Colombia: avanza en el Congreso reforma constitucional para viabilizar los acuerdos de paz y las Farc ponen dudas sobre plazos para el fin del conflicto

En segundo de ocho debates la plenaria del Senado aprobó el proyecto de reforma constitucional para la paz con el fin de implementar los acuerdos a los que se llegue con las Farc en Cuba.

La intención del proyecto es legalizar lo pactado con la guerrilla en Cuba y darle alcance legal a lo que eventualmente se pacte finalmente.

El senador Armando Benedetti Villaneda explicó que el proyecto establece que la creación de la Comisión Legislativa para la Paz en la cual se adelantará el estudio en primer debate de los proyectos para la legalización de los acuerdos.

Dentro del proyecto, según el congresista de La U, quedó claro que se preservará la representación proporcional de las bancadas en el Congreso, asegurando la cuota de género y la participación de las minorías étnicas.

Finalmente fue desmontada la idea de que el Presidente de la República pueda nombrar ‘a dedo’ a integrantes de la comisión. En un momento se pensó que con esta posibilidad de abría la puerta para la llegada de las Farc a dicha instancia.

De otro lado, la plenaria del Senado aprobó otorgar facultades extraordinarias para el Presidente de la República para adelantar el proceso de implementación de los acuerdos con las Farc.

De acuerdo a Benedetti, estas facultades servirán para expedir decretos con fuerza de ley para asegurar la implementación y desarrollo del acuerdo final con la guerrilla.

Finalmente, sorprendió la plenaria del Senado al decidir hundir el artículo que abría la puerta a la participación en política para las Farc.

Aunque inicialmente en la comisión primera del Senado se dio vía libre a esta posibilidad –promovida por el senador Antonio Navarro Wolff–, en la plenaria se hundió el artículo.

El Espectador

FARC dicen que la fecha para firmar acuerdos podría ser modificada

Carlos Antonio Lozada, comandante guerrillero y negociador de las FARC, puso en duda la fecha establecida públicamente por el presidente Juan Manuel Santos para la firma de un acuerdo de paz e insistió en la necesidad de una asamblea constituyente para refrendar los convenios.

“Habrá que analizar en la mesa, cuando tratemos de ver en qué momento se cierra definitivamente el tema de justicia, en ese momento se podrá ver a partir de qué día se comienzan a contar los seis meses” para la firma, aseguró Lozada a los periodistas que le preguntaron si se mantenía el 23 de marzo como fecha de rúbrica del convenio.

Santos anunció el 23 de septiembre desde La Habana que en un plazo máximo de seis meses, el 23 de marzo del 2016, se firmaría la paz con los rebeldes para poner fin a un conflicto de cinco décadas.

El mandatario y el máximo líder de las FARC, Timoleón Jiménez, ‘Timochenko’, viajaron en ese momento a la capital cubana para dar a conocer un acuerdo parcial -en el marco de las conversaciones que se adelantan- sobre justicia que permitirá sancionar a quienes cometieron abusos de ambos bandos a lo largo de la guerra.

No es la primera vez que Santos aventura una fecha que luego no se cumple para la conclusión de las negociaciones. Al comienzo de las conversaciones en el 2012, las autoridades colombianas dijeron que en seis meses se estaría en condiciones de lograr la paz con las FARC, posteriormente se rumoreó en círculos oficiales que los acuerdos estarían listos antes de la reelección del gobernante, que se produjo en el 2014.

El comandante guerrillero Lozada también salió al cruce de una iniciativa que se desarrolla el martes en el Congreso colombiano para lograr un mecanismo de refrendación de los acuerdos de paz y negó que la iniciativa tenga el apoyo de los insurgentes.

“Seguimos creyendo en que debe ser una Asamblea Nacional Constituyente la que cumpla el papel de refrendar los acuerdos”, aclaró Lozada, y aseguró que esa posición había sido expresada a una delegación de legisladores que la semana pasada se reunió con ellos en esta capital.

Las FARC y el gobierno colombiano comenzaron a negociar a finales del 2012 con una agenda de seis puntos, de los cuales ya avanzaron en tres: problemas de la tierra, participación política y combate al narcotráfico. Actualmente se encuentran enfrascados en el cuarto ítem, sobre resarcimiento a las víctimas.

Las partes retomaron las conversaciones que habían cesado -de manera rutinaria- algunos días atrás y se espera que próximamente se dé a conocer el acuerdo de justicia que abriría la posibilidad de una firma en seis meses tal como lo dijo Santos.

Semana