Argentina: a 39 años de la dictadura militar, las abuelas de plaza de mayo recuperan al nieto 118

118 RAZONES – Por Lucía Cholakian Herrera (Especial para Nodal)

“Siento que cumplí con mi hijo, cuando se lo llevaron hice la promesa de encontrar a mi nieto” aseguró Delia Giovanola, una de las fundadores de la Asociación Civil Abuelas de Plaza de Mayo, quien el jueves 5 de noviembre y tras 38 años de búsqueda encontró a su nieto Martín, hijo de Estela Maris Montesano y Jorge Oscar Ogando nacido en cautiverio durante la última dictadura militar en Argentina.

Según lo expresado durante la conferencia de prensa en la sede de la organización, Martín reside en el exterior y sintió mucha alegría al conocer la noticia. El nieto recuperado número 118 se había presentado espontáneamente el pasado en el mes de marzo y le correspondió la titular de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI), Claudia Carlotto, darle las buenas noticias.

Junto a las abuelas participaron en la presentación el Ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao; la directora del Banco Nacional de Datos Genéticos, Mariana Herrera; el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda; y muchos nietos y abuelas que acompañaron a Delia en el emotivo momento. A esta compañía, Estela Carlotto agregó “esta noticia no solo es posible por la voluntad de nuestro pueblo sino por el apoyo del Estado nacional”, refiriéndose al activo trabajo del mismo en materia de derechos humanos durante los últimos 12 años. Durante su intervención el Ministro de Ciencia y Tecnología asimismo hizo hincapié en la importancia de la reciente mudanza del Banco Nacional de Datos Genéticos del Hospital Durand, dependiente del Gobierno de la Ciudad, al Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación ubicado sobre la avenida Córdoba. El ministro destacó la importancia de la labor de todo el equipo de trabajo del BNDG, muchos de los cuales trabajan en el mismo desde hace muchos años.

Martín, según explicó Carlotto, realizó su extracción de ADN en el país en el que reside hace 15 años, y la envió mediante cancillería a la Argentina para que las muestras fueran procesadas. Por lo tanto, advirtió que “nuestros nietos pueden estar en cualquier lugar del mundo”. Sostiene esta afirmación que dos de los tres últimos casos de nietos identificados residen fuera de Argentina.

Estela Maris Montesano estaba embarazada de 8 meses al ser secuestrada y tenía una pequeña hija de tres años quien quedó al cuidado de su abuela. Virginia Ogando, ya de adolescente buscó incansablemente a su hermano Martín desde el Banco de la Provincia de Buenos Aires, donde trabajó su padre. Acompañando la lucha de su abuela, organizó campañas de difusión para encontrarlo por medio de Internet y redes sociales. Lamentablemente se suicidó en 2011 y muchos la consideran una víctima más del terrorismo de Estado.

Delia Giovanola contó que recibió la llamada de su nuevo nieto. En uno de los momentos más emotivos de la presentación dió detalles de esa charla. “No podía creerlo. Quedó en llamarme a la noche de nuevo y le digo: ‘¿En serio?’. Y me dice: ‘¿Por qué no? Si sos mi abuela’.

La breve conferencia culminó con aplausos fervorosos a las abuelas y, en esta ocasión, especialmente a Delia, al ritmo de el grito de “30.000 compañeros detenidos y desaparecidos, presentes, ahora y siempre”, que unió a todos los que allí estábamos en un abrazo hermano de alegría por el presente, pero también una profunda memoria por el pasado que continuará surcando los caminos de la lucha.

Comunicado de Abuelas de Plaza de Mayo

Encontramos al hijo de Stella Maris Montesano y Jorge Ogando, nieto de la Abuela fundadora Delia Giovanola

Las Abuelas de Plaza de Mayo informamos con enorme alegría que hemos encontrado al hijo de Stella Maris Montesano y Jorge Oscar Ogando, y nieto de la Abuela Delia Giovanola de Califano, una de las doce fundadoras de nuestra Asociación, que hoy nos acompaña para compartir esta feliz noticia.

