ONU: bloqueo contra la isla, a las puertas de una nueva condena

La Asamblea General de la ONU votará mañana un nuevo proyecto de resolución sobre la necesidad de poner fin al bloqueo estadounidense contra Cuba, jornada en la que se espera la condena al cerco en ese foro por vigesimocuarta ocasión consecutiva.

Los resultados de los últimos años, la postura fijada por mandatarios de los cinco continentes hace menos de un mes y el reconocimiento por el propio presidente norteamericano, Barack Obama, de que “el embargo (bloqueo) no debería estar más en vigor”, neutralizan cualquier duda acerca de la posición de la comunidad internacional.

Esta vez la sesión transcurre en un escenario inédito, luego del restablecimiento de relaciones entra La Habana y Washington, en julio pasado, aunque el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por más de medio siglo sigue en plena aplicación, porque desde 1996 se convirtió en ley del Congreso norteamericano, al cual corresponde levantarlo en sus principales aspectos.

HISTORIA DE LAS VOTACIONES

El 46 Período de Sesiones de la Asamblea General, en 1991, fue escenario -por primera vez- de la presentación de la iniciativa para eliminar el cerco, pero las presiones de Estados Unidos sobre muchas naciones llevaron a retirarlo.

Al año siguiente, el proyecto fue introducido nuevamente en la ONU, y la Asamblea General se encargó de respaldar la demanda de Cuba de detener el bloqueo, con el apoyo de 59 países, el rechazo de tres y la abstención de 71, mientras 46 se ausentaron de la votación, sin dudas los dos últimos casos por la cruzada de la Casa Blanca.

Desde 1992, el planeta ha reclamado año tras año el fin de las unilaterales sanciones y su extraterritorial alcance, de manera categórica y con un claro ritmo de crecimiento, hasta alcanzar los 188 votos a partir de 2012.

Nunca, más de cuatro gobiernos han mostrado su oposición a la iniciativa, con Estados Unidos e Israel como los únicos en los dos últimos años en pulsar el botón rojo.

Bastaría señalar que comenzando en 2005, siempre al menos 182 naciones han dado su visto bueno a la necesidad de levantar el bloqueo

ACTUAL ESCENARIO

Entre el 28 de septiembre y el 3 de octubre, la Asamblea celebró su 70 debate general anual, foro en el que si bien fue amplio el respaldo al acercamiento Washington-La Habana, igual lo fue el llamado al fin del prolongado cerco.

La plenaria escuchó a 47 jefes de Estado o de Gobierno y cancilleres abogar por el cese del bloqueo, medida que recibió calificativos de anacronismo, injusticia, obstáculo al desarrollo, acto sin sentido, reliquia de la guerra fría y asfixia para el pueblo de la isla.

Obama reiteró en su discurso el pedido al Congreso de eliminar las sanciones, consideradas por Cuba un obstáculo para la normalización de los vínculos bilaterales.

“Creo que como siempre, Cuba contará en Naciones Unidas con la máxima solidaridad de todo el mundo”, señaló a Prensa Latina el embajador de Venezuela ante la ONU, Rafael Ramírez, a propósito de la nueva votación.

De acuerdo con el diplomático, el brutal castigo apenas cuenta ya con partidarios en los sectores más atrasados, incluso dentro del propio Estados Unidos”.

Por su parte, el representante permanente de El Salvador aquí, Rubén Zamora, llamó al bloqueo una medida “injusta e inútil, que solo responde a los intereses de pequeños grupos empeñados desde la nación norteña en mantener el distanciamiento entre los dos países”.

La reanudación de vínculos representa una decisión positiva que merece el apoyo de la comunidad internacional, pero resulta contradictoria la vigencia del castigo en ese nuevo escenario, advirtió.

En diálogo con Prensa Latina, el embajador salvadoreño recordó que el presidente Obama cuenta con poderes ejecutivos suficientes para hacer ver cada vez más la inutilidad del bloqueo.

Prensa Latina