Brasil acumuló en 2015 un déficit en su cuenta corriente de 58.900 millones de dólares, equivalente al 3,32 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB), el menor nivel desde el 2010 y 43,4 por ciento menor al registrado en el 2014, informó el martes el Banco Central.

El rojo fue enteramente cubierto por la Inversión Extranjera Directa (IED), que sumó 75.075 millones de dólares.

En el 2014 el déficit de la cuenta corriente, la medida más amplia de las relaciones de un país con el exterior, fue de 104.200 millones de dólares, o 4,31 del PIB.

En buena medida, la mejora registrada el año pasado fue atribuida por el Banco Central a la fuerte devaluación del real ante el dólar estadounidense, que llegó a casi el 50 por ciento en los últimos doce meses.

En diciembre pasado, el déficit de la cuenta corriente fue de 2.500 millones de dólares, de acuerdo con el informe de la autoridad monetaria brasileña.

La IED en diciembre alcanzó los 15.200 millones de dólares.

En cuanto a la balanza de servicios, el año terminó con un saldo negativo de 37.000 millones de dólares y una reducción del 23,1 % respecto a 2014, a lo que contribuyó un déficit de 2.500 millones de dólares registrado en diciembre, de acuerdo con el Banco Central.

El informe también precisa que la deuda externa bruta de Brasil finalizó 2015 situada en 337.700 millones de dólares, de los cuales 56.100 millones corresponden a los compromisos de corto plazo y los 281.600 millones restantes derivan de los de largo plazo.

Al 31 de diciembre de 2015, las reservas internacionales de la principal economía latinoamericana eran de 368.700 millones de dólares, con una reducción de 237 millones de dólares respecto al consolidado que se tenía hasta noviembre.

Con el alza del dólar, los gastos de los brasileños en el exterior en el 2015 cayeron un 32,1 por ciento ante el año previo, sumando 17.357 millones de dólares.

Brasil 247