TPP: nueva apuesta por la inserción al mundo – Diario La Tercera, Chile

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

El programa de gobierno de la actual administración dejaba entrever ciertas dudas respecto al respaldo que la nueva autoridad otorgaría al ingreso de Chile al Acuerdo Transpacífico o TPP por su sigla en inglés. “Tenemos preocupación ante la urgencia por negociar el acuerdo”, advertía el documento, añadiendo que se debía efectuar “una revisión exhaustiva de sus alcances e implicaciones”.

Para los redactores del programa de relaciones exteriores de la Presidenta Bachelet, para Chile resultaba “prioritario impedir aspectos cuestionables que pudieran surgir en este acuerdo, pues, mal manejado, se transformaría en una renegociación indirecta de nuestro Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos” y debilitaría materias ya establecidas en asuntos como propiedad intelectual, farmacéuticos y otros.

Afortunadamente, el gobierno terminó por otorgar un nuevo y vigoroso respaldo a la inserción de Chile al mundo, en línea con el proceso que nuestro país ha desarrollado desde que optó por abrir su economía, disminuir de manera drástica y unilateral las barreras al comercio internacional, para luego suscribir una serie de acuerdos que le permiten hoy contar con tratados que cubren la mayor parte del orbe.

La presencia de Chile en un acuerdo como el TPP, que engloba al 40% del Producto Interno Bruto mundial, representa la consolidación de esta política y permite a las empresas locales contar con nuevos mercados que aún no formaban parte de la red de acuerdos comerciales firmados por nuestro país, al mismo tiempo que actualiza los tratados vigentes. El TPP ofrece, asimismo, espacios para la resolución de conflictos de especial importancia para las economías de menor tamaño, como la local.

Tras una serie de exitosas rondas de negociación, iniciadas por la anterior administración y continuadas por el actual gobierno, los temores fueron quedando superados. Como señaló el director del área de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Chile logró finalmente “un acuerdo coherente con nuestros temas sensibles”, especialmente el relativo a la extensión de la protección de propiedad para los denominados medicamentos genéricos.

Diversos analistas mundiales han identificado al TPP como un acuerdo propiciado por Estados Unidos para hacer frente a la mayor importancia relativa de China en el comercio internacional. Para nuestro país, ambos socios comerciales ocupan posiciones de relevancia. Por lo mismo, la suscripción de este tratado por parte de Chile no puede ni debe ser interpretada como una apuesta preferente por ninguna potencia o bloque económico en particular.

Por el contrario, se trata de consolidar la señal de apertura de la economía local, la misma que llevó al país a suscribir en el pasado un inédito acuerdo de libre comercio con China y posicionar al gigante asiático como el primer socio comercial en cuando a niveles de intercambio.

La Tercera