Santos destaca que el acuerdo con las Farc sobre desaparecidos es otro paso hacia la paz

El presidente Juan Manuel Santos consideró este domingo como un paso más hacia la paz el acuerdo alcanzado en Cuba por los negociadores del Gobierno y las Farc para buscar conjuntamente a más de 25.000 desaparecidos en el conflicto armado.

Este acuerdo se enmarca en el cuarto punto de la agenda de diálogos, referente a víctimas, que incluye los elementos de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición.

El pasado 23 de septiembre las partes anunciaron el principal acuerdo del tema de víctimas, sobre el modelo de justicia transicional que se aplicará a quienes hayan cometido crímenes en el conflicto.

Según el comunicado de la noche del sábado, el Gobierno y las Farc acordaron “unas primeras acciones para, de manera inmediata y con propósitos estrictamente humanitarios, ubicar, identificar y entregar dignamente los restos de las personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado”.

Las “medidas humanitarias”, que buscan “aliviar el sufrimiento de las familias de las personas dadas por desaparecidas y de esta manera contribuir a la satisfacción de sus derechos”, se pondrán en marcha “antes de la firma del acuerdo final” de paz, que ambas partes acordaron alcanzar a más tardar el próximo 23 de marzo.

El Colombiano

La cifra de colombianos desaparecidos en el país por el conflicto supera las 45.000

Una población del tamaño del departamento del Guainía, así describe la Directora de la Unidad de Víctimas, la cifra de colombianos desaparecidos en el marco del conflicto armado, según Paula Gaviria, asciende a 45.515 y 114.100 que son los familiares o víctimas indirectas, de acuerdo con el Registro Único de la entidad.

En el registro aparecen Antioquia, Meta, Valle del Cauca, Cesar y Caquetá, como los cinco departamentos más aquejados por este flagelo, que en alrededor de un 88% afecta a hombres.

Para la directora de la Unidad, el acuerdo que se divulgó en La Habana y que establece una comisión para la búsqueda de los desaparecidos en este contexto, es muestra del avance en la reparación integral a esta población.

“Este acuerdo entre el Gobierno y las Farc para la búsqueda de personas dadas por desaparecidas nos llena de esperanza. Es un paso más en la dirección correcta, en este esfuerzo enorme para que las familias que han sufrido por la ausencia de sus seres queridos tengan la certeza de que se hará lo posible para que puedan cerrar heridas”. Afirmó Paula Gaviria.

La funcionaria explicó que desde 2012, la Unidad para las Víctimas ha invertido alrededor de 355.000 millones de pesos en cerca de 78.000 indemnizaciones administrativas destinadas a las víctimas de este hecho.

Caracol

Las claves del acuerdo Gobierno-Farc sobre desaparecidos

Si para el país el acuerdo del Gobierno y las Farc para la búsqueda de desaparecidos puede ser uno más de los que se han logrado en La Habana, para miles de víctimas era el más esperado.

Y es así porque, por primera vez, las partes quedaron comprometidas a entregar toda la información que tienen sobre la ubicación de los muertos y desaparecidos en medio del conflicto armado.

Lo que antes dependía de la voluntad de los actores de la guerra ahora es un compromiso, con lo que esto significa para terminar con la incertidumbre que muchos colombianos han cargado por años.

Precisamente por eso, el jefe de los negociadores del Gobierno, Humberto de la Calle, dijo este domingo: “Lo acordado busca ante todo aliviar el profundo dolor de los familiares de los desaparecidos. Esto es una muestra más de que las víctimas son el centro de este proceso”.

El acuerdo incluye la posibilidad de recuperar los restos de los secuestrados que murieron en manos de las Farc, pero también de los militares y guerrilleros que terminaron enterrados por sus enemigos en el campo de batalla.

Como se trata de cerrar definitivamente el conflicto armado, la búsqueda de respuestas será para todos, y esto da otra idea de la dimensión del acuerdo anunciado en la noche del sábado en La Habana.

Búsqueda en dos fases

Una tarea inmediata será la identificación de los restos de muertos y personas hoy consideradas desaparecidas, cuya ubicación está clara para las Farc y las Fuerzas Militares.

Aquí entran los muertos en cautiverio, civiles y militares. Pero también, los restos de los miembros de la Fuerza Pública caídos en combate. Los guerrilleros entregarán pronto las coordenadas de los sitios de sepultura.

Para el caso de los muertos de las Farc, el acuerdo permitirá la recuperación de los restos de combatientes de esa guerrilla enterrados por las Fuerzas Militares.

