Activistas chilenos advirtieron hoy de que el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) supone una amenaza a la soberanía de Chile y un riesgo para la salud de la población, y llamaron a los parlamentarios del país a no ratificar el acuerdo.

Carlos Figueroa, portavoz de la Plataforma Chile mejor sin TPP, que agrupa a un centenar de organizaciones sociales, dijo en un encuentro con corresponsales extranjeros que el acuerdo, que creará la mayor zona de libre comercio del mundo, tendrá costos “muy grandes” para Chile y beneficios “discutibles”.

El acuerdo fue pactado por Chile, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Estados Unidos y Vietnam, y debe ser ratificado por los Parlamentos de los doce países.

Figueroa explicó que el TPP es mucho más que un acuerdo comercial e incorpora temas sensibles para los intereses de los países, y consideró que EE.UU. quiere utilizarlo con fines geopolíticos y económicos para ganar terreno a China.

“El TPP fue concebido como una plataforma ampliable a futuro y que compita con las reglas hoy establecidas en la Organización Mundial de Comercio (OMC)”, apuntó.

El portavoz de la Plataforma Chile mejor sin TPP, añadió que “EE.UU. ve la oportunidad para introducir reglas que no puede introducir en la OMC y pueden ser proyectables a acuerdos internacionales que más amplios”,

El activista consideró que los temas más sensibles para Chile son los referentes a las reglas de origen, competencia, inversión, servicios financieros y propiedad intelectual porque “van a afectar la soberanía y la capacidad de legislar en Chile y establecen nuevas normativas inexistentes”.

Aseguró que las rebajas arancelarias serán “mínimas” si el TPP se ratifica porque Chile ya tiene acuerdos comerciales con los otros once países.

Por el contrario, tendrá consecuencias negativas para la salud pública y el acceso a los medicamentos con varias medidas, entre ellas una que pretende prolongar la propiedad intelectual de segundos usos de medicinas, y que podría favorecer el monopolio de algunos medicamentos.

Figueroa aseguró que el TPP también amenaza la soberanía y la democracia chilena porque los parlamentos y organizaciones sociales de los países que lo negociaron fueron excluidos del proceso.

Paulina Acevedo, otra portavoz de la Plataforma Chile mejor sin TPP, afirmó que “aún es posible frenarlo” y dijo que confía en que el parlamento sea “el primer muro”.

La activista aseguró que cuatro diputados y un senador apoyan a la plataforma y espera recabar más apoyos para evitar la ratificación del TPP.

Pulso