El canciller Eladio Loizaga criticó en su discurso, ayer en Quito, que la Unasur “está muy contaminada por cuestiones políticas”. En el foro impera la retórica y no acciones concretas, expresó el ministro paraguayo de Relaciones Exteriores.

Loizaga dijo que Paraguay plantea que la Unasur priorice su acción en los temas económicos y vaya dejando de lado la contaminación política.

“Siempre vemos que la Unasur está muy contaminada por cuestiones políticas. Creo en ese principio que todos respetamos y que siempre estamos proclamando respecto a la no intervención, y en eso tenemos que ser bien conscientes y que se cumpla”, manifestó el ministro.

Fue durante su discurso en la reunión del Consejo de Cancilleres de la Unasur, en la sede de la Secretaría General del bloque, situada en las afueras de Quito.

El bloque creado en el 2008 por iniciativa del entonces presidente venezolano, el fallecido Hugo Chávez, y el exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva para propagar -sin éxito- la ideología bolivariana en el continente.

Mencionamos las reiteradas muestras de solidaridad con el régimen de Chávez y con el gobierno de Nicolás Maduro, en Venezuela, con los atropellos y encarcelamiento a opositores al Gobierno, como últimamente el caso de Leopoldo López.

Posición sobre drogas

La Unasur propondrá en la sesión especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre Drogas, que se celebrará en abril, que se pongan los derechos humanos sobre la lucha contra las drogas.

Así lo aseguró ayer el secretario de la Unasur, el colombiano Ernesto Samper, durante la sesión ordinaria de cancilleres, que se desarrolló en la sede del grupo, en el norte de Quito.

“Vamos a llevar una posición unificada a la Asamblea de Drogas de la ONU”, dijo Samper al reiterar que será “la única región que va a llegar con una decisión de consenso sobre el tema de las drogas”.

“Ninguna actividad puede pasar por encima de los derechos humanos, por importante que ella sea”, recalcó Samper, al apuntar que la propuesta de la Unasur es que se haga una reconsideración de la política de drogas.

ABC