Virginia Ogando, hermana del nieto encontrado, también fue un actor clave en esta búsqueda. El 15 de agosto de 2011, la joven falleció, como una consecuencia más del terrorismo de Estado, pero su sangre albergada en el Banco Nacional de Datos Genéticos permitió determinar en un 99,99 por ciento el vínculo filiatorio.

La familia

Stella Maris nació en La Plata el 3 de septiembre de 1949 y Jorge, el 28 de noviembre de 1947 en Tornquist, provincia de Buenos Aires.

En 1973 nació su primera hija, Virginia. Ambos militaban en el PRT-ERP y el 16 de octubre de 1976 fueron secuestrados en su departamento por un grupo de tareas compuesto por militares y policías. Virginia quedó sola y una vecina se comunicó con Delia para avisarle lo que había ocurrido. Desde entonces, la Abuela se hizo cargo del cuidado de la niña, de apenas tres años.

Stella Maris estaba embarazada de ocho meses al momento del secuestro. Según testimonios de sobrevivientes, la pareja permaneció detenida en el centro clandestino de detención “Pozo de Banfield”, donde la joven, el 5 de diciembre de 1976, dio a luz a un niño al que llamó Martín. Luego del parto, fue llevada al “Pozo de Quilmes”.

Las búsquedas

Desde el momento de la desaparición, Delia emprendió la búsqueda de la pareja. Primero, en soledad; luego, junto a otras Madres que también habían sufrido la desaparición de sus hijos. En 1977, algunas de ellas advirtieron que además buscaban a los hijos de sus hijas o nueras embarazadas o a sus nietos secuestrados. Entonces, emprendieron juntas la búsqueda de esos niños y niñas. Recorrieron casas cuna, juzgados, comisarías e iglesias.

Delia fue una de estas doce mujeres fundadoras de lo que luego sería la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo. De a poco, nos fuimos sumando muchas más para caminar codo a codo a lo largo de estos 38 años y creamos distintas estrategias para llegar tanto a jóvenes con dudas como a personas que pudieran aportar información sobre nuestros nietos apropiados.

Entre 2006 y 2008, Abuelas recibió tres denuncias anónimas, por teléfono y por mail, en las que se planteaba que quien hoy sabemos es el nieto de Delia había sido inscripto como hijo propio de quienes decían ser sus padres. También, se indicaba que en su familia circulaba el rumor de que había nacido en un centro clandestino de detención.

El 30 de marzo de este año, este hombre se acercó a Abuelas con fuertes sospechas de ser hijo de desaparecidos. Luego de ser entrevistado por el área de Presentación Espontánea, la consulta siguió los carriles correspondientes y fue derivado a la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CoNaDI), donde comenzó la investigación documental.

Como el nieto vive desde hace 15 años en el exterior, la extracción de sangre se produjo a través del Consulado del país en el que reside, el 15 de mayo de este año. Gracias al trabajo mancomunado de distintas instituciones del Estado, la muestra llegó a la Argentina y fue recibida por la dirección de Derechos Humanos de la Cancillería, que la remitió a la CoNaDI. En junio, fue derivada al Banco Nacional de Datos Genéticos para efectivizar el estudio.

Esta mañana, el Banco informó finalmente a la CoNaDI que el joven es hijo de Stella Maris Montesano y Jorge Oscar Ogando.

En esta larga búsqueda, Delia recorrió toda la Argentina con el anhelo de encontrar a Martín y a los cientos de jóvenes apropiados por el terrorismo de Estado. Hace menos de un mes viajó a Europa para difundir la lucha de la Asociación en el exterior, con la esperanza de llegar a algún hombre o mujer con dudas sobre su identidad.

Hoy, Delia se enteró de que su nieto vive fuera del país. La amplificación de esta búsqueda da resultados concretos: nuestros nietos pueden estar en cualquier lugar del mundo.

Aún falta restituir la identidad de casi 400 hombres y mujeres. Ellos son presente, porque sólo con Memoria, Verdad y Justicia se puede construir un futuro democrático. Sus Abuelas, hermanos, tíos, primos y familiares necesitamos saber qué pasó con ellos. Pero también, como sociedad, tenemos el deber de resolver su identidad, que es la identidad de nuestro pueblo.

Agradecemos a todos aquellos que se hacen eco de esta noticia y a quienes trabajan día a día para que estos abrazos postergados finalmente se hagan realidad.


