Gobierno uruguayo y empresa Philip Morris culminaron presentación de alegatos en el CIADI por diferendo comercial

De esta forma, culminó en la víspera el proceso de arbitraje que insumió más de dos años de presentaciones. En poco más de seis meses, el Tribunal arbitral debería laudar en forma definitiva e inapelable.

El Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), ligado al Grupo Banco Mundial, como es su política habitual, mantiene total reserva sobre el contenido de las audiencias y el proceso arbitral. Ayer, una fuente cercana a la delegación de Uruguay confió a LA REPUBLICA que existe cierto “margen para ser optimistas” aunque hay que aguardar la decisión final. Ayer por la mañana, le tocó a nuestro país presentar su alegato final. Por la tarde, lo hizo la tabacalera.

Casi a la misma hora, pero en Paris, el presidente Tabaré Vázquez, impulsor de las políticas antitabaco desde su primer gobierno en 2005, era ovacionado al hacer referencia a la lucha contra el tabaco, durante el desayuno organizado por la revista Politique Internationale ante un selecto grupo de empresarios. Vázquez destacó que “la política prohibicionista en el mundo fracasó, igual que la Ley Seca” y agregó: “Yo les pregunto, ¿no hay que ensayar algo distinto al prohibicionismo?”.

“Sobre el cannabis decimos que no hay que consumir drogas, pero el problema está”, afirmó el primer mandatario uruguayo.

“Seguimos una política humanista y le sacaremos mercado al narcotráfico”, agregó. “Quien consume droga no es un delincuente”, sentenció.

En cuanto al litigio con Philip Morris comentó que Uruguay fue el primer país de América Latina en librar batalla contra el tabaquismo y que para él lo “más importante es la salud”.

De aquí en más, solo cabe aguardar el laudo del Tribunal arbitral que será inapelable. La fuente consultada estimó en seis meses el tiempo que tardará el Tribunal en pronunciarse.

El Tribunal está compuesto por tres árbitros, dos de los cuales fueron designados por cada una de las partes. Además, hay un tercero que es el presidente y que es nombrado de común acuerdo con los litigantes.

El denominado caso Philip Morris contra Uruguay es un proceso judicial iniciado el 19 de febrero de 2010, en el cual la multinacional tabacalera Philip Morris International (PMI), cuya casa matriz se localiza en Lausanne, inició una demanda internacional. El país ha recibido elogios por su campaña por la salud. Philip Morris demandó al Uruguay por un monto de 25 millones de dólares alegando una violación del tratado bilateral de inversión entre Suiza y Uruguay.

Este acuerdo protege las inversiones hechas en Uruguay, incluyendo marcas, propiedad intelectual y empresas comerciales en curso.

La fuente consultada cercana al Poder Ejecutivo dijo a LA REPUBLICA que las medidas adoptadas por nuestro país “no tienen marcha atrás, sea cual sea el fallo”. “El tribunal no le puede decir a un Estado que derogue sus normas. Es una competencia del Estado”.

Por su parte, el ministro de Salud Pública Jorge Basso junto al secretario de la Presidencia Miguel Toma, estuvo la semana pasada en Washington. Ayer, dijo que “seguramente” en 2016 el tribunal arbitral fallará.

“Este tribunal de CIADI seguramente el año que viene va a dictaminar”, dijo Basso sobre este proceso, que comenzó en 2010 con la demanda de PMI para solicitar el arbitraje internacional contra el Estado uruguayo al entender que dos de sus regulaciones antitabaco violan el citado TBI.

En concreto, la multinacional se opone a la prohibición de vender más de una variedad de cada marca de cigarrillos y a las advertencias sanitarias que desde 2009 cubren el 80 % tanto en la parte frontal como posterior de la cajetilla.

La República