Un ejemplo de esto es el cementerio de La Macarena, población del Meta donde terminaron sepultados decenas de guerrilleros muertos durante el Plan Patriota, la ofensiva militar más grande contra las Farc en toda su historia. Una buena parte de las tumbas de esta población tienen como leyenda la sigla NN. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) jugará un papel central en esta primera fase. Será el receptor de la información del Gobierno y las Farc sobre los sitios donde están las fosas.

Hay otros desaparecidos de los que ninguna de las partes tiene hoy información precisa. Su búsqueda será misión de una unidad especial que se creará al final de la firma del acuerdo de paz en La Habana.

Como lo explica a EL TIEMPO el comisionado de paz, Sergio Jaramillo, se trata de “hacer todos los esfuerzos posibles para encontrar a cada desaparecido y, de no ser posible, darles a las familias toda la información que se pueda recoger sobre la suerte de su ser querido. Es un proyecto de una enorme ambición, porque no hay dolor más profundo que el de la desaparición”.

La unidad especial será transitoria y nada de la información que reciba de las partes que participaron en la guerra podrá ser utilizada en procesos judiciales.

En cambio, entregar información sobre desaparecidos dará derecho a beneficios judiciales. Es el mismo principio que se aplicará a la Comisión de la Verdad, que también entrará en funcionamiento tras la firma de un acuerdo final con las Farc.

Es decir, uno será el trabajo humanitario de búsqueda inmediata de desaparecidos y otra la labor de la comisión especial, que deberá encargarse de la ubicación de los restos de todos los desaparecidos, incluidos los de víctimas de masacres.

El informe Basta Ya, del Centro Nacional de Memoria Histórica, estima que solo entre 1985 y el 2012 hubo 25.007 desaparecidos por razones del conflicto armado.

“La primera obligación cuando se acaba una guerra es dar con todos los desaparecidos. Eso es lo que pasó en Bosnia, en Kosovo, y eso es lo que vamos a hacer aquí con la nueva unidad de búsqueda”, señala Sergio Jaramillo.

El acuerdo para su búsqueda apunta directamente a responder a la principal exigencia de las víctimas: la verdad que, a la vez, hace parte del esquema integral de justicia y reparación que se ha acordado para cerrar el conflicto con las Farc.

Así operará la unidad especial

1. Identificación

Recolectará toda la información para establecer el universo de personas desaparecidas y fortalecerá los procesos de identificación y búsqueda de Medicina Legal.

2. Autonomía

Tendrá autonomía financiera y administrativa, y establecerá sus prioridades de funcionamiento. En esto participarán organizaciones de víctimas y de derechos humanos.

3. Informes

Tendrá acceso a las bases de datos oficiales, pero su trabajo será extrajudicial. Además, deberá rendir un informe cada seis meses relacionado con los avances que tenga.

Opinan

Christoph Harnisch
Jefe delegación Cicr en Colombia

“Pondremos toda nuestra experiencia en función del apoyo a los familiares (…) y la asesoría a las instituciones”.

Alfredo Rangel
Senador Centro Democrático

“El acuerdo puede convertirse en un saludo a la bandera si las Farc siguen incumpliendo, como lo han venido haciendo”.

Claudia López
Senadora Alianza Verde

“Es un avance, pero es doloroso que tengamos que celebrar un acuerdo que será un intercambio de cadáveres”.

Armando Benedetti
Senador de ‘La U’

“El acuerdo es el primer paso en lo que tiene que ver con la verdad, que es la columna vertebral de este proceso”.

Familiares esperan verdad

El acuerdo logrado el sábado entre el Gobierno y las Farc despertó la “esperanza” para quienes desde hace muchos años no saben nada de sus seres queridos. Los familiares de los desaparecidos esperan que esto sirva para conocer la verdad. Blanca Flórez, presidenta de la Asociación Los que Hacen Falta, que reúne a las familias de secuestrados de quienes se desconoce su paradero, afirmó que espera que “el acuerdo se cumpla al pie de la letra”, pues aún hay mucha desconfianza en la guerrilla de las Farc.

“Esperamos que nos reparen antes de que se firme el acuerdo y, también, que se entreguen los cadáveres de quienes han sido asesinados”, aseguró Blanca, quien no sabe nada de su hijo secuestrado en 1997 por las Farc. De otro lado, Gloria Salamanca, voluntaria de la Unidad de Víctimas, aseguró que “hay optimismo” por parte de todas las familias. Su hijo Jhon Torres fue secuestrado hace 9 años por las Farc y aún no se sabe nada de su paradero.

