamiento en los votos de Scioli y un aumento en los apoyos que consiguió Macri con respecto a los resultados que obtuvieron en las primarias del 9 de agosto.

En las PASO, Macri había (sumando los votos de Ernesto Sánz y Elisa Carrió, con quienes compitió en la interna de Cambiemos) el 30,07%, mientas que Scioli había obtenido el 38,41%.

Sin dudas, Macri se favoreció de la excelente elección que realizó la candidata de Cambiemos María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires, quien será la próximo gobernadora bonaerense.

En cuanto al resto de los candidatos a presidente, Sergio Massa, de la alianza UNA, obtuvo el 21,23%; Nicolás del Caño, de la Izquierda, el 3,38%; Margarita Stolbizer, de Progresistas, el 2,64% y Adolfo Rodríguez Sáa, 1,75%.

Antes de que se conozcan los resultados, los propios candidatos confirmaron con sus discursos el escenario de balotaje. Primero fue Scioli quien al tiempo que pidió esperar los datos oficiales, lanzó un discurso de campaña de cara al balotaje, en el que lógicamente polarizará el voto con Macri.

“Existen dos visiones del presente y el futuro de la Argentina”, disparó Scioli en referencia Mauricio Macri de Cambiemos.

Más tarde, fue Macri quien desde el búnker de Cambiemos en Costa Salguero afirmó que “me voy a ganar la confianza de aquellos que no me votaron” y volvió a peronizar su discurso al levantar las banderas de la “justicia social”.

El balotaje fue introducido como mecanismo de resolución electoral en la reforma constitucional de 1994, merced al pacto de Olivos que suscribieron el líder del radicalismo, Raúl Alfonsín, y el entonces presidente, Carlos Menem, y que posibilitó la reelección del riojano por un período más.

Por esa cláusula se estableció que si el candidato más votado alcanzaba el 45% de los sufragios, se consagraba ganador y evitaba el balotaje.

Pero si no llegaba a esos guarismos, y en cambio obtenía el 40% de los sufragios y le sacaba una diferencia de más 10 puntos porcentuales a su competidor más cercano, también podía acceder a la primera magistratura del país.

Este sistema de segunda vuelta es notoriamente diferente al tradicional, en el cual se contempla la posibilidad de la realización de una segunda vuelta si el candidato más votado no supera la mitad más uno de las voluntades emitidas.

Este sistema de segunda vuelta es el que rige en Capital Federal, para elegir jefe de Gobierno porteño, y en Tierra del Fuego, Corrientes y Chaco para designar al titular del Ejecutivo provincial.

Ámbito Financiero

El Frente para la Victoria se mantiene como la fuerza mayoritaria en Diputados

El FPV consigue mantenerse como fuerza mayoritaria en la Cámara baja, al sumar, junto a sus aliados, 114 de las 257 bancas. En tanto el intebloque PRO y el radicalismo, con 43 bancas cada uno, merced a la buena elección de Cambiemos, se disputan el segundo lugar en la Cámara.

El resto del equilibrio de fuerzas que surge de los resultados provisorios registrados hasta las 2 de la madrugada, muestra al Frente Renovador con 27 integrantes, al peronismo opositor con 13 bancas; a la Coalición Cívica con 7; a Progresistas con 6; a la Izquierda con 4 y a Proyecto Sur con 1.

El Frente para la Victoria tendría 97 legisladores propios -21 menos que en la actualidad- y 17 aliados -cinco menos que en la actualidad; por lo que, pese a restar 26 bancas continuará siendo el bloque mayoritario y, consecuentemente, quien elija al presidente de la Cámara.

Entre los aliados que más diputados le suman al kirchnerismo se encuentran el Frente Cívico por Santiago del Estero, con 6 bancas, y el Movimiento Popular Neuquino con 2.

Entre propios y aliados, el oficialismo tuvo la mayor pérdida de bancas en la provincia de Buenos Aires, donde restó 9; Córdoba, con dos y Ciudad de Buenos Aires, con dos; en tanto sólo obtuvo margen positivo en Tierra del Fuego, donde sumó una banca.

En el desglose de las bancas obtenidas por Cambiemos, el PRO y sus aliados, que ponían seis escaños en juego, obtendrían 26, las que sumadas a las 17 con mandato hasta 2017, totalizarían 43, un número que le permite despegarse del massismo en la lucha por ser tercera fuerza de la Cámara y lo ubica en la disputa por ser el segundo espacio.

