Guayaquil nuevamente acogerá una celebración por el aniversario del gobierno de Rafael Correa. Cuando se celebró el primer año, la militancia de Alianza PAIS llenó la avenida 9 de Octubre.

Ahora el lugar será otro: la Concha Acústica del Parque Samanes, un sitio cargado de simbolismo, primero, porque ese espacio fue la respuesta del Gobierno a la carencia de áreas verdes y de esparcimiento en la ciudad; y segundo, porque el escenario es la última etapa abierta dentro del proyecto. De hecho, la inauguración fue en diciembre pasado.

El propio Presidente estuvo allí, en el concierto inaugural. El gobierno espera que la Concha Acústica acoja grandes festivales al aire libre, como ocurre en otras ciudades. Es una infraestructura con la que Guayaquil no contaba.

Luis Monge, secretario nacional de Organización Territorial de Alianza PAIS y uno de los organizadores, ha mantenido reuniones en la Concha Acústica con personal de la Autoridad Municipal de Tránsito (AMT) y la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE).

Él asegura que todo el operativo de seguridad está listo para recibir a 15.000 personas. La invitación se ha extendido a todas las directivas locales de PAIS, pero Monge entiende que no todas van a venir.

La mayor cantidad de asistentes procederá de Guayaquil y de los cantones aledaños. De igual manera, es un evento abierto a la ciudadanía en general. La invitación también ha sido extendida a las organizaciones que conforman el Frente Unidos, que aglutina a todos las agrupaciones que respaldan al gobierno.

Jorge Vélez, director provincial en Guayas de Centro Democrático, cuenta que recibió la invitación de su homóloga de PAIS en la jurisdicción, Marcela Aguiñaga, y de la secretaria ejecutiva, Doris Soliz.

El movimiento que lidera el prefecto Jimmy Jairala, que celebró hace poco su transformación a agrupación de carácter nacional, ya confirmó su asistencia. Estarán allí 1.000 militantes, sobre todo del distrito Pascuales, el más cercano al parque Samanes. “Tenemos un compromiso con la Revolución Ciudadana por haber cambiado este país. Es una fiesta para todos los ecuatorianos que creemos en la democracia. Centro Democrático va a estar ahí apoyando”, aseguró el dirigente.

El simbolismo no solo está en la elección del lugar sino también en la distribución de los asientos. Las primeras 4 filas están reservadas para militantes y líderes de organizaciones sociales. “Son para gente de base”, explicó Monge. Correa y el vicepresidente Jorge Glas estarán en la quinta fila, rodeados de jóvenes y becarios universitarios.

En un año de definiciones electorales el mensajes que se quiere transmitir es que la militancia es importante, por ello está en primer lugar, y que los gobernantes son cercanos a la juventud.

El festejo del sábado marca el inicio de un año intenso para PAIS. Luego vendrán las conferencias ideológicas que servirán para elaborar el plan de gobierno que se presentará en los comicios de 2017.

Todo ese proceso terminará en el último trimestre del año con la convención nacional donde se presentarán a los candidatos. Probablemente por eso el único político que se dirigirá al público en la jornada de mañana será Correa.

Cualquiera que suba al estrado podría ser considerado el sucesor del Mandatario. Y Correa, como lo dijo el martes pasado en una entrevista, prefiere que primero haya una discusión sobre quién será el aspirante a Carondelet por PAIS.

De acuerdo con la secretaria ejecutiva de Alianza PAIS, en 2016 la política del movimiento se enmarcará en el debate de los modelos de desarrollo. Manifestó además que hasta la fecha el suyo es el único grupo político que ha socializado su agenda. “Nuestro ideario del Buen Vivir y nuestro programa de Gobierno están muy claros para el pueblo ecuatoriano”, afirmó.

Frente a eso convocó a la oposición a presentar sus propuestas y socializarlas con la ciudadanía. “Queremos saber el ideario político de esas unidades del “agua y el aceite” que empiezan a convocarse, a llamarse (…) ¿Dónde están la pseudoizquierda y la derecha recalcitrante? Algo más tiene que haber en el sustento de esas unidades políticas, algo más que el odio a la revolución ciudadana”, dijo en referencia a la postura de la oposición.

Soliz exigió un nivel de debate responsable para que los ciudadanos cuenten con herramientas sólidas y así puedan tomar su decisión en las elecciones de 2017. “Este año las organizaciones políticas tendrán que sincerar sus agendas ocultas y decirles al país qué proponen”, insistió.

DATOS

Según el cronograma oficial, la celebración por los 9 años de Gobierno de Rafael Correa inicia a las 08:00. A esa hora está previsto que lleguen los militantes.

Primero se presentarán artistas nacionales como Maikel y La Vecina. El comediante hará sketches de cómo era antes el país, por ejemplo las vivencias de una empleada doméstica que no estaba afiliada.