“Estamos contentos porque por fin vamos a cerrar un círculo que está abierto”, afirmó. Una opinión similar tiene Inés Giraldo, a quien el frente 48 de las Farc le desapareció a su hija. Para ella, saber que la guerrilla será la encargada de decir la verdad y dar la ubicación exacta de sus familiares “da esperanza”, porque “ellos tienen la información” que todos esperan.

A su vez, Gloria Gómez Cortés, de la Asociación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos (Asfaddes), afirmó que la creación de la Unidad de Búsqueda que establece el acuerdo da “confianza”, porque por primera vez existe “la voluntad” política para impulsar la búsqueda de los desaparecidos.“Ahora creemos que el presidente Juan Manuel Santos no está jugando”, agregó.

De hecho, el jefe de Estado dijo que este acuerdo “garantiza el cumplimiento de la verdad, la justicia y la reparación”. Otro aspecto destacado por Asfaddes es que se va a conformar una base de datos unificada, que dará solidez a la información. “Esperamos que nos los entreguen vivos, porque vivos se los llevaron”, concluyó Gloria Gómez.

El Tiempo

 

COMUNICADO CONJUNTO # 62
LA HABANA, 17 DE OCTUBRE DE 2015

Con el fin de aliviar el sufrimiento de las familias de las personas dadas por desaparecidas y de esta manera contribuir a la satisfacción de sus derechos, el Gobierno Nacional y las FARC-EP, hemos llegado a dos tipos de acuerdos: en primer lugar poner en marcha unas primeras medidas inmediatas humanitarias de búsqueda, ubicación, identificación y entrega digna de restos de personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado interno que se pondrán en marcha antes de la firma del Acuerdo Final; y en segundo lugar, la creación de una Unidad especial para la búsqueda de personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado.

I. MEDIDAS INMEDIATAS DE CONSTRUCCION DE CONFIANZA QUE CONTRIBUYAN A LA BÚSQUEDA, UBICACIÓN, IDENTIFICACIÓN Y ENTREGA DIGNA DE RESTOS DE PERSONAS DADAS POR DESAPARECIDAS EN EL CONTEXTO Y EN RAZÓN DEL CONFLICTO ARMADO

El Gobierno Nacional y las FARC-EP, acuerdan:

1. Medidas inmediatas humanitarias de búsqueda, ubicación, identificación y entrega digna de restos de personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado interno, que se desarrollarán en el marco del proceso de construcción de confianza.

En el marco de las medidas de construcción de confianza, el Gobierno Nacional y las FARC-EP hemos acordado unas primeras acciones para, de manera inmediata y con propósitos estrictamente humanitarios, ubicar, identificar y entregar dignamente los restos de las personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado.

Para ello hemos acordado solicitar al Comité Internacional de la Cruz Roja su apoyo para el diseño y puesta en marcha de planes especiales humanitarios para la búsqueda, ubicación, identificación y entrega digna de restos a sus familiares.

El Gobierno Nacional y las FARC-EP se comprometen a proveer al CICR la información de la que dispongan y a facilitar la ejecución de los planes especiales humanitarios. Con base en la información entregada por el Gobierno y las FARC-EP, además de la información proveniente de las organizaciones de víctimas, en el marco de la Mesa de Conversaciones se definirá un plan de trabajo para que el CICR y el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, diseñen y pongan en marcha los planes especiales humanitarios. En todos los casos se solicitará información y apoyo a la Fiscalía.

La Mesa, en coordinación con el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses y el CICR, podrá solicitar otros apoyos de organizaciones o instituciones especializadas para adelantar el proceso de búsqueda, ubicación, identificación y entrega digna de restos.

Como una primera medida las delegaciones del Gobierno Nacional y las FARC-EP acordaron:

Que el Gobierno Nacional acelerará por una parte la identificación y entrega digna de restos de víctimas y de quienes hayan muerto en desarrollo de operaciones de la Fuerza Pública inhumados como N.N. en cementerios ubicados en las zonas más afectadas por el conflicto, de acuerdo con las recomendaciones que haga el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses; y por otra parte la entrega digna de los restos identificados que no hayan sido aún entregados a sus familiares. Cuando sea necesario se solicitará el apoyo del CICR para la entrega digna de los restos a los familiares de los miembros de las FARC-EP.

Que las FARC-EP entregarán la información para la ubicación e identificación de los restos de víctimas de cuya ubicación tengan conocimiento, y contribuirá a la entrega digna de los mismos.

En todos los casos la entrega digna se realizará atendiendo a la voluntad de los familiares, que contarán con el acompañamiento psicosocial que se requiera.

2. Plan de fortalecimiento de la búsqueda, ubicación, identificación y entrega digna de restos de personas dadas por desaparecidas.