La provincia de Buenos Aires con una ganancia de 9 bancas; y la Ciudad de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, con dos en cada distrito, fueron los lugares en los que el macrismo apuntaló su diferencia.

La Unión Cívica Radical, que puso 12 bancas en juego, conseguiría 19, que sumadas a las 24 que tiene vigentes totalizaría las 43, que le representan un aumento en relación a las actuales aunque la amenaza de bajar de la condición de segunda fuerza.

El mejor resultado para la UCR se dio en la provincia de Buenos Aires, donde consiguió tres bancas sobre una que ponía en juego, mientras que consiguió sumar una por Salta, Santa Fe, Santa Cruz, Formosa, Mendoza y Catamarca.

El massismo, que ponía en juego 8 de sus 19 bancas, consiguió sumar 16, por lo que a partir del 10 de diciembre tendría un interbloque de 27 integrantes, lo que le da un saldo positivo de cinco, aunque resigna su condición de tercera fuerza.

El peronismo opositor, un espacio no integrado en interbloque y en el que se cuentan los diputados referenciados en el cordobés José Manuel de la Sota, en el puntano Adolfo Rodríguez Saá y en el chubutense Mario Das Neves, pasaría de 10 a 13 legisladores.

De las tres nuevas bancas, cada uno de esos espacios aportaría una.

Entre las fuerzas minoritarias de la Cámara, la Coalición Cívica, que no ponía ninguna de sus seis bancas en juego, logró sumar un escaño gracias a la participación en el frente Cambiemos por la provincia de Córdoba.

Progresistas fue uno de los grandes perdedores de la jornada al resignar siete escaños: de sus 13 bancas puso 9 en juego y sólo obtuvo dos, por lo que desde el 10 de diciembre tendrá sólo seis.

El mal resultado del Socialismo en Santa Fe, donde perdió tres bancas y del GEN en la provincia de Buenos Aires, donde resignó cuatro; signaron el resultado negativo de lo que fuera el Frente Amplio Progresista, que encontró algo de alivio en la buena elección de Libres del Sur en Capital Federal.

La izquierda no ponía bancas en juego y finalmente consiguió una en la provincia de Buenos Aires, por lo que su interbloque quedará integrado por cuatro miembros.

La restante banca, que completa los 257 diputados, pertenece a Proyecto Sur, con mandato hasta diciembre de 2017.

Con estos resultados dejarán de tener presencia en Diputados, Unidad Popular, de Claudio Lozano y Víctor De Genaro, (tres bancas); el juecismo de Córdoba (con dos) y el Movimiento Popular Fueguino (una).

Télam

El kirchnerismo tendrá la mayoría de las bancas que Argentina tendrá en el Parlasur

El Frente para la Victoria se quedaría con 26 de las 43 bancas que Argentina tendrá en el Parlasur a partir del 14 de diciembre, en tanto que Cambiemos obtendría 11 y UNA sumaría 4, de acuerdo a los resultados provisorios registrados hasta la medianoche.

El oficialismo nacional obtendría las 26 bancas a partir de la suma de las 18 conseguidas en esa cantidad de provincias y de las 8 que sumaría en la categoría distrito único.

En segundo lugar se ubica Cambiemos, que conseguiría 7 bancas por distrito único y las cuatro por los triunfos en Mendoza, en la Ciudad de Buenos Aires, en Córdoba y en La Rioja.

UNA, el espacio de Sergio Massa y José Manuel De la Sota, llega al tercer lugar con cuatro bancas por el distrito único.

En cuarto lugar, con una banca obtenida por su provincia, se ubicó Compromiso Federal, el partido del peronismo de San Luis liderado por los hermanos Rodríguez Saá.

La banca restante la consiguió una alianza que formaron en la provincia de Jujuy el Frente Renovador y la UCR, y que le permitió a un representante de éste último partido llegar al Parlasur.

Con estos resultados, a partir del 14 diciembre comenzarían a trabajar como representantes en el Parlasur, elegidos por distrito único, los kirchneristas Jorge Taiana; Agustín Rossi; Teresa Parodi; Daniel Filmus; Milagro Sala; Eduardo Valdez, Víctor Santamaría y Julia Perié.

Por Cambiemos, elegidos por distrito único, lo integrarán la referente de la Coalición Cívica Mariana Zuvic; el macrista Fabián Rodríguez Simón, la radical Lilia Puig de Stubrin, el juecista Walter Nostrala, el duhaldista Osvaldo Mércuri, la radical María Luisa Storani y Daniel Ramundo.