Luego se presentarán videos del antes y después de las obras realizadas en estos 9 años.

Posteriormente, se presentará un popurrí de las canciones de campaña, por ejemplo Correazo y Ya tenemos presidente. Los autores de esas melodías cantarán e invitarán al presidente Rafael Correa a unirse a ellos.

De allí un becario, que podrá ser hombre o mujer, hablará de los cambios registrados en la educación superior.

Entonces se dirigirá a la audiencia el presidente Rafael Correa. Según la agenda, el evento terminará cerca de las 14:30.

El objetivo es que los militantes del movimiento regresen a sus hogares con la luz del día y sin lluvia en el puerto principal, explicó Luis Monge.

El Telégrafo

Nueve años de una política económica que privilegia al ser humano

Durante nueve años, el manejo económico del Ecuador se apalancó en una política social y redistributiva que prioriza al ser humano sobre el capital y cuyo horizonte, basado en la inversión, apunta al cambio de la matriz productiva.

La transformación se inició en 2007, tras el primer triunfo electoral de la denominada Revolución Ciudadana. El Gobierno desechó el pensamiento neoliberal que “dominó al país durante más de tres décadas en beneficio de los más ricos y en detrimento de los pobres”, según ha señalado el presidente Rafael Correa.

El modelo económico aplicado por Ecuador en los últimos 9 años, ha sido destacado por la Comisión de Estudios Económicos para América Latina y el Caribe (CEPAL). “Hemos seguido de cerca la historia reciente del Ecuador, desde el 2007, bajo el planteamiento de la Revolución Ciudadana (…) Vemos que la calidad de las finanzas públicas ha mejorado sustancialmente y que si se puede potenciar el aporte de la política fiscal privilegiando el desarrollo social y económico del país”, dijo la Secretaria Ejecutiva del organismo regional, Alicia Bárcena.

En 2007, la pobreza se ubicó en el 36,7% mientras que hasta septiembre de 2015 llegó al 22,3% lo que significa una reducción de casi 14,5 puntos. Entre 2006 y 2014, 1,3 millones de personas salieron de la pobreza.

Así mismo, el Índice de GINI (que mide la desigualdad social) bajó de 57,4 a 47,3, lo que constituye un promedio menor al que registra el resto de países de la región.

Entre 2007 a 2016 el salario básico unificado (SBU) creció en 115% en Ecuador, al pasar de 170 dólares a 366 dólares. También se eliminó la tercerización.

El manejo tributario ha sido otro de los logros de la actual gestión que ha pasado del 10,1% del PIB, donde están todavía muchos países de la zona, a 19,1%. La recaudación efectiva a noviembre de 2015 fue de 13.066 millones de dólares logrando un crecimiento del 4% respecto de lo recaudado en 2014.

Pese a que en 2015 Ecuador fue golpeado por fenómenos exógenos reduciendo sus previsiones de crecimiento a 0,4% del PIB; su economía mantiene el mejor promedio histórico de América Latina. “Hemos crecido 3,9%, siendo uno de los países de mayor crecimiento de la región. En estos nueve años de revolución los cambios son increíbles. La economía administrada es de más del doble de grande”, ha puntualizado el mandatario.

Según el Banco Mundial en estos años, Ecuador pasó de ser un país de renta baja a uno de renta media. “Pasamos de ser un país de desarrollo humano bajo a uno alto. Hemos transformado el crecimiento para el bienestar de nuestra gente; la riqueza petrolera se transformó en bienestar para la gente”, apuntó.

La inversión creció al 15% en nueve años

La política económica del Gobierno se ha apalancado en la inversión pública como sinónimo de desarrollo y ahorro de largo plazo. En los últimos nueve años, Ecuador ha mostrado un significativo aumento al subir de 3% del PIB, en 2007, al 15%, en 2015.

“Ecuador ha sido uno de los países en donde más ha crecido la inversión pública en la región y eso nos parece muy positivo”, señaló en entrevista con Andes, Daniel Titelman, director de la División de Desarrollo Económico de la Cepal.

Si bien la inversión pública de América Latina ha mostrado un mayor dinamismo a partir de 2003, mantiene niveles bajos de inversión con un 5,6% del PIB a 2014, según el estudio Desafíos para impulsar el ciclo de inversión con miras a reactivar el crecimiento de la Cepal difundido en julio pasado, con datos cerrados a 2014. El documento destaca el desempeño de Bolivia, Ecuador, Panamá, Cuba, Perú y Argentina.

La revitalización de la inversión pública obedece, según el experto, a que países como Ecuador aprovecharon el espacio fiscal para cubrir, al menos en parte, sus brechas de infraestructura orientada a sectores estratégicos y al desarrollo social.

