De cada cuatro denuncias que en 2015 se presentaron ante el Ministerio Público, una estuvo relacionada con casos de violencia intrafamiliar, como el feminicidio, el abuso sexual y otros actos violentos, físicos y psicológicos cometidos en medio de la convivencia familiar, informó ayer el fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero.

“Estos delitos representan el 25% de las 112.904 denuncias que la Fiscalía recibió en 2015. Lamentablemente representan la mayor carga procesal”, alertó la autoridad ante los medios estatales, durante una evaluación que realizó sobre el trabajo de la Fiscalía del Estado en 2015.
En torno a los feminicidios, Guerrero precisó que en 2015 se registraron 93 casos, de los cuales la mayoría se concentraron en el eje central: 28 en Cochabamba, 27 en La Paz y El Alto y 14 en Santa Cruz. En ese contexto -añadió Guerrero- se lograron 40 sentencias condenatorias. La mayoría en procesos abreviados, cuyas condenas van de 20 a 30 años de cárcel.
Delitos patrimoniales y contra las personas
El Fiscal indicó que el segundo delito más frecuente denunciado ante la instancia que dirige fue el patrimonial (21%), que conforma el hurto, el robo y los robos agravados. En tercer lugar se ubicaron las faltas contra las personas (lesiones, homicidios, asesinatos, lesiones graves, lesiones en accidente de tránsito), que representaron el 10% del total de la carga procesal que tuvo la Fiscalía en 2015 .

“Los delitos que bajaron fueron los relacionados con sustancias controladas (6%) y los de corrupción (1%), que tienen relación con el incumplimiento de leyes y la emisión de resoluciones contrarias a las leyes”, añadió Ramiro Guerrero.

13% más que en 2014

Guerrero informó que en 2015 las denuncias ante la Fiscalía se incrementaron en un 13%, en comparación a las de 2014 y un 22% en relación con las de 2013.

Para la autoridad este incremento obedece a una tendencia creciente en la población boliviana a penalizar sus problemas.

“Problemas entre vecinos o familiares se llevan a instancias penales. A esto se suma que los conflictos que deben resolver otras autoridades se están pasando a la Fiscalía. La Fiscalía actúa cuando hay la comisión de un delito”, añadió.
Y esta tendencia a penalizar cualquier problema se presenta con mayor frecuencia en los departamentos del eje central de Bolivia, La Paz, Santa Cruz, Cochabamba y El Alto. “El 70% de las denuncias se concentran en el eje central más El Alto”, precisó.

Sanciones contra operadores de justicia

Denuncias

En 2015 la Fiscalía General del Estado atendió decenas de denuncias contra operadores de justicia.

Destituciones

En la gestión pasada se destituyó a 67 fiscales acusados de haber cometido delitos en el ejercicio de sus funciones.

Incumplimiento

40 fiscales fueron despedidos por el incumplimiento de sus funciones, como la falta a audiencias y otros.

Sanciones

41 fiscales fueron sancionados con descuentos del cinco al 40% de sus sueldos.

169 abogados postulan para ingresar a la Escuela de Fiscales

El fiscal General del Estado, Ramiro Guerrero, informó ayer que 169 abogados se postulan para ingresar a la Escuela de Fiscales, la cual fue creada con el objetivo de avanzar en la institucionalización del Ministerio Público.

“Hemos emitido la convocatoria el año pasado, se presentaron 237 postulantes. 169 fueron habilitados para el examen que se realizará el mes de febrero. Tenemos las primeras 60 plazas disponibles, a través de las cuales los postulantes podrán ingresar a la carrera fiscal”, dijo la autoridad a los medios estatales.

En abril de 2015, la Fiscalía emitió la convocatoria para la formación inicial de fiscales dentro de la nueva carrera fiscal. La inscripción de los postulantes arrancó ese mismo mes y concluyó en mayo, en las fiscalías departamentales y en la Fiscalía General, en Sucre.

Ramiro Guerrero explicó que los postulantes a la escuela formarán parte de un “curso inductivo de cinco meses intensos en los que trabajará en ese nuevo perfil del servidor del Ministerio Público: un hombre de servicio, de atención prioritaria a la víctima, de respeto a los derechos humanos, de servicio la patria, a la justicia”.

“Esa es la implementación de la nueva carrera fiscal, avanzar en el proceso de institucionalización con nuevos fiscales que tengan idoneidad, probidad, más allá del conocimiento técnico o teórico de la norma”, dijo Ramiro Guerrero.

El fiscal expresó que en Bolivia aún existe una demanda insatisfecha de justicia que debe ser atendida no sólo por el Ministerio Público, sino también por el Órgano Judicial, la Policía y otras instancias nacionales.

La autoridad expresó su confianza en que la Cumbre de Justicia, cuya realización aún no tiene fecha, se convertirá en la partida de reforma profundas para “revolucionar” la justicia.

“Esta tarea se debe realizar no sólo con los operadores de justicia, sino con otros actores del Estado y de la sociedad”, dijo la autoridad.

Página Siete