El Gobierno contrata a empresa israelí para que vigile sus fronteras

El gobierno haitiano acordó con una empresa israelí que asesore la reestructuración y modernización de las aduanas, adquiera materiales y equipos y vigile la frontera por aire, tierra y mar.

El acuerdo fue firmado la semana última en esta capital entre el ministro haitiano de Economía, Wilson Laleau; y la vicepresidenta de la firma israelí HLSI, Eva Peled.

El texto se suscribió en presencia del secretario ejecutivo de la Comisión Técnica de Fronteras, Max Antoine, quien destacó que incluye un programa que capacitará a los funcionarios de aduanas para garantizar mayor recaudación.

También Antoine precisó que la ejecución del proyecto tendrá una duración de dos años, y cuenta con un programa de monitoreo para determinar si funciona “muy bien”, con una duración de 10 años.

Laleau, por su parte, explicó a la prensa que “la gestión de las fronteras es un gran reto para el Estado haitiano, que pierde cada día mucho dinero y no puede controlar el tráfico que allí se produce”.

Aunque el documento fue firmado en medio de las expectativas generadas por las elecciones del 25 de octubre último, cuyos resultados aún se desconocen, de inmediato comenzó a recibir críticas de sectores locales.

Eddy Labossiere, presidente de la Asociación de Economistas de Haití, dijo estar indignado “porque lleva a pensar que somos un pueblo de incapaces”.

“¿Por qué buscar extranjeros para asegurar nuestras fronteras, cuando tenemos tanto desempleo?, ¿por qué poner en duda la capacidad de la nación para manejar sus propios asuntos?, ¿qué impide fortalecer a la Policía Nacional de Haití para garantizar el manejo de la frontera?, se preguntó Labossiere.

El gobierno haitiano asegura que pierde hasta 500 millones de dólares cada año por no poder controlar el paso de mercancías procedentes de República Dominicana y prohibió la entrada por vía terrestre de 23 productos del vecino país.

La veda comercial fue adoptada en momentos en que las autoridades dominicanas ejecutan un programa de regularización de extranjeros que incide en miles de inmigrantes haitianos y han incrementado su control fronterizo.

Los presidentes Michel Martelly y Danilo Medina se reunieron a principios de octubre en Dominicana y acordaron trabajar juntos para superar diferencias, pero no se ha realizado un reencuentro fijado entonces para Puerto Príncipe.

El fin de semana último en ministro haitiano de Comunicación, Mario Dupuy, reiteró que su país mantiene su posición con respecto al diferendo comercial con República Dominicana hasta que la situación se regule a su favor.

Haití es el segundo socio comercial de República Dominicana, después de Estados Unidos, y el intercambio bilateral es de unos mil 500 millones de dólares, con una balanza favorable a los dominicanos.

El gobierno desea recaudar más impuestos, equilibrar la transportación de bienes y pasajeros y controlar la entrada de productos importados a favor de empresarios haitianos que se dicen afectados por la competencia comercial.

Prensa Latina