 

Abuelas de Plaza de Mayo anunció la recuperación del nieto 118

Estela de Carlotto, acompañada por Delia Giovanola -abuela de Martín y una de las fundadoras de la asociación- y el secretario de DDHH, da a conocer detalles del joven, hijo de Estela Maris Montesano y Jorge Ogando, ambos militantes del ERP.

El nieto que acaba de recuperar su identidad es hijo de Jorge Oscar Ogando y de Stella Maris Montesano, ambos militantes del PRT-ERP, que fueron secuestrados en octubre de 1976.

En una conferencia de prensa en la sede porteña de Abuelas, Carlotto aseguró: “Esto se consigue no solo con la voluntad de nuestro pueblo sino con el apoyo de nuestro Estado, que ayuda a concretar nuestros sueño de Memoria, Verdad y Justicia”.

Sobre el nieto recuperado, Carlotto informó que se acercó voluntariamente a abuelas el 30 de marzo de este año “con fuertes sospechas de ser hijo de desaparecidos” y que recién esta mañana el Banco Nacional de datos Genéticos informó a la CoNaDi que el joven es hijo de Montesano y Ogando.

Acompañada por el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda; el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao; la titular de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi), Claudia Carlotto; y otros nietos recuperados, Giavanola de Califano relató que habló por teléfono con su nieto, que vive en el exterior desde hace 15 años, y que le manifestó que no puede “sentir más que alegría”.

En ese marco, y entre los aplausos de los presentes, recordó a su nieta Virginia Ogando, que falleció el 15 de agosto de 2011, y resaltó que “la mano” de la joven estaba “detrás de todo esto”, en referencia en que ella era una incansable promotora de la búsqueda de su hermano.

“Hoy me siento realizada en todo sentido, cumplí con mi hijo y con mi nieta”, señaló Delia visiblemente emocionada, mientras recordó los 39 años de lucha en Abuelas.

El ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, participó de la conferencia y destacó el trabajo de Banco Nacional de Datos Genéticos, que se mudó hace tres semanas a la órbita del ministerio y que anteriormente funcionaba en el Hospital Durand.

“Haber concretado la mudanza del Banco Nacional fue una de las cosas que más dolores de cabeza me trajo, pero al mismo tiempo la que más satisfacción le dio a mi corazón”, enfatizó Barañao.

El secretario de Derechos de Humanos de la Nación, Martín Fresneda, manifestó su alegría por la recuperación “de la verdad de un nieto más”, al tiempo que señaló que él como Barañao representan “la responsabilidad del poder ejecutivo en esta tarea”.

El funcionario nacional transmitió el saludo de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a los trabajadores de los organismos que hicieron posible la recuperación de otra identidad y a las Abuelas.

Al final del encuentro, Estela de Carlotto se refirió a los dos candidatos que se enfrentaran el 22 de noviembre en el balotaje en relación a las políticas de derechos humanos que representa cada uno.

“La diferencia entre uno y otro está clara”, señaló, al recordar que Mauricio Macri “nunca” las recibió y que en alguna oportunidad se refirió al trabajo de los organismos de derechos humanos como “un curro”.

Finalmente, se mostró confiada en que “el pueblo sabe elegir” y resaltó: “Así como luchamos contra (el represor, Jorge Rafael) Videla, vamos a luchar en favor de la democracia”.

Martín es el segundo nieto que las Abuelas encontraron este año, después de que fuera encontrada Claudia Domínguez Castro, hija de Walter Domínguez y Gladys Castro, nacida durante el cautiverio de su madre en marzo de 1978.

La recuperación de la identidad de Domínguez Castro fue anunciada el 31 de agosto de este año y en octubre Claudia brindó una conferencia de prensa junto con sus abuelas biológicas María Assof de Domínguez y Angelina Catterino de Castro, en la que confesó que aunque sabía que era adoptada, la posibilidad de haber sido hija de desaparecidos y apropiada “era lejana, pero no imposible”.

La restitución del nieto 118 ocurrió a días de haberse celebrado los 38 años de esa Asociación y el Día nacional de la Identidad en el Centro Cultural Kirchner el 22 de octubre.

Télam


Volver