Por unanimidad, el Congreso aprueba ley contra la violencia hacia las mujeres

Con 81 votos a favor y ninguno en contra, el Congreso de la República aprobó por unanimidad un nuevo proyecto de ley para prevenir que busca prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres.

La ley también castigará a las personas que agredan físicamente a los integrantes del grupo familiar, en especial, cuando se encuentran en situación de vulnerabilidad, por edad o situación física.

Dispone, a su vez, la persecución, sanción y reeducación de los agresores sentenciados con el fin de garantizar a las mujeres y al grupo familiar una vida libre de violencia asegurando el ejercicio pleno de sus derechos.

La República

Perú es el país sudamericano con más denuncias por violencia sexual

Perú es el país de América del Sur con mayores denuncias por violencia sexual. Así lo reveló este martes un informe de Planned Parenthood, la mayor asociación de planificación familiar de EE.UU.

En el Perú, además, 90 de cada 100 embarazos de niñas menores de 15 años se debieron a incesto. En Nicaragua, el 49 % de las menores denunciaron que sufrieron abusos sexuales por primera vez con menos de 15 años, mientras que en Ecuador, el embarazo en menores de 14 años se ha incrementado en un 74 %.

El informe de Planned Parenthood también revela que la segunda tasa más alta de embarazos en adolescentes en el mundo se registra en América Latina y el Caribe, donde las menores pobres tienen entre tres y cinco veces más probabilidades de quedar embarazadas que las adineradas y, con ello, son víctimas de la perpetuación del círculo de pobreza.

Por ello, organizaciones como Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW) instaron este martes a la CIDH a proteger a las niñas de América Latina que quedan embarazadas tras una violación.

“Iglesias, enemigas del progreso”.

El director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, alertó que la normativa sobre aborto en América Latina es una de las más restrictivas y lleva a abortos clandestinos y peligroso.

Agregó que “las principales fuerzas retrógradas son las iglesias católica y evangélica. Son las iglesias los principales enemigos del progreso, de un ajuste, de unas reformas que permitan respetar en términos más dignos los derechos de las mujeres. Porque de lo que estamos hablando aquí es de dignidad”.

La República