Algo que han destacado los organismos internacionales es la actual regla fiscal según la cual, los gastos de capital se financian con recursos no permanentes, por lo que el fuerte aumento de la inversión se explica fundamentalmente por el comportamiento al alza de los ingresos petroleros.

Debido a la caída de los ingresos petroleros, este año el Gobierno ha debido ajustar la cifra de inversión a 5.349 millones de dólares, aun así continúa siendo una de las más altos de América Latina. Titelman dijo que este ajuste es sensato y que mantiene en ventaja al Ecuador porque “venía con un tasa de inversión muy alta, por lo que deja un stock de inversión pública muy importante, más aún cuando los esfuerzos están orientados a inversiones que genera rentabilidad en el mediano plazo”.

Los ingresos se traducen en grandes proyectos de infraestructura como carreteras, puertos, aeropuertos, hidroeléctricas, hospitales, instituciones educativas, etc. Desde el inicio de la gestión del presidente Rafael Correa, la inversión social aumentó 4 veces: de 200 a casi 800 dólares. De acuerdo con datos del Ministerio de Desarrollo Social, solo la inversión en proyectos de salud llegó a 13.605.382.008 dólares.

El índice de desempleo está entre los más bajos de la región

En 2007 la tasa de desempleo era de 5,5% de la población económicamente activa (PEA), reduciéndose hasta 4,8%, según cifras el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, a septiembre de 2015.

De acuerdo con datos de la Cepal y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Ecuador es el tercer país con la tasa más baja de desempleo urbano en la región con 5,2%, solo por detrás de Trinidad y Tobago (3,7%) y México (5,1%).

En 2015, la tasa de desempleo registró un leve incremento respecto de 2014 gracias a los esfuerzos realizados por el Gobierno para evitar la escalada como consecuencia del impacto del hundimiento de los precios del petróleo y la revalorización del dólar sobre la economía.

Para este año, el Ejecutivo anunció una serie de incentivos para el sector privado que van atados al compromiso de conservar los empleos. EL ministro de Trabajo, Leonardo Berrezueta, indicó que está en marcha la conformación del Consejo Nacional del Trabajo y Salarios, que tendrá a cargo el diálogo tripartito entre el sector empresarial privado, el Gobierno y los trabajadores para generar políticas de trabajo.

Reducción histórica de la deuda pública

En cuanto a la deuda pública, las cifras son claras, en nueve años pasó del 76,4% respecto al PIB, a 29,9%, siendo el más bajo que el promedio de la región, según datos de la Cepal. Hay que recordar que durante el gobierno de Jamil Mahuad, cuando el país andino adoptó la dolarización luego de una crisis bancaria, la deuda llegó al 81%.

En este contexto, uno de los hitos del Gobierno es la renegociación de la deuda externa comercial que, tras declarar la moratoria de un tramo, logró comprar el 91% de los bonos 2012 y 2030 (3.210 millones de dólares) a un 35% de su valor nominal, con una inversión de 900 millones de dólares. Sin esta operación, el país hubiese tenido que desembolsar, hasta el vencimiento de los papeles en 2030, más de 8.000 millones de dólares.

Otro tramo de la deuda, el de los bonos 2015, por su parte, fueron cancelados en diciembre pasado, en una operación considerada histórica pues el país cumplió con el pago de 650 millones de dólares.

Andes

 

Hace 9 años Ecuador cambió

El 15 de enero de 2007, Rafael Correa asumió como presidente de Ecuador en una ceremonia que se desarrolló en el entonces Congreso Nacional, luego de triunfar con el 56,67 por ciento de los votos en el balotaje de 2006 al magnate Álvaro Noboa, de la derecha.

Desde esa fecha, el proyecto político ha vencido en 10 distintos procesos electorales, entre elecciones y plebiscitos, a sus opositores. En ese lapso, Rafael Correa ha mantenido una alta popularidad, debido a la obra sin precedentes desarrollada en todo el territorio.

El Ecuador que ahora sí es para todos

A nueve años de la llegada de la Revolución Ciudadana al poder, Ecuador ha vivido una serie de transformaciones sociales, políticas y económicas que han llevado al país a convertirse en un ejemplo para toda América Latina.

Antes de su llegada a la presidencia, Correa sirvió como ministro de Economía durante el Gobierno interino de Alfredo Palacio, vicepresidente del depuesto presidente Lucio Gutiérrez y expresó su oposición a los planes del Ejecutivo de firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC), con los Estados Unidos y renunció luego de que el Banco Mundial congelara un importante préstamo.

De cara a la campaña de 2006, Correa y varios políticos ecuatorianos fundaron el Movimiento Alianza PAIS, y propusieron la redacción de una nueva constitución para resolver la crisis que enfrentaba la nación que fue aprobada en referendo popular en 2008, apenas a un año de asumir la presidencia. Desde ese entonces, la Revolución Ciudadana -un nombre elegido por los seguidores de Correa para conmemorar las masivas manifestaciones que depusieron a varios presidentes- ha fortalecido el Estado ecuatoriano.

