Ministerio de Salud permitirá la venta de medicamentos derivados de la marihuana

Un largo trámite debían seguir las personas ante el Instituto de Salud Pública (ISP), para lograr importar un fármaco que tuviera productos derivados de cannabis sativa para el tratamiento de una enfermedad. Ante ello, el gobierno anunció que emitirá un decreto para que los medicamentos que posean componentes de esta sustancia puedan ser adquiridos con receta retenida en las farmacias.

El anuncio fue hecho por el Ministerio de Salud a los diputados de la Comisión de Salud de la Cámara, el martes pasado, en el marco de la discusión del proyecto que modifica la Ley 20.000 para permitir la despenalización del autocultivo de cannabis y permite su consumo con fines terapéuticos y recreativos.

El subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows, explicó que se realizará un cambio al Decreto 405 de la cartera sanitaria, que pasará el estupefaciente de la lista I a la IV, con el fin de que puedan prescribirse esos fármacos “con la autorización de un especialista, receta retenida y control de stock”. Aseveró que de esta manera se facilitará el acceso al producto a las personas que hasta ahora lo solicitaban al ISP, entidad que daba un permiso provisorio, tras el estudio del fármaco. El documento deberá ser firmado por la Presidenta Michelle Bachelet, y luego ingresará a toma de razón por la Contraloría.

Alex Figueroa, director del ISP, añadió que el único insumo aprobado para su distribución en Chile es el Sativex, spray sublingual usado por enfermos para morigerar los síntomas y efectos de enfermedades como epilepsia o algunos cánceres. “Se podría esperar que con esta medida se experimente un aumento a nivel de producción nacional y de otros países”, sostuvo la autoridad.

Estudios

La decisión generó el rechazo de la Sociedad de Anestesiología de Chile, entidad que alertó que no hay un impacto comprobado de los medicamentos con derivados de la sustancia.

Marco Guerrero, presidente de esa organización, afirmó que “no se sabe si los fármacos con esta sustancia tienen efectos adecuados, en comparación con otras drogas que existen. No es un medicamento milagroso para curar el dolor”. Además, dijo que un producto como el Sativex tiene un costo de $ 3 millones mensuales para una persona, por lo que su precio “tampoco es conveniente o más bajo”.

Para Karla Rubilar, diputada independiente, la decisión del Ministerio Salud “no basta. El gobierno debe dar como señal que apoyará el autocultivo que es la forma en que los pacientes pueden acceder a tratamientos a menor costo y sin depender de los laboratorios”.

El presidente del Colegio Médico Enrique Paris, precisó que se debe permitir la venta de estos medicamentos como un “complemento” a la terapia tradicional. “Debe ser autorizado siempre que se cumpla con estudios científicos que demuestren su eficacia, tener un registro que da el ISP y que el laboratorio tenga buenas prácticas de manufactura”, dijo.

Ana María Gazmuri, directora de la Fundación Daya, valoró la medida, pero señala que se debería aprobar cualquier formato de productos con cannabis que sean medicinales “como cogollos, extractos, aceites, alimentos y todo el que se quiera utilizar el paciente”. Sobre el proyecto de generación de un nuevo medicamento, dijo que el laboratorio está en fase de preparación de la producción, para luego ser sometido a pruebas clínicas en el Hospital San Borja Arriarán de Santiago y expendido a bajo precio a los pacientes que requieran.

La Tercera