Dos representantes de la Unidad del Dolor y Cuidados Paliativos conversaron con los diputados sobre su criterio favorable al proyecto que busca legalizar el uso medicinal de la cannabis, ya que según dicen actualmente se usa el producto para contener algunos problemas específicos de salud.

El proyecto que promueve el diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC), Marvin Atencio, pretente que la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), pueda dar tratamiento con marihuana medicinal a pacientes que padezcan de enfermedades como esclerosis múltiple, sida, cáncer, síndrome de Alzheimer, mal de Parkinson, neuropatía diabética y epilepsia.

La iniciativa contemplada en el expediente N°19.256 ya cuenta con el criterio de varias entidades como el Ministerio de Salud y otras organizaciones no gubernamentales expertas en la materia.

Lea también: Aval del Ministerio de Salud al uso del cannabis medicinal es respaldado por más de 30 estudios

José Luis Espinoza Zanabria, especialista en medicina paliativa explicó que las concentraciones del “THC” en la marihuana va ser diferente si se está hablando del uso re-creacional al medicinal.

Ante dichas explicaciones, el oficialista Atencio Delgado mencionó que el PAC está buscando la manera de lograr consenso sobre este proyecto, con el compromiso que el uso dado a esta planta será única y exclusivamente para uso medicina; además coincidió en parte con el criterio de Zanabria ya de acuerdo con las investigaciones realizadas se defiende un uso máximo de THC del 21%.

Los expertos afirmaron a la Comisión que el país debe dar algunos pasos hacia el futuro médico no convencional, el cual ya está siendo utilizado en diferentes países alrededor del mundo para tratar enfermedades específicas, principalmente neuro-generativas.

En la Comisión continúan recopilando criterios al respecto, de hecho actualmente se analiza la posibilidad de la industrialización como tal, sin embargo los diputados si han dejado claro que la aprobación del uso medicinal no significa que eventualmente se legalizará el uso recreacional.

El País