El Consejo Centroamericano de Procuradores de Derechos Humanos informó ayer que supervisará el paso de los migrantes cubanos por la región para garantizar sus derechos humanos en su camino hacia Estados Unidos.

La defensora de los habitantes de Costa Rica, Montserrat Solano, indicó en unas declaraciones distribuidas a la prensa que el personal debidamente identificado que forma parte de las entidades de derechos humanos de cada país asegurará el paso de los miles de cubanos.

“Vamos a supervisar el paso de los cubanos por Centroamérica en su camino hacia EE.UU., esto se hace con miras a asegurar sus derechos humanos. Apoyamos los esfuerzos de los países para dar una solución a los inmigrantes que se encuentran en las fronteras”, expresó Solano.

Desde que el pasado 15 de noviembre Nicaragua les prohibió el paso por su territorio a los inmigrantes cubanos, aduciendo riesgos a la seguridad y soberanía, en Costa Rica se han acumulado cerca de 8.000 isleños a quienes este país les otorgó visas extraordinarias de tránsito.

El 18 de diciembre Costa Rica decidió no otorgar más visas a los cubanos porque se agotó su capacidad de atenderlos en los 38 albergues que habilitó para su asistencia humanitaria.

A finales de diciembre los países de la región acordaron aplicar un plan piloto en enero que implica el traslado de cubanos por aire desde Costa Rica hacia El Salvador, y desde allí por tierra hacia Guatemala y México, y finalmente a Estados Unidos.

Sin embargo, aún no hay una fecha definida para comenzar a movilizarlos.

El País

Isleños saldrán por dos vías: El Salvador y Honduras

El canciller salvadoreño, Hugo Martínez, reveló este martes que los casi 8.000 migrantes cubanos varados en Costa Rica saldrán hacia Estados Unidos por dos vías: El Salvador y Honduras.

El diplomático explicó que, debido a la enorme cantidad de isleños que debe movilizarse, algunos se trasladarán en avión a su país y otros a territorio hondureño, a fin de seguir el recorrido hacia el norte por tierra.

En el caso de El Salvador, afirmó: “La operación piloto es la siguiente: se embarcan en Costa Rica, aterrizan en el aeropuerto Monseñor Óscar Arnulfo Romero (San Salvador), de ahí son llevados a la frontera más cercana con Guatemala”.

El tiempo previsto de permanencia de los cubanos en territorio cuzcatleco es de cinco horas, detalló Martínez.

Además, confirmó que la operación “no le costará ningún cinco” a su país porque será financiada por familiares de los cubanos en Estados Unidos y por la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), que pagará el transporte terrestre.

Más bien, los migrantes dejarán unos $800.000 a Centroamérica en impuestos de salida.

“Nos parece que es una operación de carácter humanitario para ayudar a estas personas que tienen colapsados los albergues en Costa Rica”, afirmó el diplomático salvadoreño.

El lunes, en San José, se adelantó que en la prueba piloto participará un grupo de 180 cubanos de un total de 7.800.

La Nación