El máximo jerarca de la Iglesia católica en El Salvador, monseñor José Luis Escobar, pidió ayer al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que paren las deportaciones de los salvadoreños y otros ciudadanos centroamericanos a raíz de las redadas que se han incrementado a inicios de 2016.

“En nombre de la Iglesia de El Salvador quiero hacer un llamado, una petición al señor presidente de Estados Unidos, señor Barack Obama y su Gobierno, a no continuar con las deportaciones de nuestros hermanos centroamericanos”, expresó ayer Escobar durante la conferencia de prensa habitual posterior a la homilía dominical en la Catedral Metropolitana.

Monseñor calificó de “injustas” las acciones del Gobierno estadounidense en contra de los inmigrantes. “No es justo, ellos no son criminales para deportarlos. Son personas buenas, humildes y sencillas que buscan mejorar sus vidas sin hacer mal a nadie; al contrario, brindando su trabajo honesto. Le pedimos al señor presidente de Estados Unidos y a su Gobierno deponer esta actitud de deportaciones para nuestros hermana centroamericanos, a los salvadoreños”, dijo el religioso.

Escobar aseguró que “no cabe duda” de que el tema de la crisis de los inmigrantes en Estados Unidos será uno de los temas que el papa Francisco abordará en su visita a México programada para el 12 de febrero de este año.

De acuerdo con el sacerdote, el Gobierno de Estados Unidos debe reflexionar sobre las medidas que han impulsado en los últimos días y en las que varias familias salvadoreñas han sido detenidas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) .

El llamado de la Iglesia católica surge en momentos en que legisladores del Parlamento Centroamericano (PARLACEN) han expresado que la ola de deportaciones que se prevé agravará la precaria situación económica de la región y puede conducir a una “muerte segura” a miles que se han ido huyendo de las pandillas.

Reforma migratoria

Ante el escenario de las deportaciones, monseñor Escobar hizo un llamado a los congresistas estadounidenses a que promuevan una reforma migratoria integral para solventar el tema de los inmigrantes.

“Hacemos un llamado a todos los responsables del Estado de la Unión Americana para que se dé la reforma integral migratoria y favorecer a los millones de migrantes en aquel país”, expresó monseñor.

Según el arzobispo de San Salvador, estamos en una época en la que debe prevalecer aún más el respeto a los derechos humanos, por lo que recordó a Estados Unidos que los salvadoreños que están de forma ilegal “no son criminales”.

Escobar reconoció el esfuerzo hecho por el presidente Obama en el tema de la reforma migratoria; sin embargo, aseguró que hasta el momento no se han obtenido los frutos necesarios en favor de los inmigrantes.

“Reconocemos el esfuerzo que muchos hacen, el esfuerzo que el mismo presidente de Estados Unidos ha hecho por la reforma integral migratoria, lo reconocemos; pero hasta la fecha no se ha conseguido y entonces no podemos callar, no podemos dejar de levantar la voz por nuestros hermanos migrantes”, agregó monseñor Escobar.

De acuerdo con el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, el presidente Obama está consciente de la indignación sobre las redadas, pero aseguró que “la aplicación de la estrategia y las prioridades que el Gobierno ha articulado no van a cambiar”.

La Prensa Gráfica

Hacen llamado a la calma a los migrantes en EE UU

Un llamado a mantener la calma y la tranquilidad realizó el gobierno de Honduras a los miles de compatriotas que residen en Estados Unidos.

Esto luego de las redadas iniciadas la semana anterior en varias ciudades norteamericanas en contra de madres y niños con ordenes de deportación.

El gobierno informó que las repatriaciones de inmigrantes están dirigidas a cuatro grupos focales que representan una minoría en comparación a la cantidad de hondureños que residen en esa nación. La comunidad hondureña en Estados Unidos sobrepasa el millón de compatriotas, según estimaciones hechas por organizaciones de inmigrantes.

Se estima que la mayoría de los catrachos en la unión americana residen de manera irregular, es decir, sin documentos. “Las deportaciones que estamos viendo son para aquellas personas que han agotado todas las instancias legales y por lo tanto la deportación procede y no hay nada que hacer”, explicó María Matamoros, subsecretaria de Asuntos Migratorios.

Llamó a la calma a los miles de compatriotas y aseguró que las oficinas consulares en la Unión Americana darán el apoyo requerido.

Según las autoridades hondureñas, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ordenó la deportación inmediata, en primer lugar, de todas aquellas personas considerados una amenaza a la seguridad nacional. También ordenó repatriar a las personas con historial extenso de violaciones de inmigración.

Además, las personas que han cometido faltas como conducir en estado de ebriedad y quienes enfrentan cargos por violencia doméstica, explotación sexual y robo. Asimismo los inmigrantes con una orden final de deportación particularmente las madres y niños.

El Heraldo