Con el fin de fortalecer las capacidades institucionales y la participación de las víctimas en la búsqueda, ubicación, identificación y entrega digna de restos de personas dadas por desaparecidas, el Gobierno Nacional y las FARC-EP hemos acordado solicitar a la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas, que construya dentro de los 4 (cuatro) meses siguientes un plan con recomendaciones que permitan el logro del mencionado propósito, para lo cual convocará la participación de organizaciones de víctimas, especializadas y de derechos humanos.

II. UNIDAD ESPECIAL PARA LA BÚSQUEDA DE PERSONAS DADAS POR DESAPARECIDAS EN EL CONTEXTO Y EN RAZÓN DEL CONFLICTO ARMADO.

El Gobierno Nacional y las FARC-EP acuerdan que con el fin de establecer lo acaecido a las personas dadas por desaparecidas como resultado de acciones de Agentes del Estado, de integrantes de las FARC-EP o de cualquier organización que haya participado en el conflicto, y de esa manera contribuir a satisfacer los derechos de las víctimas a la verdad y la reparación, el Gobierno Nacional pondrá en marcha en el marco del fin del conflicto y tras la firma del Acuerdo Final , una unidad especial de alto nivel con carácter excepcional y transitorio, con fuerte participación de las víctimas, para la búsqueda de todas las personas desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado (en adelante la UBPD). Esta unidad tendrá un carácter humanitario y hará parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición. Gozará de la necesaria independencia y de la autonomía administrativa y financiera para garantizar la continuidad en el tiempo del cumplimiento de sus funciones.

La UBPD dirigirá, coordinará y contribuirá a la implementación de las acciones humanitarias en el marco del SIVJRNR encaminadas a la búsqueda y localización de personas dadas por desaparecidas que se encuentren con vida, y en los casos de fallecimiento, cuando sea posible, la identificación y entrega digna de los restos de las personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado.

En todo caso la UBPD entregará a los familiares un reporte oficial de la información que haya logrado obtener sobre lo acaecido a la persona o las personas dadas por desaparecidas.

La UBPD y los procesos y procedimientos que adelante tendrán carácter humanitario y extrajudicial. Para el diseño, puesta en marcha y desarrollo de sus funciones se contará con la participación de organizaciones de víctimas, organizaciones defensoras de derechos humanos y con el apoyo de instituciones especializadas con el fin de incorporar las mejores prácticas internacionales y la experiencia en la materia acumulada por la Comisión de búsqueda de personas desaparecidas.

La UBPD tendrá las siguientes funciones:

-Recolectar toda la información necesaria para establecer el universo de personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado.

-Fortalecer y agilizar los procesos para la identificación de restos en coordinación con el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

-Coordinar y adelantar procesos de búsqueda, identificación, localización y entrega digna de restos, para lo cual deberá:

  • –  Buscar activamente, contrastar y analizar toda la información disponible de las distintas fuentes, incluidas entrevistas confidenciales y voluntarias con quienes, habiendo participado directa o indirectamente en las hostilidades, pudieran tener información sobre lo acaecido a las personas dadas por desaparecidas con ocasión del conflicto, así como información sobre la ubicación de fosas, cementerios y sitios donde posiblemente se encuentren restos de personas dadas por desaparecidas.
  • –  Diseñar y poner en marcha un plan nacional que establezca las prioridades para el cumplimiento de sus funciones y los planes regionales correspondientes, para lo cual contará con el personal y los equipos necesarios y coordinará y se articulará con las entidades competentes. Se garantizará la participación de organizaciones de víctimas y de derechos humanos en el diseño y puesta en marcha de los planes.La UBPD contará con las facultades y capacidades necesarias para cumplir con estas funciones en coordinación con las instituciones del Estado, con la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición y con la activa participación de las organizaciones de víctimas y de derechos humanos.

    La UBPD tendrá acceso a las bases de datos oficiales y podrá suscribir convenios con organizaciones de víctimas y de derechos humanos para tener acceso a la información de que dispongan. De conformidad con las leyes vigentes al momento de implementar el Acuerdo, el Gobierno Nacional se compromete a facilitar la consulta de la información que requiera la UBPD para el cumplimiento de sus funciones, y la UBPD, por su parte, le dará el tratamiento legal correspondiente. Promover la coordinación interinstitucional para la orientación de, y la atención psicosocial a, los familiares de las personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado.

    Promover alianzas con organizaciones nacionales e internacionales especializadas para facilitar el cumplimiento de sus funciones.
    Cuando sea posible, garantizar la entrega digna a los familiares de los restos de las personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado, siempre atendiendo las diferentes tradiciones étnicas y culturales.