Los 4 parlamentarios de UNA serán Jorge Vanossi, Sandra López, Alberto Asseff y Hernán Olivero. En tanto, entre los nombres elegidos por cada uno de los distritos se destacan los de Gabriel Mariotto (vicegobernador, Buenos Aires); Francisco Pérez (gobernador, Mendoza); Gerardo Zamora (senador,Santiago del Estero), José López (secretario de Obras Públicas,Tucumán) y Oscar Parrilli (titular AFI, Neuquén), todos por el Frente para la Victoria.

Los comicios de ayer tuvieron como novedad la elección directa de los 43 representantes argentinos ante el Parlasur, 19 por el distrito nacional y 24 parlamentarios por las provincias y la ciudad de Buenos Aires, fueron una de las novedades de estas elecciones nacionales.

La elección de los nuevos representantes a través del voto directo de los ciudadanos, es un cambio importante ya que hasta ahora quienes tienen esa representación son miembros del Congreso Nacional, elegidos por cada una de las dos cámaras.

El Parlasur -creado en diciembre de 2006, sustituyendo la Comisión Parlamentaria Conjunta- es un “órgano unicameral, independiente y autónomo, que tiene como función principal velar por el cumplimiento de las normas del Mercosur para avanzar con los objetivos de armonización en los intereses de la región”.

En diciembre del año pasado, el Congreso sancionó la ley que establece su elección, para dar cumplimiento al protocolo constitutivo del Parlamento del Mercosur que fue firmado en 2005 por los entonces presidentes Néstor Kirchner (Argentina), Luiz Inacio Lula Da Silva (Brasil), Nicanor Duarte Frutos (Paraguay) y Tabaré Vázquez (Uruguay). Este protocolo prevé que la integración del parlamento del Mercosur deberá surgir de la elección por los propios ciudadanos de cada país, a través del voto directo, universal y secreto.

Actualmente, el Parlasur está integrado por 188 miembros: 76 parlamentarios de Brasil, 43 de Argentina, 33 de Venezuela, 18 de Uruguay y otros 18 de Paraguay, que es -hasta el momento- el único país que elige a sus parlamentarios regionales de manera directa.

Minuto Uno

Ganó Vidal y será la primera gobernadora de Buenos Aires

Con el 93 por ciento de las mesas escrutadas, la referente del PRO obtenía 39 puntos, relegando al segundo lugar al jefe de Gabinete, que cosechaba 35 por ciento.

De mantenerse la diferencia a favor de la vicejefa de Gobierno porteño, Vidal logrará un hecho histórico, al convertirse en la primera mujer en gobernar la provincia más grande y de mayor peso electoral en el país.

“Esta noche estamos haciendo Historia, hicimos posible lo imposible, cambiamos resignación por esperanza. Sólo quiero decirles: ¡Gracias! Un gracias enorme, gigante por tanta confianza”, sostuvo la dirigente macrista al salir al escenario del búnker instalado en Costa Salguero minutos después de que se difundieran los primeros datos oficiales.

Y agregó: “Quiero que sepan que los escuché, que escuché su mensaje de hoy, un mensaje de diálogo, de estar cerca, de trabajar mucho. ¿Saben lo que dicen los millones de votos que nos encontramos esta noche? ¡Se puede, se puede!”.

El candidato del Frente para la Victoria, en tanto, e encontraba esta noche en el Hotel Intercontinental junto a su equipo de campaña y no había ofrecido su mensaje tras conocerse los resultados del escrutinio provisorio.

En tanto, el postulante de UNA, Felipe Solá, reconoció tempranamente su “tercer puesto”, al que accedía con el 19 por ciento, casi la misma cifra que había obtenido en las PASO.

Al admitir su derrota, poco después de las 22, el diputado nacional se había referido a la posibilidad de que la candidata de Cambiemos fuera gobernadora: “Si fuera Vidal, le recomiendo que tenga la moderación y la amplitud necesaria para gobernar una provincia tan difícil”.

Finalmente, el postulante del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), Néstor Pitrola, se quedaba con el cuarto puesto con el 3 por ciento, mientras que su par de Progresistas, Jaime Linares, quedaba último con 2 puntos.

