Bolivia y Perú acordaron este jueves en La Paz realizar una inédita inversión de más de 500 millones de dólares hasta 2025 para la recuperación ambiental y la diversidad biológica del binacional Lago Titicaca, el navegable más alto del mundo.

El acuerdo fue firmado por la ministra de Medio Ambiente y Agua de Bolivia, Alexandra Moreira, y el ministro del Ambiente de Perú, Manuel Pulgar, durante un acto público.

El asesor del boliviano ministerio de Medio Ambiente y Agua, Sergio Arispe, explicó que el acuerdo estima efectuar gastos a corto y largo plazo para recuperar áreas del lago, a unos 3.800 metros sobre el nivel del mar y de una superficie de 8.562 km2.

“A mediano plazo tenemos un horizonte de 117 millones de dólares y a largo plazo de 400 millones de dólares. Es un tema más logístico, que estamos tratando de gestionar hasta el 2025”, puntualizó el funcionario.

Los dos países acordaron trabajar sobre cuatro objetivos: “reducción de presiones ambientales; la organización y la realización de actividades; la contribución de la recuperación ambiental; y el fortalecimiento de la gestión ambiental”

El ministro peruano Pulgar destacó que en “Bolivia y el Perú ya se están tomando acciones concretas, como inversiones para plantas de tratamiento de aguas residuales para enfrentar los principales problemas que el lago viene teniendo”.

La contaminación en el Lago Titicaca está afectando la vida de los mismos lugareños y la pesca de la que ellos viven, así como la vida de ranas y aves. La boga y el suche, dos especies de peces para consumo humano, están cerca de su extinción.

Parte de los desechos que genera la boliviana ciudad de El Alto, vecina de La Paz, donde habitan unas 800.000 personas terminan en el espejo lacustre.

El canciller boliviano, David Choquehuanca, quien asistió a la firma del acuerdo, planteó crear mecanismos de solución, como la habilitación de un centro de investigación del lago para recuperar la diversidad biológica.

De Perú


VOLVER