    Garantizar la participación de los familiares de las personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado, en los procesos de búsqueda, identificación, localización y entrega digna de restos.

  • Entregar a los familiares un reporte oficial detallado de la información que haya logrado obtener sobre lo acaecido a la persona dada por desaparecida, al término de la ejecución del plan de búsqueda correspondiente. Los restos no identificados o no reclamados por sus familiares deberán ser preservados y estarán a disposición de las autoridades competentes para la satisfacción de los derechos de las víctimas.
  • Entregar una copia del reporte descrito en el párrafo anterior a la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición.
  • Informar periódica y públicamente al menos cada 6 meses sobre las actividades de búsqueda, identificación, localización y entrega digna de restos que se realicen, respetando siempre el derecho a la privacidad de las víctimas.
  • Planificar, coordinar y dirigir la ejecución junto con las entidades correspondientes y con la participación de las organizaciones de víctimas y de derechos humanos de un plan nacional y planes regionales para el rastreo, búsqueda e identificación.Elaborar e implementar un registro nacional de fosas, cementerios ilegales y sepulturas.
  • Para el cumplimiento de sus funciones la UBPD adoptará procedimientos para contrastar y verificar la calidad de la información que recolecte, incluyendo su confiabilidad, y para identificar la información falsa.El trabajo humanitario de búsqueda, localización, identificación y entrega digna por parte de la UBPD se desarrollará en el marco del SIVJRNR, como complemento y sin asumir las funciones de los demás componentes del mismo. En particular las actividades de la UBPD no podrán ni sustituir ni impedir las investigaciones de carácter judicial a las que haya lugar en cumplimiento de las obligaciones que tiene el Estado.

    La búsqueda de restos por parte de la UBPD no inhabilitará a la Jurisdicción Especial para la Paz y demás órganos competentes para adelantar las investigaciones que considere necesarias para esclarecer las circunstancias y responsabilidades de la victimización del caso asumido por la UBPD.

En todo caso tanto los informes técnico forenses como los elementos materiales asociados al cadáver que se puedan encontrar en el lugar de las exhumaciones, podrán ser requeridos por la Jurisdicción Especial para la Paz y otros órganos que sean competentes. Con el fin de garantizar la efectividad del trabajo humanitario de la UBPD para satisfacer al máximo posible los derechos a la

verdad y la reparación de las víctimas, y ante todo aliviar su sufrimiento, la información que reciba o produzca la UBPD no podrá ser utilizada con el fin de atribuir responsabilidades en procesos judiciales o para tener valor probatorio, a excepción de los informes técnico forenses y los elementos materiales asociados al cadáver.

La contribución con información a la UBPD podrá ser tenida en cuenta para recibir cualquier tratamiento especial en materia de justicia.

Los funcionarios de la UBPD no estarán obligados a declarar en procesos judiciales y estarán exentos del deber de denuncia respecto al trabajo que desempeñen en la Unidad. De ser requerido por la Jurisdicción Especial para la Paz, por otras autoridades competentes o por la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, quienes hayan realizado los informes técnico forenses deberán ratificar y explicar lo concerniente a esos informes y los elementos materiales asociados al cadáver.

Durante el tiempo de funcionamiento de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición la UBPD atenderá los requerimientos y lineamientos de la Comisión. La UBPD y la Comisión, establecerán un protocolo de cooperación e intercambio de información que contribuya a cumplir los objetivos de ambas. Coordinará sus actuaciones con la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, a la que informará de sus actuaciones y resultados y aportará la información que requiera.

En el marco del fin del conflicto, el Gobierno Nacional y las FARC-EP, se comprometen a proveer a la UBPD toda la información de la que dispongan para establecer lo acaecido a las personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto.

Para estructurar y poner en marcha ésta unidad especial se tomarán en cuenta las recomendaciones que haga la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas, como resultado del trabajo que realice en desarrollo del acuerdo sobre “Medidas que contribuyan a la búsqueda, ubicación e identificación de personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado”.

Conformación:
La UBPD hará parte y desarrollará sus funciones en el marco del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición.

La UBPD tendrá un/a director/a que deberá ser colombiano/a y será escogido/a por el Comité de Escogencia de los Comisionados de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, sobre la base de criterios de idoneidad y excelencia que se elaborarán teniendo en cuenta las sugerencias del Comité Internacional de la Cruz Roja y la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas.

Para la estructuración de la UBPD el/la director/a recibirá las recomendaciones y sugerencias de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, organizaciones de víctimas, el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas.

mesadeconversaciones


Volver