El Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU (DESA) organizó una reunión de expertos sobre la preservación y revitalización de las lenguas en Nueva York, del 19 al 21 de enero.

Dentro de los invitados al evento se encuentra el sociólogo, educador y lingüista peruano, Luis Enrique López, quien advirtió del alto riesgo de desaparición de numerosas lenguas en América Latina.

López señaló que en Sudamérica cerca de un tercio de las lenguas indígenas está en peligro de extinción, lo que quiere decir que existen lenguas que tienen muy pocos habitantes, cuatro, cinco o una docena de personas mayores que las hablan, además que las lenguas han perdido su función natural de transmisión intergeneracional de aprendidas pasadas en el hogar.

El Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas tiene el objetivo de destacar buenas prácticas y explorar las oportunidades que proporcionan las tecnologías de la información y la comunicación en este campo, por ejemplo, uno de ellos fue el de Elisa Loncon, mapuche de Chile, profesora de lengua y cultura mapuche que dirige una organización indígena sobre los derechos lingüísticos y ha emprendido distintas investigaciones en la materia.

Además el de Alberto Manuela, un cineasta quichua de Ecuador que produce documentales y películas en esa lengua sobre temas de importancia para las comunidades originarias de la región.

El fenómeno de la desaparición deviene del cambio de hábitos en una comunidad lingüística en la medida que sustituye gradualmente una variedad de la lengua de uso tradicional por otra variedad, sea ya presente desde hace tiempo en la comunidad o sea recientemente introducida.

Y es que desde los primeros contactos los españoles lucharon por imponer la nueva lengua sobre la sociedad indígena, esto después de querer asimilar a las sociedades originarias, lo que se concretó invadiendo sus territorios, deportando y desterrando comunidades, desmembrando familias e imponiendo la cultura dominante, desplazando la lengua y ubicando al español en el seno de la sociedad mapuche. Las actuales generaciones de jóvenes que utilizan esta etnia últimamente se han planteado la necesidad de recuperar el idioma ancestral, aún cuando se tiene escasos ámbitos de uso, como en las ceremonias y actos reivindicatorios, urbanos o rurales, pero no son suficientes para evitar la desaparición de las variedades del mapuzungun particularmente.

Pablo Moreno, estudiante de pedagogía en la Universidad Católica de Temuco, manifestó que los jóvenes buscan distintas formas de prevalecer la lengua, “se hacen internados por ejemplo, de lengua y cultura en donde se aprende de ambas cosas. La idea es hablar donde se pueda, enseñarle a los demás e invitarlos a la biblioteka mapuche porque ahí se hacen clases de la lengua y esas materias, entonces tratando de hablar en el cotidiano es lo más factible, pero eso se logra casi siempre con los abuelos o los papás, así es en mi caso por lo menos”.

El Ciudadano