Exportaciones bolivianas caen 31,7% en el tercer trimestre de 2015

Las exportaciones bolivianas sumaron 6.924,2 millones de dólares en el tercer trimestre del año, un 31,7% menos que en el mismo periodo de 2014, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El valor de las exportaciones entre enero y septiembre es menor en 3.207,1 millones de dólares a los 10.131,3 millones reportados como cifra acumulada en el tercer trimestre del año pasado, según un reporte del INE.

El sector de hidrocarburos, cuyas ventas significaron el 45,8% del total exportado por el país, registró un descenso de 38,6%, de 5.167,8 millones de dólares entre enero y septiembre de 2014 a 3.173,8 millones en el mismo periodo de este año.

En ese sector en concreto, el valor de las ventas de gas natural, el principal producto de exportación de Bolivia, cayó en ese periodo un 35,7%, de 4.687,6 millones de dólares a 3.015,9 millones. Bolivia no exporta petróleo pero su economía se sostiene en las ventas de gas natural a Brasil y Argentina, a un precio que se ajusta trimestralmente en función de las variaciones del crudo.

El valor de las ventas del área minera, que suponen el 19,1% de las exportaciones, registró un descenso de 13,2%, al bajar de 1.524,4 millones de dólares a 1.323,8 millones; y las del sector agrícola disminuyeron un 28,3%, de 488,5 millones a 350,2 millones dólares.

Las exportaciones de la industria manufacturera, que representan el 27,8% del total de las ventas bolivianas al exterior, cayeron un 32,7%, de 2.864,9 millones de dólares a 1.928,1 millones.

Argentina y Brasil son los principales mercados para el gas natural boliviano y representan el 17,2 % y 28,1% del total exportado, respectivamente.

El valor de las ventas a Brasil disminuyó en 35,4%, de 3.009,5 millones de dólares a 1.945,4 millones, y las exportaciones a Argentina cayeron un 39,9%, de 1.977,9 millones a 1.188,4.

Las exportaciones a Estados Unidos, que representan el 12,1% de las ventas bolivianas, descendieron un 46,6%, de 1.571,6 millones a 838,9 millones de dólares, en el tercer trimestre.

Por otra parte, las importaciones llegaron a 7.027,2 millones de dólares en el tercer trimestre de 2015, un 8,3% menos que en el mismo periodo del año anterior. La reducción ha sido una tendencia de este año.

La balanza comercial presentó un déficit de 103 millones de dólares, frente a un saldo positivo de 2.466,9 millones registrado entre enero y septiembre de 2014, informó el Instituto Nacional de Estadística en su página digital.

Análisis

El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, manifestó que desde principios de 2015 se experimenta una disminución de las exportaciones y “esta es la constatación empírica, crítica y objetiva de lo que siempre dijimos, que Bolivia depende, en alto grado, del mercado internacional”.

Explicó que “cuando éste se resiente a través de alguna baja en la demanda, esto se traduce en menores precios para los productos que exportamos, en consecuencia es la caída de manera generalizada de los valores de exportación”. Añadió que no sólo afecta a lo tradicional, como los hidrocarburos y minerales, porque lo que pasa a nivel internacional repercute en Bolivia.

Demandan “verdadera” atención para el sector

Ante el desalentador panorama de las exportaciones, el gerente general del IBCE, Gary Rodríguez, expresó que el sector mantiene la esperanza de que se le dé una verdadera atención para revetir la caída del comercio exterior.

Rodríguez manifestó que detrás de las exportaciones “existen muchísimos empleos, muchas familias que dependen de esta actividad”. Siguió: “En la medida que las exportaciones no tradicionales, como la minería, decaigan quiere decir que hay menos ingresos en los bolsillos de los trabajadores y las empresas, por lo tanto, menos ingresos para las familias.

El gerente del IBCE incidió en la necesidad de asumir medidas urgentes y a largo plazo para revertir esta situación. “Hay una palabra que es muy importante en lo que hace al comercio exterior y se llama competitividad”, dijo.

Explicó que la competitividad también tiene que ver con la productividad, pero la primera “depende de las políticas públicas, leyes, normas, instituciones y el Estado que rayan la cancha para que el sector productivo pueda hacer lo suyo”. A futuro se tiene que pensar en usar tecnologías más competitivas.

Los Tiempos