Inundaciones en el Cono Sur: miles de evacuados aún no pueden volver a sus hogares

La crecida del río Uruguay se detuvo, pero pasará un mes hasta que unos 20.000 evacuados puedan volver a sus casas en Argentina, tras las inundaciones que abarcaron a Brasil, Uruguay y dejaron en emergencia a Paraguay.

En Paraguay se elevó a seis el número de fallecidos ayer, según un reporte de la policía que sumó la muerte de dos hombres cuando intentaban realizar tareas para mitigar los daños eléctricos provocados por las inundaciones que han dejado 140.000 evacuados en la última semana.

En Argentina “la situación está estabilizada. Aún hay 20.000 evacuados”, afirmó en rueda de prensa el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, al anunciarse la reactivación de un Sistema de Emergencias para la detección temprana y acción ante fenómenos naturales. La mitad de los evacuados en Argentina se localizan en la ciudad de Concordia, con 150.000 pobladores y ubicada en una región de producción agrícola en la provincia de Entre Ríos (centro-este). “La situación está estabilizada”, coincidió Enrique Cresto, alcalde de Concordia, en declaraciones a radio Continental.

En el peor momento de la crecida del curso fluvial que atraviesa los cuatro países, los evacuados sumaban 160.000, en medio de temporales provocados por el fenómeno de El Niño, según especialistas y funcionarios. “El aumento de las precipitaciones y la significativa pérdida de cobertura boscosa en Argentina, Brasil y Paraguay, que se encuentran entre los diez países con más deforestación de todo el mundo, no permitió la natural absorción del agua”, dijo ayer en un comunicado la entidad ambientalista Greenpeace.

El foco más grave de avance de las aguas se ubicó en las áreas ribereñas cercanas a Asunción. “Primero empezaría a descender el río aguas arriba, para después comenzar a bajar en todo el sur hasta el Río de la Plata”, dijo el alcalde Cresto. Sobre el río, Argentina y Uruguay tienen en funcionamiento compartido la represa hidroeléctrica de Salto Grande, cuyo embalse suele operar como regulador.

Temor a lluvias

Una advertencia para el futuro inmediato lanzó ayer, por la radio Once Diez, el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, al afimar que a pesar de que la situación tiende a normalizarse “si vuelve a llover como la semana pasada vamos a estar complicados”.

Un experto en agroclimatología, Eduardo Sierra, dijo a radio Colonia, que “el proceso actual consiste en un Niño fuerte y hasta ahora se está manifestando con mucha energía en (las provincias nordestinas de Argentina) Misiones y Corrientes, más el este de Paraguay y sur de Brasil”. En Argentina, según la Secretaría de Ambiente, entre 2007 y 2014 se deforestaron más de dos millones de hectáreas, de las cuales 620.000 eran bosques protegidos. “Entre Ríos perdió más de 85.000 hectáreas de bosques nativos. Concordia vive su peor inundación en 50 años”, añadió Greenpeace.

Cresto reconoció este fenómeno al afirmar que “siguen las deforestaciones en el norte y cada milímetro de agua que cae, va directamente a los ríos porque no hay tierra que la absorba”.

La República