Organizaciones de DDHH de la región debatieron en Brasil sobre los avances y retrocesos después de 40 años de la Operación Cóndor

Cerca de 150 representantes de entidades y organizaciones de derechos humanos y víctimas de las dictaduras latinoamericanas, instaladas en los años de 1960-1980, se reunieron en Brasilia para debatir los avances y retrocesos después de 40 años de la Operación Cóndor. El encuentro generó un debate sobre políticas públicas en torno de la defensa de la verdad, de la memoria y de la justicia en la región.

Esto porque hace 40 años ocurría la llamada Operación Cóndor. Ésta fue una alianza político-militar entre los países del Cono Sur, región compuesta por las zonas australes de América del Sur (Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay), con el objetivo principal de reprimir a los opositores de los regímenes militares instalados desde los años 1960. Fue creada por iniciativa del gobierno chileno y duró hasta la redemocratización, en la década de 1980. Fue una acción liderada por militares de América Latina, con la ayuda de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, que orquestaban persecuciones, secuestros, atentados y asesinatos.

La meta era eliminar a los líderes de izquierda en los países del Cono Sur y reaccionar ante la Olas (Organización Latinoamericana de Solidaridad), creada por Fidel Castro, ex-presidente de Cuba. Fue bautizada con el nombre de Cóndor, un ave típica de los Andes, que representa a la astucia.

Según Paulo Abrão, secretario ejecutivo del Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos (IPPDH) del Mercosur, en el encuentro se propuso un espacio de articulación y oportunidad para que las organizaciones y entidades que trabajan en la promoción de los derechos humanos pudieran presentar sugerencias de políticas regionales a ser implementadas por los países del Mercosur, en forma integrada y apuntando a la preservación de la memoria. “Es un encuentro para la afirmación de la cooperación regional entre nuestros países, en favor de la defensa de los derechos humanos, como una especie de un anti-Cóndor, que en el pasado representó una operación para la represión de los derechos humanos”, explica Abrão.

De acuerdo también con el secretario ejecutivo del IPPDH, la Operación Cóndor permitió que los países del Cono Sur hicieran un intercambio de información, que permitió acciones de persecución y exterminio de todas las personas que pensaban y hacían oposición a los gobiernos de aquel período, no respetando los derechos fundamentales de las personas. “Las fuerzas de seguridad diplomáticas no tenían en su base fundamental los principios de los derechos humanos”, cuenta Abrão.

Cerca de 45 organizaciones de movimientos sociales en torno de la lucha por la verdad, memoria, justicia y reparación en los países que son parte del Mercosur participaron en el debate. Alberto Carlos “Betinho” Días Duarte, representante de los Amigos del Memorial de la Amnistía de Brasil; Galo Reinaldo Bogarín Alén, del Centro de Estudios Paraguayos Antonio Guash (Cepag); Myrian Angélica González Vera, del Centro de Documentación y Estudios del Paraguay; María Stella Cáceres, presidente de la Fundación Celestina Pérez de Almada, de Paraguay; Jair Lima Krischke, presidente del Movimiento de Justicia y Derechos Humanos de Brasil, Mónica Venegas, de la Comisión por la Justicia y por la Verdad de Venezuela; y Alexandre Penha, director de los Derechos Humanos de Itamaraty [Brasil], fueron algunos de los participantes.

El evento fue organizado por el IPPDH y por la Unidad de Apoyo a la Participación Social (UPS) del Mercosur, en cooperación con la Comisión de Amnistía del Ministerio de Justicia, la Comisión Especial sobre Muertos y Desaparecidos Políticos y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud).

Paulo Abrão afirma también que el evento fue importante porque la sociedad camina para consolidar la región del Mercosur como un territorio donde el valor de la democracia cada vez más se afirma más. “Es importante conocer las formas cómo los países se articularon y cooperaron en el pasado para que nosotros tengamos las capacidades, en el presente, de instituir fortalezas que nos ayuden a evitar la repetición de esa barbarie”, afirmó.

El encuentro terminó con propuestas, que serán llevadas a la próxima Reunión de Altas Autoridades en Derechos Humanos (RAADH) del Mercosur, que ocurrirá en noviembre de este año, en Asunción [Paraguay].

Adital