La Revolución Ciudadana ha impulsado políticas innovadoras para asegurar una mayor justicia social. Por ejemplo, el salario mínimo se incrementó a 354 dólares, uno de los más altos en Latinoamérica, pero al mismo tiempo ha evitado que las compañías obtengan sus dividendos si no les asegura a los trabajadores un nivel de vida digno.

En materia de seguridad, Ecuador es un referente por su política exitosa. La tasa de homicidios bajó a un dígito (6.41 por ciento), escala que no se había conseguido desde 1984.

Como resultado de este cambio social, Correa ha sido catalogado como uno de los presidentes más populares de América Latina durante su administración. Incluso, la estabilidad política ha retornado a la nación andina. El Presidente fue reelegido en 2009 -luego de la adopción de una nueva constitución- y en las elecciones de 2013. El apoyo popular lo ayudó a ganar los referendos de 2007, 2008 y 2011. En total, Correa y sus simpatizantes han ganado diez elecciones desde 2007.

En el plano internacional, el Gobierno de Correa cerró la base militar de Manta, bajo mando de los Estados Unidos, tomó control del petróleo y sus recursos naturales, alejándose de la dominación de las multinacionales, y cancelando la deuda internacional, la que Correa ha explicado que equivale tres veces lo invertido en servicios sociales en el pasado.

Logros de la Revolución Ciudadana

– El acceso a educación básica pasó de 91,2 por ciento en 2006 a 95,6 por ciento en 2012, el bachillerato pasó de 47,9 por ciento en 2006 a 63,9 por ciento en 2012. De 2007 a 2014 la matrícula de estudiantes de educación superior paso de 2 millones a 3 millones 479 mil alumnos y alrededor de siete mil ecuatorianos cursan carreras de profesionalización en las mejores universidades del mundo mediante un programa de becas, que bordea el dos por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

– Correa trazó cuatro ambiciosos proyectos académicos. La Universidad de las Artes, para la creación de producción y difusión artística; la UNAE, para capacitación docente; y Yachay, para la investigación, innovación y producción tecnológica y la Ikiam, la Universidad Amazónica para la generación de bioconocimiento.

– La pobreza paso de 37.5 por ciento en 2007 a 22.5 en 2014, los niveles e pobreza extrema pasaron de 16.5 por ciento a 8.5 y la pobreza rural se redujo del 61.3 por ciento a 35.3.

– Ecuador se encuentra entre los 5 países con menor endeudamiento de América Latina

– En pos de reducir la mortalidad materna y frenar el embarazo adolescente, el país generó una importante política pública en salud sexual y reproductiva. En marzo de 2013 se publicó el reglamento oficial para regular el acceso y la disponibilidad de métodos anticonceptivos en el Sistema nacional de Salud. El uso de métodos anticonceptivos incrementó en 81 por ciento y en un año las atenciones médicas referentes a planificación familiar incrementaron en 9,53 por ciento, según cifras del Ministerio de Salud (MSP).

– Entre 2006 y 2013 la inversión social por persona, en salud, educación, bienestar social y deporte se incrementó en 319,33 dólares.

– En el último año 250 mil personas salieron de la pobreza, posicionando a Ecuador como uno de los países más equitativos de la región y es uno de los tres países que más redujo la pobreza entre el 2006 y el 2012 pasando de 37,6 por ciento a 25,6 por ciento.

– El salario básico unificado pasó de ser 170 dólares en 2007, a 340 dólares en 2014 y 354 dólares en 2015.

El milagro ecuatoriano ante la tormenta perfecta

El Presidente ecuatoriano señaló que cada uno de los logros obtenidos en los últimos años se enviste con una mayor envergadura dada la complicada situación geopolítica atravesada, tildada por él como la “tormenta perfecta”.

“Tormenta perfecta: desplome de los precios del petróleo, siete puntos en pérdida de exportaciones con respecto al PIB, apreciación del dólar, desaceleración de China, colapso del mercado ruso, que es uno de nuestros principales mercados no petroleros”, precisó Correa.

Dado que Ecuador es exportador de petróleo y su moneda está dolarizada, la dependencia de factores externos es mayor en comparación con otros países del continente. “¿Qué país ha perdido 7 % por el desplome de los precios del petróleo y, a su vez, se le ha apreciado la moneda? En esas condiciones, no haber decrecido” económicamente, provocará que “la historia reconozca nuestro manejo macroeconómico”.

Los avances en materia de educación, salud, inversión social, economía y seguridad, entre otras, han sido reconocidos por medios y diversos economistas internacionales como “el milagro ecuatoriano”.

TeleSur