Contexto Nodal:
El próximo 21 de febrero, 6.335.780 millones de bolivianos –empadronados hasta el momento- podrán concurrir a las urnas en el marco del Referéndum Constitucional en el que se decidirá por la aprobación o el rechazo a la reforma del Artículo 168 de la Constitución Política que, en caso de ser modificado, permitirá la ampliación de dos a tres mandatos presidenciales consecutivos. La consulta popular, establecida por una ley promulgada por la Asamblea Legislativa el 5 de noviembre de 2015, determinará si Evo Morales y su vicepresidente Álvaro García Linera podrán presentarse en las elecciones del 2019 y, en caso de ganar, extender su gobierno, iniciado el 22 de enero de 2006, hasta el 2025.

El promedio de las encuestas da empate entre el Sí y el No

El promedio de las encuestas realizadas en las últimas semanas para el referendo del 21 de febrero próximo muestra un empate técnico entre las preferencias para el Sí y el No, con un 40% a favor de cada una de las opciones, y un alto 13% de indecisos, que, según los expertos, inclinarán la balanza en uno u otro sentido.

Nunca como ahora se había registrado tan elevado porcentaje de indecisos (no sabe/no responde), que en el caso de la encuesta de Mercados y Muestras -para Página Siete y Los Tiempos de Cochabamba- se eleva al 21 % y en la de Mori -para El deber de Santa Cruz- al 19%. En el caso de Mori, el rubro de indecisos incluye la opción de “voto secreto”, no incluida en otras encuestas.

El sondeo realizado por Ipsos para ATB, el único que da ganador al No por seis puntos de diferencia sobre el Sí (44% sobre 38%) registra un porcentaje menor de indecisos, aunque igualmente elevado, del 14%.

La encuesta de Mercados y Muestras da una ventaja de tres puntos  al Sí (41% contra 38%), en tanto que Mori le otorga un punto más (41% contra 37%).

El análisis histórico de las cuatro encuestas de Mercados y Muestras para Página Siete y Los Tiempos, entre julio del año pasado y enero de este año, muestra que la opción a favor de la modificación de la Constitución  aumentó del 35% al 42% entre julio y septiembre,  en coincidencia con el fallo a favor de Bolivia en  La Haya, pero luego el Sí se mantuvo en el mismo nivel, con 40% en noviembre y 41% en enero.

La opción por el No cayó del 58%, en julio, al 38% en enero de este año, pero no a favor del Sí, sino de los indecisos, que en el mismo lapso pasaron del 7% al 21%, en coincidencia con el inicio de la campaña del Gobierno y del MAS.

Según  la evolución de las cuatro encuestas, el voto urbano a favor del Sí se mantiene prácticamente inalterable, con 38% en noviembre y 36% en enero; en tanto que el No cayó del 57% al 43% en beneficio de los indecisos (21%). En relación al voto rural, el Sí pasó del 42% al 50% y el No del 50% al 29%, con un aumento de los indecisos del 8% al 21%.

En relación al voto a favor de Evo Morales, en el caso de aprobarse la modificación constitucional, el Sí pasó del 40%, en julio pasado, al 46%, en enero, en tanto que el No bajó del 56% al 41% en el mismo período, con una subida del 2% al 13% de los indecisos.
El 21 de febrero los bolivianos y bolivianas acudirán a las urnas para definir si se modifica la Constitución y se da a Evo Morales la posibilidad de postular nuevamente a la presidencia.

Página Siete