La Asociación Campesina del Catatumbo, Ascamcat, como organización campesina que propende por defender la tierra, el territorio y los derechos humanos rechaza rotundamente el asesinato de la dirigente social y compañera Nelly Amaya Pérez, quien fue asesinada con múltiples impactos de arma de fuego el día de ayer 16 de enero de 2016 a las 7:00 pm cuando se encontraba atendiendo el establecimiento de comercio de su propiedad.

La compañera Nelly era actualmente la presidente de la Junta de la Acción Comunal del barrio Guamalito en el municipio de San Calixto, activista política sobreviviente de la UP, madre de tres hijos, comerciante, mujer ejemplar y luchadora social por San Calixto.

Ascamcat ve con preocupación este hecho de violencia en la región, máxime en el marco del proceso de paz entre el gobierno nacional y las insurgencias armadas. Creemos firmemente que todos estos esfuerzos por alcanzar la paz deben conducir y materializar desde ya a respetar y garantizar la vida de todos sus conciudadanos, de dar las garantías a los dirigentes sociales y defensores de derechos humanos en su trabajo por la paz con justicia social, exigencia por la dignidad y defensa del territorio. La paz no se consolida con la sola firma de un acuerdo, sino con la garantía y respeto pleno de derechos de todas las personas, iniciando por el más importante, la vida.

Los asociados de Ascamcat envían un abrazo de solidaridad a la familia en estos momentos de dolor y consternación por la partida de su ser querida. De igual manera hacen un llamado a todas las instituciones del Estado encargadas de investigar, juzgar y reparar, iniciar de inmediato su deber constitucional para esclarecer y condenar los hechos ocurridos para que no queden en la impunidad.

Exigimos, queremos, y trabajamos por la paz con justicia social para el Catatumbo Asociación Campesina del Catatumbo – Ascamcat.

Prensa Rural