Ámbito Financiero

El GBA fue clave para Macri y Vidal en medio del adiós de más caudillos

Ocho millones de votantes habilitados, lo que representa dos de cada tres de la provincia de Buenos Aires y el 25% del total del país. El conurbano tiene ese peso específico en el mapa político y volvió a ser definitorio en una elección presidencial y provincial. Esta vez, lejos estuvo el FpV de sus domingos más felices en el bastión donde se libra la madre de todas las batallas. Daniel Scioli no lograba allí la diferencia que necesitaba para evitar el balotaje, al tiempo que Cambiemos crecía para apuntalar el sorpresivo resultado de Mauricio Mauricio y el triunfo que conseguía María Eugenia Vidal para la Gobernación. El avance de esta fuerza no paraba ahí: también ganaba intendencias históricamente peronistas en batacazos que se llevaban puestos a caudillos que parecían inamovibles. Entre ellos, Hugo Curto, el que más tiempo acumulaba en el poder con 24 años en Tres de Febrero.

Luego de las primarias, Scioli salió a captar más apoyo en el GBA con inauguraciones de túneles y otras obras sensibles, caravanas y constantes fotos junto a los jefes comunales. Para frenarlo, Macri no se quedó atrás en cuanto a visitas, jugó a fondo la carta de Vidal por su buena llegada a los vecinos con su imagen “de barrio”, y machacó con su mensaje del “voto útil” para concretar un cambio.

A Scioli finalmente no le fue como esperaba y sus números evidenciaban un retroceso en la mayoría de los municipios respecto de agosto. Este panorama alcanzaba incluso a la Tercera Sección electoral, su fortaleza. En 2011, cuando fue reelecto en la Provincia con el 55%, había trepado al 60% en La Matanza y el 66% en Lomas de Zamora, los dos distritos más populosos, que en conjunto reúnen un millón y medio de electores. Ahora quedaba por debajo del 50% en ambos. Es sólo una muestra del caudal que el FPV resignó en apenas cuatro años.

Esta fuga representaba también resignar el poder en municipios emblemáticos a manos del PRO. El macrismo daba acaso su golpe más sonoro en Tres de Febrero, donde el periodista e historiador Diego Valenzuela le sacaba más de diez puntos a Curto. También desplazaba por una amplia diferencia en Morón al sabbatellismo, que llevaba 16 años de gobierno: se imponía Ramiro Tagliaferro, el esposo de Vidal. El tercer impacto llegaba en el sur de la mano del carismático chef Martiniano Molina, quien coronó en Quilmes mientras Francisco “Barba” Gutiérrez (había asumido en 2007) reconocía su derrota cantando la Marcha Peronista. El cuarto distrito que ayer se teñía de amarillo era Pilar, donde Nicolás Ducoté desplazaba a Humberto Zúccaro (tres períodos en el cargo). Y con lo justo Néstor Grindetti se subía al carro de la victoria en Lanús, relegando al secretario de Justicia de la Nación, el camporista Julián Alvarez. Hasta ayer, el PRO sólo tenía un “intendente puro” en el GBA, Jorge Macri en Vicente López, más el aliado Gustavo Posse en San Isidro. Los dos se aseguraban la reelección por más del 50%.

En un tablero que se movió como pocas veces para una misma elección, el massista Luis Acuña (en Hurlingham desde 2001) se sumaba a los caudillos que resignaban su territorio: se confirmaba la caída que se veía venir contra Juan Zabaleta. El mismo camino de salida tomaba el “camaleónico” Jesús Cariglino, quien estaba desde 1994 en Malvinas Argentinas y caía contra Leonardo Nardini, del FpV. Al caudillo del FR no le alcanzó el corte de boleta, estrategia que sí salvaba a su compañero de fuerza Joaquín de la Torre en San Miguel frente al sciolista Franco La Porta.

Los demás cambios de jefes comunales se dieron sin sorpresas. Los verdugos de Raúl Othacehé y Mariano West en agosto, Gustavo Menéndez y Walter Festa, retuvieron Merlo y Moreno para el FpV. El funcionario provincial Mariano Cascallares, quien venía de aplastar a Darío Giustozzi, ganó cómodo Brown. Al igual que Mario Ishii en su retorno a José C. Paz, y Verónica Magario, sucesora de Fernando Espinoza en La Matanza.

Uno de los pocos intendentes que pudo revertir un flojo resultado en las primarias fue Gabriel Katopodis en San Martín, que ya sin competencia de otras boletas del FpV superó a Ricardo Ivoskus (Cambiemos). Por la misma circunstancia crecía fuerte Julio Pereyra en Florencio Varela para obtener su octavo mandato. Para el massismo quedó intacto el núcleo donde surgió, Tigre y San Fernando, con la continuidad de Julio Zamora y Luis Andreotti.

Clarín