Sobreproducción de acero en China afecta fuertemente industria siderúrgica mexicana

La industria siderúrgica en México atraviesa por un serio problema por la sobreproducción de acero en China, lo que causa implicaciones en la relación comercial que sostienen ambos países, de acuerdo con especialistas.

Jorge Guajardo González, ex Embajador de México en China (2007- 2013), advirtió que “China es una amenaza para México debido a su sobreproducción de acero” y explicó que aunque el país asiático difícilmente regresará a los niveles de crecimiento que registró en las últimas décadas “es importante que entendamos lo que está sucediendo para implementar una estrategia como país”.

El problema es que China, al generar cantidades enormes de material de acero y otros, abarata los costos de producción además que no se rige a los lineamientos globales de competencia porque “no concuerda con su ideología política”, explicaron.

Según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), el país asiático representa el 16.9 por ciento de la economía del mundo, mientras que las exportaciones que realiza conforman cerca del 10 por ciento de lo que importan el resto de los países.

De acuerdo con José Luis de la Cruz Gallegos, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico (IDIC), el ajuste al modelo económico chino está generando incertidumbre y “las variaciones en el crecimiento de China han dependido de la inversión y las exportaciones”.

Por cada punto porcentual que aumentan las importaciones asiáticas, en México se pierden alrededor de 3 mil empleos y se reduce en 0.125 del Producto Interno Bruto (PIB). Así lo dio a conocer Manuel Herrera Vega, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) en junio pasado.

Los expertos abundaron que la incertidumbre que deja el gigante asiático está afectando también al mercado bursátil de forma global ya que “la mayoría de las inversiones provienen de los orientales y golpean a los occidentales […] van a afectar a todos porque van a intentar colocar sus excedentes en el mundo para proteger sus 132 millones de empleos en manufactura por su desaceleración”, comentó José Luis de la Cruz.

Para Manuel Molano, director adjunto del Insitituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) “en el efecto sifón de una economía tan grande como China, México no está tan expuesto al riesgo como Estados Unidos pero éste se reflejará en México”.

Los expertos concluyeron que ante ese panorama México debe implementar una política industrial y comercial bien definida, y en ese sentido Víctor Aguilar Pérez, titular de la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales (UPCI), de la Secretaría de Economía, opinó que “hay que pensar cómo utilizamos las reglas que sí hay, pero hay que hacer algo diferente”.

Sinembargo