Pasadas las 01.10 horas de este jueves finalizó el cónclave de la Nueva Mayoría, que por más de cinco horas reunió a la Presidenta Michelle Bachelet con 25 representantes del oficialismo en el Palacio de Cerro Castillo de Viña del Mar.

Al comienzo de la reunión, la Mandataria realizó un balance de lo que han sido los casi dos años de gobierno de su segundo mandato. Ahí destacó el logro de algunos compromisos de campaña, como la  la reforma al binominal, la gratuidad en la educación superior y el cambio al sistema tributario.

Sin embargo, pidió, tanto a los jefes de partidos como a los ministros del comité político, “recuperar la convicción en las reformas”, pensar en el futuro para “proyectar” al conglomerado y prepararse para “enfrentar bien” las elecciones municipales, según lo informado por La Tercera.

El acuerdo: Reforma Laboral

Acerca de las prioridades legislativas programadas para ser aprobadas antes del 31 de enero, la presidenta solicitó esfuerzos para que se cumpla con la agenda, que incluye siete iniciativas.

Pero a pesar de que se prevee que no se cumpla a cabalidad esta meta debido a profundas diferencias en el oficialismo respecto a algunas iniciativas, durante la reunión se acogió la petición de los líderes de partidos y se acordó “hacer todo el esfuerzo” para adelantar la votación en el Senado la reforma laboral para enero de este año, como confirmó a la prensa el timonel comunista Guillermo Teillier a la salida de la cita.

​ Además, informó que habrá “una próxima reunión como ésta, seguramente a comienzos del año legislativo y después cuando fuera necesario durante el año”.

Por su parte, Jaime Quintana (PPD), señaló que en la reunión “hubo autocríticas de ambos lados”, donde se puntualizó que “los ministros tienen que estar más en terreno, comunicar mejor a los partidos, a las bancadas, respecto a los esfuerzos que el Gobierno está haciendo en distintas materias”.”Esta fue una reunión de diagnóstico, de compartir un diagnóstico, de avanzar hacia una fase de reforma distinta a la que hemos tenido hasta ahora. La Presidenta habló de pasar desde una fase de reformas legislativas a una fase más bien ciudadana y no podemos estar más de acuerdo con ella”, dijo.

En tanto, el senador del MAS, Alejandro Navarro, estimó que “la reunión ha limado asperezas”. “Hay una autocrítica mutua. A los partidos nos hace falta más contacto con el Gobierno y el Gobierno le hace falta más escuchar a los partidos, y en esta ocasión se ha escuchado a los partidos”, indicó.Debido a que efectivamente el encuentro tenía como objetivo trazar métodos para suprimir las diferencias entre el gobierno y la Nueva Mayoría, la Mandataria se comprometió a mejorar los canales de coordinación política con los parlamentarios oficialistas, mientras que los representantes de la coalición acordaron reducir los niveles de conflictividad entre los partidos.

Finalmente, al ser consultado por el administrador de la Moneda, Cristián Riquelme, a quien se le critica por ser vinculado con los casos SQM y Caval, el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco afirmó que “no fue tema” dentro del cónclave.

Tras el cónclave, la Mandataria se retiró en helicóptero del lugar para regresar a Santiago.

T13