Polémico acuerdo – Diario La República, Perú

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Luego de varios años de secretas negociaciones dos grandes potencias, EEUU y Japón, han firmado con otras 12 naciones, entre ellas el Perú, el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés), el más polémico de los acuerdos multilaterales comerciales hasta ahora firmado, debido principalmente a que involucra a mercados que en conjunto implican al 40% de la economía mundial y a su significado político en el área asiática.

La negociación ha sido muy reservada y pocas novedades se han filtrado. Una de ellas, filtrada por wikileaks y difundida por este diario el 25 de marzo de este año, informaba que una de sus cláusulas ya acordadas permitirían a los inversores extranjeros denunciar a un Estado en una instancia internacional antes de agotar las vías legales nacionales, eludiendo de ese modo las leyes locales de los 12 países negociantes para exigir indemnizaciones en tribunales supranacionales.

Ha trascendido que los 26 capítulos del TPP no conllevan necesariamente una desregulación del comercio internacional. Al contrario, establecen una nueva regulación global en áreas variadas desde los lácteos hasta el medio ambiente, pasando por los medicamentos genéricos, los derechos de autor y la capacidad de los estados para poder invertir en áreas estratégicas.

El TPP, que tiene las características de un tratado y que por esa razón deberá ser aprobado por el Congreso antes de su ratificación, sí entraña una apertura comercial, aun cuando no queda clara la ponderación de los flujos hacia y desde el Perú. Un tema central para el mercado peruano será la rebaja de aranceles y los derechos laborales, estos últimos hasta ahora bajo el imperio de la ley nacional. Ayer mismo, medios de prensa internacionales como El País, de España, anotaban que entre los 12 firmantes las economías de Perú y Chile serán algunas de las principales afectadas por los nuevos plazos de exclusividad en la industria farmacéutica. Es probable que EEUU haya conseguido imponer sus límites a la exclusividad de los medicamentos antes de que otras empresas usen las mismas fórmulas. Otro medio europeo ha reiterado que el TPP se parece más a una OTAN comercial.

Días antes del cierre de las negociaciones, el Premio Nobel de Economía 2001, Joseph E. Stiglitz, se dirigió al gobierno peruano pare pedirle que no permita que el Perú quede encerrado en acuerdos comerciales desiguales. Stiglitz señaló que la simple pregunta que enfrenta el Perú es si con el TPP estaría mejor que hoy y que por lo que se sabe a partir de distintas filtraciones de los textos que se están negociando es probable que lo que se obtenga sea peor. “Los beneficios del TPP para el Perú no están claros y los costos para su economía serán francamente altos”, sentenció.

El gobierno peruano ha asumido un riesgo muy alto al comprometerse con el Acuerdo, y no se sabe lo sucedido en las horas finales de la negociación. Se había dicho que el país no permitiría la extensión de patentes para fármacos biológicos que, de concretarse, limitaría seriamente la lucha contra enfermedades en expansión en el país, entre ellas el cáncer. Es hora de dar la cara internamente.

La República