Argentina: movimientos sociales convocan a jornada continental de resistencia a 10 años del NO al ALCA

Una década después de la victoria popular que implicó enterrar al ALCA en la Ciudad de Mar del Plata, numerosas organizaciones y movimientos populares de Argentina nos convocamos en el marco de una jornada continental a salir a las calles para decir que seguimos construyendo una alternativa que priorice la integración desde abajo y a la izquierda y no integración de los mercados.

Aquel mes de noviembre de 2005, durante la IV Cumbre de las Américas, el presidente norteamericano George Bush llegaba a la Argentina con la intención de lograr la firma de la propuesta imperialista de los Estados Unidos: El Área de Libre Comercio de las Américas, el ALCA.

Sin embargo la realidad fue otra. Los pueblos de Nuestra América, rechazaron con la movilización popular, a lo largo y ancho del país y en todo el continente las órdenes del imperio.

ALCA, ALCA, AL CArajo, dijo el comandante Hugo Chavez Frias y fue la victoria de todos los pueblos de America sobre Estados Unidos.

Hoy vemos con preocupación una contraofensiva que intenta nuevamente subordinar a nuestro continente. No es solo el accionar de EEUU. El avance de las negociaciones entre el Mercosur y la Union Europea, la penetración de China, la amenaza de un nuevo ALCA, la injerencia de transnacionales como Barrick Gold, Chevron y Monsanto en nuestros paises, saqueando nuestros bienes comunes y dejando bajo la contaminación y la miseria a nuestros pueblos, es parte del imperialismo actuando diez años después.

Hoy un nuevo bloque regional, conformado por Chile, Colombia, Perú y México “la Alianza del Pacifico”, busca ser parte de la restauración conservadora en la región presentándose como la panacea de la integración económica. La derecha nos propone seguir su ejemplo y avanzar en los tratados de libre comercio.

Lo cierto es que los pueblos de estos países vienen sufriendo la criminalización de las luchas y son víctimas de las terribles consecuencias de las políticas conservadoras de los gobiernos parte.

Frente a esto, reafirmamos nuestra defensa y valoración hacia proyectos soberanos y alternativos en la región, como el del ALBA y rechazamos el avance de las negociaciones entre UE y Mercosur.

Mientras la derecha aggiornada vuelve a proponer subordinación y endeudamiento en nuestros países, otros nos proponen aceptar el mal menor.

Nuestra respuesta es que seguiremos resistiendo y enfrentando a quienes proponer una integración que solo beneficia al gran capital a costa de los pueblos.

Proponemos otro modelo de integración política que es el de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), iniciada en el 2004, por el comandante Hugo Chávez y Fidel.

Es la integración latinoamericana desde los pueblos, desde abajo, partiendo de los movimientos populares, e inspirados en las batallas anticoloniales, anticapitalistas, anti patriarcales y antiimperialistas, que desde más de 500 años vienen librándose en estas tierras y tiene como principios fundamentales solidaridad permanente y la defensa irrestricta de la soberanía en todos los órdenes: política, económica, social, cultural, territorial, alimentaria, energética.

En una de las declaraciones de las cumbres del ALBA, se planteó con claridad. Hoy lo reafirmamos: “La crisis es producto de la decadencia del capitalismo que amenaza con acabar con la propia existencia de la vida y el planeta. Para evitar este desenlace es necesario desarrollar un modelo alternativo al sistema capitalista”.

Este modelo alternativo, que los pueblos venimos construyendo, tiene como principio la solidaridad y no la competencia, propone la armonía con nuestra madre tierra y no de saqueo de nuestros bienes comunes, incentiva un sistema de paz basado en la justicia social y propone recuperar la condición humana de nuestras sociedades y pueblos.

En el caso de nuestro país, los movimientos populares vemos con preocupación la discusión frente al próximo periodo electoral sobre el ajuste más o menos gradual. La subordinación de Argentina al CIADI, la reapertura de la discusión de pago a los fondos buitres o el planteo de endeudamiento y devaluación, son parte de lo que los pueblos nuevamente resistiremos.

Derrotamos al ALCA pero en los últimos años se profundizó el extractivismo, el agronegocio y el fracking y nuestra región se ha convertido en zona privilegiada para la explotación minera. El saqueo a nuestros bienes y a nuestra biodiversidad ha agudizado la criminalización y represión a quienes resisten y dan pelea por los derechos de los pueblos.

Frente al proyecto de mercado, de muerte, de guerra y de individualismo que impone el Imperio, los pueblos, desde abajo y a la izquierda, venimos construyendo otra alternativa a la que nos quieren imponer.

Hoy, que los tratados de libre comercio vuelven a estar en agenda, que se aprueban leyes antiterroristas en nuestros países cuya intención es reprimir a quienes pelean por sus derechos, que se expanden las bases militares y las derechas se reagrupan actuando hasta con golpes de Estado como sucedió en Honduras y Paraguay o las intentonas golpistas en Venezuela, decimos que nuestro mejor homenaje 10 años después es redoblar el compromiso y la solidaridad con los pueblos de Nuestra América.

A 10 años de la derrota del ALCA estaremos nuevamente en las calles para reafirmar el proyecto de los pueblos, de la vida, de la paz y de lo colectivo con el horizonte en el socialismo del siglo XXI.

Alba Movimientos